MINUTO X MINUTO

¿Qué se decidirá luego de la evaluación?…


El comentario poco a poco se vuelve común y es tema obligado en todo tipo de reuniones, la evaluación semestral del gabinete es necesaria en todos los sentidos. El primer ejercicio, que confiamos que esté avanzado, lo espera la sociedad, que el mismo propicie una serie de correctivos eficientes y puntuales, en el desempeño de cada dependencia y por otra parte, propicie la afinación de los diversos programas que cada una tiene a su cargo.
Es bien conocido de todos, que hasta ahora se hay los suficientes recursos financieros, pero hay algunos programas cuyos recursos no se han ejercido cabalmente, no obstante, no es un impedimento para la movilidad del personal, ya sea directivo u operativo y dejando de mantener la presencia oficial en las ciudades y las comunidades para conocer de cerca las necesidades más apremiantes que deben atender de conformidad con los programas asignados. Y debemos subrayarlo, no lo han logrado durante estos seis meses, excepto, claro está, las dependencias que por su propia inercia y la demanda de servicios mantienen su presencia, concretamente Salud, Educación, Seguridad Pública y una que otra que no acaban de aparecer. En cuanto a las dos primeras, se trabaja arduamente a pesar de las carencias y se avanza. En la Fiscalía de la entidad, se ha intentado, no sé si con debilidad, pero no acaba por destacar como las circunstancias lo exigen, la Secretaría de Seguridad Pública, camina desganadamente, pareciera que no quiere que la vean ni la escuchen, pasa totalmente desapercibida.
Del resto, no merecen algún comentario, escudadas en la carestía de recursos, se la han pasado estos meses iniciales de gobierno en el anonimato, les hace falta presencia social y mostrar el rostro verdadero del cambio, su comportamiento no ha estado a la altura, ni llenan las expectativas depositadas por la sociedad.
Hay mucho por hacer, hay que mantener viva la esperanza, restablecer la confianza en el gobierno y sus instituciones y afianzar la imagen de un gobierno que cumple con sus promesas, para ello, es de suma importancia dar un salto a la conquista de estos propósitos dando un viraje de timón, que sacuda a todos y pongan y pongamos atención en las nuevas medidas que el Ejecutivo ha decidido poner en marcha, con ajustes en el gabinete y estrategias de trabajo. Acciones concretas que permitan a la sociedad repensar sobre su decisión de haber votado por José Aispuro Torres, sin arrepentirse, al contrario, firme y segura de haber decidido su voto de manera correcta.
Hemos señalado otras veces, que la sociedad depositó muchas expectativas en el gobierno del cambio, más de las que se pueden alcanzar, pero avanzar en su cumplimiento algo o poco pero firmemente, es un baño de refresco para la imagen del gobierno de la entidad que poco a poco se va desmoronando.
El momento no es más oportuno, sabemos de la mesura con que se maneja el gobernador, pero los tiempos exigen se tomen las decisiones quizás más importantes hasta ahora, ya lo decíamos anteriormente, el tiempo es un recurso no renovable y este es el momento preciso.
La palabra expectativa viene del latín “expectationem”, que significa “una espera”. Si la sociedad tiene grandes expectativas, es que piensa que algo bueno le va a pasar. Pero expectativa también puede describir algo que se supone que suceda, como un gobierno cuya expectativa es que toda la sociedad esté preparada para responder a sus medidas. Lo que no es posible si no hay incentivos tangibles que muevan a esta.
Ya no es tiempo de medias noticias que ya dejaron de ser importantes para la sociedad. No se puede señalar que está en proceso esto o lo otro, no eso ya no es del agrado de la gente, lo que hay que sacudir es a toda la estructura de gobierno, especialmente la del Ejecutivo, que salga de su letargo, que deje esa parsimonia y todas las áreas se pongan en movimiento, pero no un movimiento ciego sin sentido sin un programa que cumplir. La Coordinación de Gabinete debe enfrentar el desafío o de plano debe renunciar, las distintas dependencias deben avanzar en orden, con disciplina, eficiencia y honradez cumpliendo con sus funciones y tareas encomendadas.
Señores legisladores, magistrados y jueces ustedes parece que le insinúan a la sociedad: disculpen si no cumplimos sus expectativas, nos interesan más las propias.
Señores secretarios: las apariencias no engañan, las que engañan son sus expectativas.
Señor gobernador: la sociedad no es fría por falta de sentimientos, sino por abundancia de decepciones.
Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres