MINUTO X MINUTO

Alborotada la gallera en el PRI


A casi seis meses que Ricardo Pacheco Rodríguez dejó la presidencia del CDE del PRI para hacerse cargo de la Presidencia de la Gran Comisión del Congreso del Estado y la señora Anabel Fernández quién fungía como secretaria general con Ricardo, asumió por prelación estatutaria la figura de Presidente Provisional.
El encargo estatutario es muy claro de una presidencia provisional: a los dos meses se tenía que haber convocado a la renovación del CDE y se esperaba para el mes de Octubre o Noviembre, pero se podía ampliar a un mes más. Es decir, para el mes de diciembre. Pero ya pasó diciembre, pasó enero y ya casi pasó Febrero. Medio año y nada.
Ahora bien, es pregunta ¿No les puede surgir algún problema, toda vez que ya estamos con los tiempos estatutarios muy rebasados en donde se marca muy bien en dichos documentos básicos, los tiempos y formas para llevar a cabo sus reestructuraciones?
Mi pregunta nace, porque como todos sabemos, a los partidos políticos ya los regula y sanciona el Instituto Nacional Electoral y puede invalidar los actos emitidos fuera del cumplimiento de su regla y fue el INE el que aprobó dichos estatutos y se supone cuida de que no sean violados. Y pudiera ser, que alguien califique como extemporánea esta reestructuración y la acuse de “viciada de origen”. Repito, es pregunta y también preocupación. Tienen la palabra los abogados electorales.
El pasado fin de semana se corrió la especie en el PRI que, con el objeto de fijar las bases para elegir a su nueva dirigencia, sería convocado la Comisión Permanente del Consejo Político Estatal, pero se abortó, al ser señalada de amañada dicha Comisión, que carece de representatividad, misma que se conformó en el 2015, en la que sus integrantes fueron palomeados por el entonces gobernador Jorge Herrera Caldera, para abrirle el camino a Esteban Villegas Villarreal y no ha sufrido modificación. Por lo que ya no obedece a las mismas circunstancias de entonces.
Se les colgaron los tiempos, minimizaron el escenario y pensaron que con unos días de consensuar bastaban, y “ya se le está haciendo bolas el engrudo” al Delegado. Y no se logran poner de acuerdo para el relevo inmediato.
Un filtro o un cedazo hizo de los diez militantes del partido que legítimamente aspiran a presidir su partido, el conocido conductor de TV. Heber García Cuéllar en amplias entrevistas que dividió en dos sesiones, por separado, a los cinco que considera viables. El pasado sábado tuvo en sus Estudios del Canal 12, a Jorge Mojica Vargas y a Oscar García Barrón.
Fue la primera. Interesante conversación que llevaron a cabo el Legislador Federal García Barrón y el ex alcalde Jorge Mojica, fueron los más críticos, que el segundo grupo, más beligerantes, los vi más vehementes y más prendidos, son los dos aspirantes que traen su activismo y su estrategia, al margen del grupo de interés de los dos pasados gobernadores.
El segundo grupo en cambio, a los que invitó Heber dos días después, fueron Héctor Vela Valenzuela, Adán Soria Ramírez y Luis Enrique Benítez Ojeda, los tres del mismo cuño político, no sé si lo hizo deliberadamente Heber, pero los agrupó exactamente como juegan éstos aspirantes, están más juntos políticamente, sus lealtades obedecen a las mismas personas. “Son del mismo establo”, diría mi compadre Mariano Alvarado.
En mi opinión, los tres de este segundo grupo lucieron muy light. Se vieron muy comedidos, echándole flores al ex gobernador Ismael Hernández Deras, más cómodos entre sí, Héctor se extendió más para con Jorge Herrera Caldera, los vi pues en la misma línea, haciendo equipo entre ellos, tuvieron muy semejantes intervenciones.
Prodigándose amistad y cortesías entre los tres y, que llegado el caso, ellos serían incluyentes y que, si es designado uno de los ahí presentes, los tres, dijeron, se sumarían. Un discurso clásico, y más bla, bla, bla, como si nada hubiera pasado el 5 de junio. Desangelados.
Son estos dos grupos los que libran ésa batalla por el partido, nadie quiere perder. Y al primer grupo de entrevistados, García Barrón y Jorge Mojica, los escuché más enjundiosos y más echados para adelante y haciendo un ejercicio de autocrítica, más independientes entre sí, con fuerza propia, real, de cada uno de ellos y con un activismo en el estado más evidente, escuchándose a última hora, que pueden sumar sus fuerzas a fin de detener a los del segundo grupo. Así me pareció, no descarto una eventual alianza política entre Mojica y García Barrón.
El asunto es, que el “horno no está para bollos”, el dirigente nacional del partido, Enrique Ochoa Reza, no se da abasto en varios estados de la República, en donde trae broncas parecidas y hasta renuncias han brincado. Durango ya no se puede pasar de tueste. Del próximo domingo en ocho días, ya debe haber humo blanco.