MINUTO X MINUTO

En un año cuatro ex gobernadores aprehendidos y uno voluntariamente entregado


Hace un año exactamente, fue detenido en Madrid España, el ex gobernador de Coahuila, Prof. Humberto Moreira Valdés, por las autoridades de aquel país, por el delito de lavado de dinero y operaciones financieras con dinero ilícito, en donde radicaba cursando una maestría en Educación, becado por el SNTE y autoridades educativas de México.
La presidencia de la República intercedió ante las autoridades españolas e instruyó a la Secretaría de Relaciones Exteriores en México, quien se movilizó con gran rapidez y brindaron asesoría jurídica a través del Consulado en España e intercedieron con sus pares, viendo por la liberación del ex gobernador coahuilense. Logrando ocho días después su libertad.
Rodrigo Medina de la Cruz, ex gobernador de Nuevo León, fue detenido en el pasado mes de marzo, en acatamiento a una orden de aprehensión girada por el Juez que conoció de la causa, en la denuncia del actual gobierno de aquel estado, por el quebranto de sus arcas públicas, pero merced a inconsistencias jurídicas que se cometieron en el proceso, se le dejó en libertad al otro día, aunque el juicio sigue su marcha.
Tomás Yarrington Ruvalcaba, ex gobernador del estado de Tamaulipas hasta el año 2005, quien llegó a soñar en ser presidente de México y compadre del ex presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, George Busch Jr. A los meses que dejó la gubernatura se le giró orden de aprehensión por la PGR, pero con ganas de no agarrarlo, pues en doce años ningún gobierno mexicano, ni el de Felipe Calderón ni el de Enrique Peña Nieto le echó el guante.
Esa persecución de papel durante largos años le permitió a Yarrington moverse de ciudad en ciudad e incluso disponer de protección policiaca otorgada por el mismo gobierno tamaulipeco del priísta Egidio Torre Cantú, llegado al poder luego del asesinato de su hermano Rodolfo, quien era candidato a la gubernatura y fue ejecutado por un comando que aseguran, había sido enviado por un cártel del crimen organizado que protegía el propio Yarrington. Y el hermano ya como gobernador otorgó protección al verdugo de su hermano.
Ante esa peculiar indolencia de autoridades mexicanas fue la DEA norteamericana quién se decidió tomar la investigación del paradero del tamaulipeco, toda vez que fue detectado en operaciones de lavado de dinero y recursos provenientes de manera ilícita, incluso, fue señalado que el ex mandatario participaba en el trasiego de drogas a aquel país.
Fue la DEA quien dio la ubicación exacta del ex gobernador en una comunidad italiana y se la proporcionó a la policía INTERPOL de Italia y en atención a ella, fue aprehendido en la plaza principal de Florencia, La Signori, la meca del arte en el mundo.
Con el de Tomás Yarrington se juntaron dos golpes policiacos operados desde el extranjero, que afectan en momentos electorales al Partido Revolucionario Institucional, con el caso del fiscal general del gobierno del estado de Nayarit, aprehendido y consignado en Estados Unidos, lo que vino a favorecer a la campaña del candidato opositor a la gubernatura, el empresario Antonio Echevarría García, con el relativo apoyo del PRD y otros partidos menores.
Lo de Javier Duarte ex gobernador de Veracruz, se cuece aparte, pues resulta muy extraño la inverosímil aprehensión de la que se dice que fue pactada su entrega, a cambio de no tocarle sus propiedades ni a su familia consanguínea y política, mismas que son señaladas en la investigación de enriquecimiento ilícito. Fue una detención que se estuvo administrando los tiempos políticos, la operan cuando se ven obligados por los malos pronósticos electorales en el estado de México, una aprehensión a la que se vieron obligados, a regañadientes realizarla. Con cálculos políticos, no justicieros.
Y es su esposa Karime Macías muy conocida su compulsión por hacer compras millonarias en las mejores boutiques y joyerías de la Col. Cuauhtémoc, la Nápoles y Zona Rosa de la Ciudad de México y son arto conocidas las suntuosas propiedades a su nombre y de sus hermanos y padres. Están también señalados de enriquecimiento legalmente inexplicable, aunque nosotros si nos explicamos ese enriquecimiento.
Resulta sospechoso ese caso, porque más que prófugo, parecía que andaba turisteando estos siete meses, pues alguien que anda huyendo de la ley, adopta un bajo perfil, escondido, casi clandestino. Pero resulta que Duarte no estaba encerrado en una secreta casa de seguridad, no, andaba de hotel en hotel, en donde se es visto por centenares de personas, cámaras de seguridad y a la vista de todo el mundo, cuando su rostro ya era negativamente e internacionalmente famoso.
Pero lo que sí raya en lo malévolo del asunto, que, si su ingreso a Guatemala fue con documentos falsificados, como así lo fue, lo que procedía como con todos los que se internan a un país de manera ilegal era deportarlo de inmediato a su país de origen, no había vuelta de hoja, era la vía más rápida y efectiva de traerlo a México si en verdad había la voluntad política de hacerlo. Expulsarlo de ese país y entregarlo ipso facto a las autoridades mexicanas.
Pero no, el gobierno mexicano optó, plan con maña, por la vía más larga, burocrática y tardada, por la vía de la extradición, en donde todavía se consulta al procesado si está de acuerdo en ser extraditado y basta que diga que “no”, para que se haga complejo este procedimiento y se llevaría de seis meses a un año para que se resuelva a favor la extradición del ex gobernador. Esto va pues para largo. De ahí me explico porque se le vio sonriente y bromista a Duarte a la hora de su detención en Guatemala.
Para colmo y como cereza en el pastel, de última hora ayer se divulgó la noticia que fue detenido en Madrid España, el contador Javier Nava, a quien utilizó el ex gobernador veracruzano, como su operador en la red de lavado de dinero. En tanto que, siguen fugitivos dos ex gobernadores, César Duarte de Chihuahua y Roberto Borge de Quintana Roo.