Loading

Origen de los términos capitalismo y socialismo

Este espacio ofrece una disculpa a todos sus lectores porque la entrega anterior “Apunte sobre el intercambio comercial” no se escribió como se hubiese deseado por lo que no se pudo transmitir la reflexión e ideas completas. El tema central era hacer énfasis en las relaciones comerciales entre países y desde cuando éstas comenzaron a desarrollarse con mayor dinamismo e importancia lo que conllevó a iniciar los primeros trabajos teóricos que explicaran las repercusiones económicas del comercio y concluir que pese a la gran cantidad de estudios e investigaciones, la geopolítica sigue siendo factor de beneficio o prejuicio de un país o región económica que comprenda un conjunto de países.
Un claro ejemplo sobre el poco conocimiento económico que se tiene en general en la sociedad tiene que ver con el uso de términos y conceptos mal aplicados y usados, esto se trae a colación a propósito de la muerte de Fidel Castro y su papel la economía de Cuba.
Los términos socialismo y capitalismo fueron acuñados y desarrollados por Karl Marx a través de sus escritos para explicar las relaciones de producción que se estaban suscitando en los siglos XVIII y XIX entre los dueños del capital y el proletariado. Marx clasifica en etapas o procesos las relaciones económicas entre los individuos desde el origen mismo de la humanidad para explicar cómo y porqué existen dos clases sociales, los poseedores de los medios de producción por un lado, y por el otro, los trabajadores de esos medios de producción.
Así entonces Marx clasifica los procesos de desarrollo en 6 etapas a los que denominó “modos de producción”: sociedad primitiva, esclavismo, feudalismo, capitalismo, socialismo y comunismo como parte de la evolución humana para alcanzar el máximo desarrollo social posible, y para lograrlo era necesario transitar por cada etapa.
Para Marx, el inicio del capitalismo se da tras la Primera Revolución Industrial con lo que se acelera la producción y por tanto las ganancias económicas, teniendo como consecuencia la explotación laboral con jornadas de más de 12 horas de trabajo sin pago de salario o en su caso con salarios que no representaban el valor de la generación de la producción. Ésta será la crítica fundamental en el análisis de esta fase de Marx ya que para él, el salario deberá ser igual al valor del trabajo producido, por lo que la diferencia entre el valor del trabajo y el trabajo pagado será la ganancia de capital para quien posee los medios de producción, es decir, la tierra, las fábricas, máquinas y herramientas.
El socialismo será entonces una fase de desarrollo en la cual a cada individuo se le pagará según la aportación en valor que tenga su trabajo y el Estado será el único dueño de los medios de producción y será entonces quien determine el justo precio del trabajo.
Resulta entonces paradójico que aquellos critican el socialismo y usan el término capitalismo no saben que forma parte de la teoría marxista del desarrollo.

campillo21@gmail.com
@ccampillo21 en twitter

Comenta con Facebook