MINUTO X MINUTO

Panorama alentador en cultura


El panorama cultural duranguense se prevé favorable para el sexenio que apenas comienza. Claudio Herrera, sin duda, dará un toque de alta cultura a los festivales y actividades culturales del estado. El maestro y director Juan Antonio de la Riva es una persona más que calificada para hacerse cargo de la Cineteca Municipal y, pese a todas las especulaciones, no se impuso una visión de pago político en el cargo de titular del Instituto de Cultura del Estado; finalmente será Socorro Soto quien tome esta importante labor y suponemos que estará a la altura de la tarea.
El gran reto será desde luego presupuestal. Los recortes a cultura son de carácter federal y el panorama local es financieramente desalentador (o así lo han manifestado reiteradamente tanto el Gobernador como el presidente municipal, quienes aseguran que el endeudamiento en que se encuentra el estado tendrá repercusiones en todas las áreas). En cultura se tratará, posiblemente, de hacer más con menos.
Sin embargo, no todo es cuestión de recursos económicos sino en gran medida se trata de recursos intelectuales; es decir, de recursos humanos, de personas mejor calificadas para desempeñarse con éxito en esta difícil labor. Lo anterior, puesto que las críticas en esta importante área del desarrollo humano tendían más al desempeño, a la calidad de lo que se hizo en administraciones pasadas.
Ante este panorama prometedor en tanto recursos humanos hay al menos cuatro cosas que se esperaría ver en esta nueva etapa.
En primer lugar, transparencia. Si bien es una petición generalizada en el ámbito público del estado, en cultura es muy importarte que haya una mejora sustancial y que se audite el ejercicio de los recursos en la administración pasada.
En segundo lugar, se espera que los nuevos funcionarios se acompañen de equipos de trabajo realmente capacitados, con un CV que los respalde pero también de jóvenes que aún sin una gran trayectoria sean personas honestas y con visión. Es positivo balancear entre personas de gran trayectoria como el maestro de la Riva y personal joven, con ideas frescas y que puedan representar dentro de las instituciones culturales el sentir de los jóvenes duranguenses. Sería ideal que un sano equilibrio remplace al nepotismo y al tráfico de influencias en los puestos culturales. Y sería idóneo también que se les dé oportunidad a los jóvenes con poca experiencia pero muchas ideas. ¿O cómo van a tener los jóvenes experiencia si nadie o muy pocos les dan la oportunidad? Esto porque Durango es un estado de artistas jóvenes. Los creadores eméritos son muy pocos en comparación y los creadores con trayectoria si bien son un buen número estos no superan a la gran cantidad de nuevos talentos que en diversas áreas culturales tiene el estado. Estos nuevos talentos son jóvenes con gran visión que pueden enriquecer muchísimo la labor cultural si se les da una oportunidad, si no necesitan ser del partido para tener un lugar en las instituciones, si no necesitan ser recomendados por un amigo o un familiar, como ocurría en el pasado.
En tercer lugar, mucho se tratará de calidad e innovación y estos nuevos funcionarios públicos estarán en la palestra para ser evaluados con rigor puesto que el cambio partidista que los ha colocado en esas nuevas posiciones responde a un gran deseo de cambio, deseo de que las cosas se hagan mucho mejor.
En cuarto lugar, tal vez esta sea la administración en que Durango logre la añorada construcción de una nueva cineteca, con más salas, con mejores equipos de proyección pero sobre todo con una cartelera más nutrida. Ese es casi un sueño que por años los cineastas duranguenses han tenido (comunidad que es un claro ejemplo del boom de jóvenes creadores hacen cine en Durango) pero es también un deseo de los duranguenses en general, de cualquiera que aunque no sea un creador audiovisual disfruta del cine de calidad. En campaña, Aispuro se reunió con artistas locales y en reiteradas ocasiones el tema del cine fue mencionado, sobre todo respecto a la urgente necesidad de mejores instalaciones para la Cineteca y respecto a la necesidad de la escuela de cine. Si se atienden estas peticiones el nuevo gobierno será uno que haga historia.
Finalmente, habrá que esperar para ver y evaluar el desempeño de estos nuevos servidores públicos. Hay condiciones para que haya una mejora sustancial pero el ciudadano debe ser siempre vigilante y participo. Por el momento, todo apunta a que ahora sí lo mejor está por venir ¿O cómo decían antes?