MINUTO X MINUTO

Peña el 4 de junio


Las jornadas electorales en Coahuila, Estado de México y Nayarit en las que de nueva cuenta los ciudadanos tendrán la opción de votar por los candidatos menos malos son difíciles de pronosticar en base a las encuestas, debido a que ninguna puede medir el voto oculto en contra del los gobiernos actuales, en contraste, la propuesta de los opositores sigue siendo igual de creativa que el año pasado: “Llevar ante la justicia a los corruptos”.
Los resultados del domingo tendrán importantes consecuencias en 2018, no tanto por la votación que obtenga cada candidato, sino en cuanto a la percepción que quedará en la gente cuando se defina quienes serán los vencedores y los vencidos; a estas alturas el presidente puede darse el lujo hasta de perder Coahuila y Nayarit, pero si Morena le gana a Del Mazo será catastrófico para él.
Si el presidente pierde en su tierra habrá varios efectos inmediatos, se acabará la “disciplina” y se acelerará la salida de priistas hacia Morena y los que queden se alejarán de Peña Nieto, quien tendrá aún menos control del país, además de que prácticamente se quedará sin posibilidades de elegir al candidato presidencial.
El presidente Peña es el ejemplo de un gobernante que llegó al poder con un buen apoyo popular y no supo aprovecharlo, fue la opción electoral para deshacerse de cualquier posibilidad de que Calderón siguiera decidiendo en el país después de la torpeza que demostró desde el inicio de su mandato y que detonó la etapa más violenta e irracional que se sigue viviendo; después del “Saving México” y de recibir el reconocimiento al estadista mundial por el gran acierto de impulsar el Pacto por México le llegó su “Ayotzinapa”, circunstancia que acabó con la luna de miel y que fue el comienzo de la caída libre que ya no pudieron detener y que lo seguirá hasta el final de su administración.
El gabinete desde la noche de Iguala demostró que no estaba a la altura de los grandes retos que tiene el país y sus asesores evidenciaron que no tenían ni idea de cómo ayudar al presidente a salir de una crisis que terminó convirtiéndose en el principio del fin para él; sus colaboradores lo dejaron solo y Peña Nieto no supo qué hacer.
La suerte del presidente y del PRI ahí se definió, porque se mostró débil, temeroso para tomar decisiones y con poca capacidad de entender la envergadura de los sucesos y las consecuencias nacionales e internacionales que tendrían; Peña Nieto en vez de solicitarle inmediatamente al Senado que desapareciera los poderes en Guerrero, se puso a negociar durante casi un mes la salida del gobernador Ángel Aguirre con el PRD; un error de novato que ha sido la causa de todos los problemas que ha tenido y sigue teniendo.
Es indiscutible que el éxito de un gobernante depende en gran medida de su equipo, pero algunos políticos no están muy conscientes de esa realidad, siguen llevando a sus amigos, familiares y colaboradores de campaña a ocupar cargos estratégicos para los cuales no están preparados, no les es fácil entender qué factores hacen la diferencia entre un gobierno de fracasos y uno de éxitos.
Peña en 2012 era el principal activo del PRI, ahora es su lastre más pesado; que manera de dilapidar el capital político en solo 5 años, incapaz ya de ayudar a su partido a ganar confianza y credibilidad, anulado políticamente por sus errores y con una imagen internacional deteriorada que desde hace tiempo dejó de proyectar respetabilidad.
La nada fortuita detención del Fiscal Veytia en California evidenció que la delincuencia organizada opera en Nayarit desde los principales despachos del Gobierno del Estado, lo que reduce sustancialmente que el PRI retenga el poder y en consecuencia, aumenta las posibilidades de que el cacicazgo de los Echeverría regrese con el PAN y PRD.
Por una parte, si gana en Coahuila el candidato de los Moreira habrá que redefinir el concepto de “Dignidad Humana” y por la otra, al candidato del PAN se le han documentado vínculos con la delincuencia organizada, al grado tal, que le presentó en público a uno de los capos “más buscados” a su amigo Felipe Calderón. Pobres coahuilenses.
Contiende un primo del presidente, miembro del grupo Atlacomulco, quienes en la vía de los hechos han sido los propietarios políticos y económicos del Estado de México, en contra de una profesora evidentemente muy limitada siquiera para entender la compleja problemática que tiene esa entidad, pero que cuenta con el apoyo del caudillo de la izquierda López Obrador, el cual saldrá beneficiado independientemente de cual sea el resultado, aunque es obvio que apuesta todo por ganar; el domingo se sabrá de qué tamaño es el voto oculto en contra del PRI y si el voto útil de los panistas y perredistas les alcanza para salvar algo del honor presidencial.

@ernestoescobosa