Loading

Periodismo en la piel y en la entraña

contraluzEn los primeros días del 2015, se suscitaron acontecimientos que cimbraron al medio periodístico nacional e internacional. La muerte de un referente del periodismo crítico y libre y el atentado en contra de caricaturistas y periodistas de una revista francesa, pusieron en la agenda el tema de la libertad de expresión. Libertad de libertades.
“Llegó nuestro tiempo, Julio. Tengo un tumor en el pulmón. Cáncer. Los médicos me dan dos años de vida”. La revelación de Julio Scherer García sobre la llamada telefónica con su entrañable amigo el escritor y periodista Vicente Leñero, fallecido el 03 de diciembre de 2014, anunciaba, de manera anticipada, el fin de una muy notable era dentro de los anales del periodismo mexicano.
Fundador del periodismo moderno mexicano, Scherer García, su legado, su leyenda, encontrará lugar en la historia moderna de nuestro país. Si en el Siglo XIX los nombres de Ignacio Ramírez, Guillermo Prieto, Manuel Payno, Ignacio Manuel Altamirano y nuestro Francisco Zarco hicieron época, el fundador de la revista Proceso es la más importante figura de la segunda mitad del Siglo XX y del inicio del actual milenio.
Periodista con un don innato para encontrar la nota, a don Julio, como era conocido, también tuvo grandes cualidades de líder y de formador de periodistas. Bajo su sombra se formaron generaciones de periodistas de muy buen nivel desde sus épocas en el Excelsior, donde inició como mandadero y del que llegó a ser su Director General.
Tuvo la visión y el tino para convencer a escritores a que incursionaran en el periodismo, obteniendo notables resultados con gente como José Emilio Pacheco, Rosario Castellanos, Vicente Leñero, Ricardo Garibay, Carlos Monsiváis, Octavio Paz.
Pionero y promotor de géneros periodísticos de amplio aliento como el articulo de fondo, la crónica, Scherer García hizo en su momento del Excélsior uno de los diarios más prestigiados del mundo. Hizo de la crítica y de la denuncia, en temas como la injusticias y la corrupción, su indeleble impronta.
El golpe orquestado por el entonces presidente Luis Echeverría, en 1976, para remover al periodista incómodo del sistema, tuvo como resultado a la postre, el nacimiento de nuevos espacios periodísticos y literarios de vanguardia que supieron abrevar el estilo y la forma de hacer periodismo del Excelsior de Scherer.
Ese mismo año, Scherer junto a sus incondicionales fundan la revista Proceso. Octavio Paz, quien dirigía el suplemento cultural del también llamado “El gran diario de México”, “Plural”, funda luego de su renuncia en solidaridad con Scherer, la revista “Vuelta” y un año más tarde, Manuel Becerra Acosta emprende los trabajos para crear el diario Unomásuno, el cual dio origen, años más tarde a La jornada.
En algún momento, el sistema que lo había expulsado de la dirección de Excélsior, trató de volverlo a instalar. Durante la presidencia de José López Portillo y a través del secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, se intentó la restitución de Scherer y sus colaboradores de confianza en el Excélsior, pero una filtración periodística del NewYork Times, del corresponsal Alan Riding dio al traste con ese propósito.
En su octava década de vida, Julio Scherer impartió su última clase magistral de periodismo. En el año 2010, entrevistó, en algún lugar del norte del país, al capo Ismael “El Mayo” Zambada. La nota fue controvertida y por algunos sectores conservadores muy criticada por darle voz al capo de la droga. El periodista de padre alemán, caminó sobre las huellas de los fundamentos del oficio. Recordó a los colegas que el periodista no puede erigirse como un policía de la moral y que, en cambio, hay que dar voz a todas las voces. Cubrir todos los ángulos de la nota.
Ese año, al día siguiente de la publicación del hebdomadario, una ovación tronante de sus colegas los reporteros de la casa que él fundó rompió el silencio en el número 13 de la calle Fresas, en la Colonia del Valle, en el Distrito Federal.
Mejor homenaje no pudieron realizarle en vida.

ladoscuro73@stps.gob.mx
twitter:@ferramirezguz

Comenta con Facebook