Loading

¿Por qué desaparecer los Oples?; implementemos urnas electrónicas

Durante la primera semana de enero, la prensa de circulación nacional dio a conocer que Morena en 2019, le apostaría, en San Lázaro, a una cirugía mayor en materia electoral y  se anunciaba la presentación de una reforma para desaparecer los institutos estatales electorales, descentralizar la fiscalización de partidos y campañas, y disminuir plazas y salarios.

A esto se sumaría, la reducción del financiamiento partidista en 50% anunciado por esa bancada, en 2018.

Sergio Gutiérrez Luna, nuevo responsable del tema en la bancada de Morena, aseguró que la reforma que su partido presentará en 2019 parte de dos ejes: 

— Mantener la austeridad

— Convertir al INE en un auténtico Instituto nacional

“Iríamos por la propuesta de que se desaparecieran los Oples para que el INE fuera un verdadero Instituto Nacional Electoral. Se descentralizarían algunas funciones para que las realizaran las juntas distritales y locales, por ejemplo, la fiscalización”, indicó en entrevista con El Heraldo de México.

Facultar al INE para elegir consejeros locales tenía como finalidad evitar que los gobernadores controlaran los Organismos Públicos Locales (Oples). Pero la idea fracasó porque las cuotas solo cambiaron a los beneficiados, indicó Gutiérrez.

“La reforma electoral de 2014 pretendió que quienes integraran los Oples no respondieran a ciertos intereses. Sin embargo, lo que ha sucedido es que ahora se reparten las posiciones, particularmente, los consejeros Marco Baños y Ciro Murayama y sigue siendo lo mismo”.

Por eso, dijo, la intención es eliminar estos órganos y asignar parte de sus facultades a las juntas distritales y locales del INE. Las juntas locales asumirán también funciones de fiscalización.

El tema se volvió a desempolvar seis mese después. El 12 de junio Lorenzo Córdova, presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), advirtió que la reforma electoral no se debe improvisar y mucho menos imponer, hacerlo representaría una regresión antidemocrática.

Frente a la serie de propuestas de legisladores de Morena para que los órganos electorales cuesten menos, el consejero argumentó que la clave es implementar la urna electrónica, sin tocar la estructura del Instituto.

“Sin duda es un sistema perfectible, trabajemos juntos en ello, pero cambios mal planeados, mal procesados o claramente mal intencionados, pueden implicar una regresión antidemocrática.

“A la democracia hay que cuidarla permanentemente, o si no, cuando menos nos demos cuenta, eventualmente sin quererlo o sin percatarnos, la habremos perdido”, planteó.

El consejero fijó la posición del INE ante la intención de diputados y senadores de aprobar una nueva reforma que incluya austeridad presupuestal.

Si se utilizara la urna electrónica, insistió, terminaría la costosa tarea de buscar a 12 millones de funcionarios de casilla, no se gastaría en conteos rápidos ni en Programas de Resultados Electorales Preliminares.

Además, señaló, habría ahorro en la elaboración e impresión de boletas y demás papelería electoral.

Lo que le preocupa, reconoció, es que se meta mano a la estructura del INE, pues, justificó, todo el año trabajan en impresión de credenciales de elector, monitoreo en medios electrónicos -que generan un ahorro de 500 millones de pesos a la Secretaría de Gobernación- y fiscalización de partidos.

Sobre la propuesta de eliminar a los Organismos Públicos Locales Electorales (Oples), para que el Instituto se haga cargo de las elecciones estatales y federales, Córdova indicó que no existen condiciones.

“En las condiciones actuales la respuesta es no. No estamos hechos para hacer todas las elecciones del país, por eso habría que refundar al INE y eso, evidentemente, significa tener una institución mucho más grande porque va a tener nuevas atribuciones”.

Comenta con Facebook