Loading

Porfirio Díaz

Sin Punto y Coma

Cada año que se conmemora un aniversario más de su muerte, se reactiva el debate acerca de traer sus restos a México o si es mejor que siga reposando en Montparnasse, un barrio de París, Francia. Porfirio Díaz Mori es uno de los personajes más singulares de la historia, odiado por unos, denostado por otros, y reconocido por la mayor parte de quienes han analizado a fondo su obra.
Si bien es cierto que en su gobierno hay claroscuros, también lo es que fue el hombre que se dedicó a imponer paz después de haber recibido un país en ruinas y convulso, donde se desarrollaba la profesión más recurrente y exitosa: salteador de caminos. Por eso aquello de “La Paz Porfiriana”, porque fue La Paz de los sepulcros, pero también hay que reconocer que no había otro camino para terminar con los malhechores.
Quizá haya sido un exceso fusilar o colgar a quienes delinquían, pero tampoco había un adecuado sistema penitenciario para readaptarlos. Debo reconocer que el señor Díaz fue un hombre de excesos, pero construyó un modelo de país que si bien resultó exitoso, presentaba rezagos. Durante su gestión México se situó dentro de los diez países más desarrollados del planeta, pero también con mayor desigualdad.
Hasta ahora los gobiernos posrevolucionarios no han encontrado la fórmula para solucionar el problema de esa desigualdad, pero hay que reconocer que han logrado concentrar la riqueza en pocas manos. aunque no le guste a muchos, Porfirio Díaz fue capaz de reconstruir las instituciones que poco habían servido al país, hasta hacerlas eficientes. pero se anquilosó en el poder.
Es más, si no hubiera participado en su última reelección, sería venerado como uno de los mejores presidentes de la historia. Porfirio Díaz Mori permanece en Montparnasse y sus descendientes quieren traerlo. El problema de ellos es que han solicitado permiso, y solamente tienen que cubrir los trámites administrativos. No veo porqué se le siga negando el derecho de ser repatriado. Al tiempo.

Vladimir.galeana@gmail.com

Comenta con Facebook