Loading

Propuestas de AMLO en Durango se centran en el campo

Bajo un sol incandescente, los seguidores de Andrés Manuel López Obrador, en su gran mayoría los petistas en Durango pudieron atestiguar lo que fue el cierre de campaña del candidato presidencial, quien hizo su arribo a esta capital minutos después de las 11 de la mañana, llegó casi puntual y de no ser por las personas que lo detuvieron a lo largo de la calle Zaragoza para tomarse una fotografía, entregarle algún documento, regalo o simplemente abrazarlo, saludarlo o besarlo, hubiera estado en el templete a la hora estimada.
Los nuevos y no tan nuevos “Morenistas”, ayer tricolores, fueron llegando poco a poco, la vapuleada Alma Marina Vitela, Iván Gurrola Vega, Maribel Aguilera, Pablo Cesar Aguilar Palacio, (primo de Samuel Aguilar) Fernando Ulises Adame, Héctor Vela Valenzuela (ya sin esconderse) y algunos otros que al igual que todos los asistentes aguantaron estoicamente por espacio de casi dos horas el ardiente sol, el cual empezó a hacer mella entre quien no contó con la fortuna de obtener alguna de las cientos de cachuchas que se repartieron previo, durante y después del evento.
Habría que decir que el Partido del Trabajo cumplió con su cometido de llenar, mas no abarrotar, la plaza Cuarto Centenario, tomando en cuenta la hora y el día, les fue más que bien, la movilización (por no decir acarreo) fue todo un éxito, y no es que esto sea algo de lo que nos debamos asustar, es completamente normal que los partidos le proporcionen a sus seguidores los medios para transportarse, y si además los favorecen con algo para desayunar e hidratarse, que mejor, sería inhumano que no lo hicieran de esta manera, primero comer que ser Morenista.
Después de años y años de campaña, el discurso de López Obrador no iba a cambiar, de hecho el único tema diferente fue el reclamo por la supuesta privatización del agua, lo cual, al igual que la Reforma Educativa va a echar para abajo una vez que llegue a la presidencia de la República, por lo demás, todo igual, terminar con la corrupción como una solución mágica a todos los problemas que enfrenta y vaya a enfrentar este país, algo que le ha funcionado a lo largo de esta última campaña, su argumento despierta simpatías y parece convencer a los más escépticos.
En los temas locales, asesorado previamente por Gonzalo Yáñez, López Obrador habló de las condiciones que tiene Durango para ser una potencia agroindustrial, de la importancia de rescatar el campo, lo cual puede traer como resultado la generación de empleos y acabar con la pobreza, impulsar 100 mil hectáreas de árboles frutales y maderables, además de precios justos para el maíz y el frijol, algo que en teoría se le ha escuchado a una buena cantidad de candidatos y que a lo largo de los años jamás se ha convertido en realidad, por el contrario, cada día los campesinos están peor y del pago justo a los frijoleros mejor ni hablamos.
En lo que se refiere a su ya famoso combate a la corrupción, López Obrador dijo que una de sus iniciativas que enviará al Congreso de la Unión será castigar de manera severa los delitos electorales, la compra de voto, el condicionamiento de los programas, el uso del dinero público para favorecer a los candidatos, es decir todo lo que signifique un acto de corrupción, algo que asegura no es un sueño irrealizable, inclusive sentencio “me canso ganso” que se puede, al término del evento, así como llegó, se fue, saludando a sus seguidores.

Comenta con Facebook