MINUTO X MINUTO

Qué feo caso


Hace tiempo mencionábamos en una de nuestras columnas que durante el proceso electoral habríamos de ser testigos de acusaciones, infidencias, declaraciones, señalamientos, calumnias, difamaciones y muchas cosas más, con el fin de debilitar a los actores del juego político-electoral.
Así hemos visto cómo a Ricardo Anaya, virtual candidato de la coalición PAN-PRD se le ha señalado de todo. Desde su inclinación por darle a sus hijos una educación norteamericana, enriquecimiento inexplicable y por supuesto la fortuna de su familia.
En materia política Anaya ha sido bombardeado como golpeador de quienes le han dado espacios para construir su carrera política, lo han llamado tránsfuga que fue del PRI al PAN y coordinador del voto de la diputación federal panista que aprobó sin mínima crítica las reformas estructurales del presidente Peña Nieto.
También se le ha acusado de crear una alianza electoral con un partido débil como es el PRD que poco habrá de redituarle política y electoralmente, y haber pasado de la demagogia haciéndose pasar por Movimiento Ciudadano, hasta el acuerdo de cúpulas al margen de sus militantes de base. Con o sin razón, estos señalamientos no impidieron que Ricardo Anaya sea el virtual candidato y “su” coalición continúa como barcaza en medio de mares borrascosos.
A López Obrador no se diga, no ahora, hace doce años se le pega con todo, curiosamente ya no es un peligro para México, ahora es un maduro en potencia, incluso lo comparan con Trump. López Obrador y Morena han recibido muchos golpes y no los hacen ni tambalear, para colmo, las disidencias en los partidos contendientes lo fortalecen. Según las estimaciones de analistas y encuestadoras, López Obrador como persona va muy arriba de sus contendientes, y Morena, como movimiento político, se mantiene en el liderato, aunque con menos puntos de ventaja que los que tiene López Obrador.
En las Redes Sociales el Partido Revolucionario Institucional (PRI) siempre ha sido rechazado, con o sin elecciones, las nuevas herramientas comunicacionales han sido un verdadero problema para el PRI que no ha encontrado la fórmula ni el método para equilibrarlas. Señalamientos, críticas serias y frivolidades lo mantiene a raya, de ahí que en las tendencias en Redes esté cada vez más abajo.
Ahora el PRI, que tradicionalmente controla los medios de comunicación tradicionales, está bajo metralla, los señalamientos de desvío de recursos públicos para campañas electorales lo tiene en el pandero mediático. La prensa funcional, la que crea distractores o se lanza a la calumnia para darle salida al PRI y al gobierno está rebasada, las cosas se salen de control y los mecanismos para detener los señalamientos parecen no funcionarle al partido oficial.
La prensa internacional también ha manejado tanto en Estados Unidos como en Europa la corrupción en que al parecer está metido el PRI, lo cual no es novedad, lo que lo hace novedoso es el hecho de que estalle en un contexto electoral y que estén señalados actores políticos del más alto nivel priista.
En este hecho se ven involucradas autoridades estatales de anteriores administraciones de Veracruz, Chihuahua, Coahuila, Sonora, ya hay cuando menos un detenido y ex funcionarios están declarando ante la PGR, haciendo señalamientos muy concretos y directos, no sería nada raro que hubiera más detenciones.
Por su parte, La Unidad Técnica de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral realiza sus propias pesquisas, tiene en la mira a estados como Zacatecas, México, Veracruz, Colima, Coahuila, Chihuahua, Baja California, más lo que se acumule. En todos se investiga financiamiento ilícito de recursos para campañas políticas, qué feo caso. O no.

PD. A nuestros lectores, empleados y directivos de esta empresa editora, a nuestras amigas y amigos les deseamos una Feliz Navidad.