Loading

Qué gacho, verdad

En qué momento estamos en relación al proceso electoral próximo a iniciar formalmente, pero qué ya arrancó en medios, en aplicación de recursos, los ataques, en guerra sucia. Javier Corral, gobernador de Chihuahua, impone agenda, Corral acorrala al PRI, los priistas con respuestas débiles no logran dar credibilidad a sus argumentos, el tema rebota en su candidato, en el Gobierno Federal, en el presidente, en priistas distinguidos.
Javier Corral abre intenso, apunta y pega de manera certera, obliga a que Manlio Fabio Beltrones, uno de los políticos más importantes del estado, personaje lleno de historias y secretos, se ampare, abren investigación y amenaza de encarcelamiento al exgobernador de Nayarit, irá a parar en la cárcel, según nuestro punto de vista, como cortina de humo no detendrá la ofensiva de Javier Corral que sabe que la demostración de la corrupción institucional es poderosa arma letal contra el PRI.
El discurso contra la impunidad y la corrupción se convierte en beligerancia de Ricardo Anaya, precandidato del PAN a la Presidencia de la República que habla de encarcelamiento para quienes han usado el dinero público para ellos o para uso político contra sus contrincantes, lo cual se ha constituido en la inequidad arbitraria, grosera e impune en las contiendas políticas.
Mientras en el rejuego político unos acusan, otros se defienden y contraatacan, Andrés Manuel López Obrador y el Movimiento de Regeneración Nacional avanzan, no se detienen, no hay una sola encuesta seria que no le dé gran ventaja, claro, siempre habrá los encuestadores que falsean la realidad, pero no hay duda que la ventaja de López Obrador es significativa y tiende a subir, se consolida, la situación de los opositores se complica.
Ahora hay una lucha entre el frente de Anaya y el priismo, aquí se presentan dos escenarios fundamentales que se convierten en interrogante. ¿Esta lucha llegará a un acuerdo que desactive la beligerancia de Anaya para unirse y golpear juntos a López Obrador olvidando todo lo relacionado a la corrupción? ¿Al final se impondrá el PRIAN?, se abre la otra hipótesis ¿Anaya y su frente mantendrán lucha contra el PAN hasta el final aun y cuando Morena se perfile al triunfo como hasta ahora? ¿En caso de que haya megafraude que impida a López Obrador llegar a la presidencia y estalle un movimiento el PAN y Anaya se podrán del lado del movimiento social o negociarán callando ante una posible represión? ¿Javier Corral se mantendrá enarbolando banderas contra la impunidad y la defensa de su estado o bajará la guardia a cambio de cañonazos de dinero?
El fenómeno político sin duda resulta interesante, da lugar para formular hipótesis increíbles, estamos inmersos en un momento político que toda locura resulta cierta. Así llegamos a lo que sucede en nuestro estado, hasta hoy lo único cierto es que el alcalde José Ramón Enríquez pronto solicitará permiso para separarse del cargo e irse a la campaña como candidato plurinominal para la senaduría, de hecho está asegurada la curul, llegará como primera minoría, exactamente igual que como el hoy gobernador José Aispuro llegó a la Cámara Alta.
La política en Durango está envuelta en dimes y diretes, en mentiras las más, certezas las menos, en rumores de levantados, de huida de los partidos, principalmente del PRI para irse a Morena; se habla de personajes como Esteban Villegas, de Manuel Herrera, de Otniel García, de Gustavo Pedro Cortés, más los que se acumulen, buscando la curul que nunca tuvieron en el PRI o que quieren volver a tener el poder perdido, claro, con la inconformidad de “morenistas” que han sido fieles al movimiento y que ahora se sienten avasallados por el oportunismo, qué gacho, verdad. O no.

Comenta con Facebook