Loading

¿Qué sigue?…

Felipe Hernandez Orona

El pueblo de México ha elegido la opción que va a representarlo en el poder Ejecutivo durante los próximos seis años, así como también a sus representantes del poder Legislativo en una jornada histórica por ser considerada la más grande de todos los tiempos.

La algarabía de las campañas, los “apasionamientos” y los diferentes ecos de las expresiones que contrastaban en las propuestas de quienes contendían poco a poco deberán quedar atrás por el bien de nuestro querido México.

Las felicitaciones de los de mandatarios de las diferentes naciones, líderes de opinión, las primeras planas internacionales y hasta el propio mensaje del presidente saliente; Peña Nieto, son parte del folclor que viste la victoria del nuevo presidente de México.

Para quienes apoyaron el proyecto de Andrés Manuel, deben celebrar su victoria, quedar afónicos del festejo de años de lucha y de intentar llegar al cargo de elección popular más importante. Es válido y entendible que haya alegría entre los simpatizantes de Andrés Manuel, pero todo en el marco del respeto.

No se vale caer en burlas hacia quienes apoyaron un proyecto distinto, se aprende de las derrotas, pero también en los triunfos hay que ser solidarios y mantener humildad. Al final de cuentas lo que está en juego es nuestro país, y lo ideal es cerrar filas en torno al beneficio de México.

El efecto AMLO fue un “tsunami” electoral que logro llevar al Congreso en algunos casos a personajes “indeseables”, que llegan colados por una ola de hartazgo, eso es de considerar para tenerlo en un ojo crítico, es decir, el pueblo tiene que vigilar con lupa y evaluar su desempeño, independientemente sus preferencias electorales.

El clima político en México debe de entrar en un profundo tiempo de análisis y reflexión, el PRI necesita una reestructuración de fondo, sin perder los nobles ideales con los que fue creado dicho instituto político, cuna de grandes liderazgos e instituciones de la república, pero también en los recientes años de excesos y vicios políticos.

Acción Nacional debe concentrarse en consolidar a sus propios dirigentes y de barrer la casa, es el partido político que más separado y con daño queda después de esta jornada electoral.

La figura de candidaturas independientes, es buena, de hecho es tan buena, que pareciera estar adelantada a estos tiempos, ahí es donde se puede determinar el futuro político debido a que los partidos políticos no son bien vistos, además de que están condenados a llegar a su fin de seguir con las mismas prácticas tradicionales que ya no impactan en el electorado, y a su vez generan descontento.

Particularmente en Durango será interesante ver como se desenvuelve “la izquierda”, ver un Congreso local atípico al que se tenía acostumbrado, al menos en el color del partido.

El beneficio de la duda está presente, el nuevo poder Ejecutivo puede callar muchas bocas, o puede que haya arrepentidos, si depende de quien lo encabeza y sus decisiones, pero factor clave será el pueblo que haga su parte y juegue su papel.

Facebook: Felipe Hernández Orona

Twitter: Felp0

WhatsApp: 6188220500

Comenta con Facebook