Loading

Quién ganó y quién perdió en el conflicto UJED

Al final, el conflicto estudiantil que por 11 días paralizó las actividades administrativas de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), se redujo a un pleito entre Esteban Calderón Rosas, presidente del Tribunal Superior de Justicia y el secretario General de Gobierno, Adrián Alanís Quiñones. La confrontación, nos aseguran, finalmente lo ganó el jefe de la política interna del gobierno de José Aispuro Torres.

La inoperancia y lentitud que han caracterizado a Calderón Rosas, aseguran fuentes consultadas, terminaron por desesperar al gobernador Aispuro quien, harto de la actitud displicente del titular del Poder Judicial, le ordenó a Alanís Quiñones, ponerle fin, a través de la negociación con los estudiantes, al conflicto universitario que ya amenazaba con desestabilizar a toda la Máxima Casa de Estudios.

Y es que la pretensión de Esteban Calderón era el de prolongar el conflicto para seguir incrustando gente en el equipo del encargado de rectoría y posponer por tiempo indefinido la elección del nuevo rector. El mandatario estatal detectó esta maniobra burda y ordenó sacar las manos de la UJED, como lo había prometido.

El gobernador ordenó al secretario General que terminara de inmediato con el problema universitario para que no se detuviera el proceso de elección que había sido truncado con la toma de los edificios. La orden de Alanis Quiñones fue terminante: acuerden con Fabián Arrieta García y mañana (jueves) den a conocer los acuerdos.

Los acuerdos que estaban dormidos desde el viernes antepasado, en el escritorio del rector interino, finalmente fueron recuperados y firmados como  se había dado la instrucción.

Ya con la presión de Alanís Quiñones y el tiempo encima, para dar trámite a los procedimientos requeridos para realizar el proceso de elección del nuevo Rector y luego de 11 días de la toma del Edificio Central de la “Máxima Casa de Estudios de Durango”, los escolares lograron la eliminación de las cuotas internas a partir del próximo semestre, acuerdo principal para liberar los cuatro inmuebles que ya tenían tomados.

La eliminación del “semestre cero”, otra de las peticiones de los alumnos organizados,  es algo que quedó fuera de toda posibilidad, en cambio, hubo coordinación para atender las necesidades de la Guardería de la FEUD.

Édgar Alán Arroyo Cisneros, encargado del despacho de Rectoría, fue el encargado de anunciar la liberación de los edificios de la UJED, así como adelantar la eliminación de las cuotas internas aplicadas en escuelas y facultades cada inicio de semestre.

Los edificios liberados fueron: las oficinas ubicadas en la avenida 20 de Noviembre y Victoria, sede de la Contraloría y la Subsecretaría General Académica; el edificio de Telecomunicaciones, ubicado en bulevar Guadiana, de la calle Bruno Martínez; así como el Edificio Central, de Paseo Constitución.

Arroyo Cisneros, quien días antes había advertido que no era viable la eliminación de tarifas que se cobran a los alumnos en cada unidad educativa, de manera independiente a la inscripción, al tratarse de un recurso indispensable para las finanzas escolares.

Sin embargo, fue la Federación Estudiantil la que realizó un ofrecimiento que hizo cambiar de opinión a la autoridad educativa, al ofrecer un recurso de alrededor de 5.7 millones de una de sus partidas, para suplir el ingreso por cuotas internas.

La interrogante que, ahora surge, es: de dónde la FEUD obtendrá esos 5 millones 700 mil pesos. Cierto, provienen del porcentaje que cada semestre obtiene la organización estudiantil por cada inscripción que cada alumno inscrito entrega a la administración central. Y la siguiente pregunta sería ¿Por qué se le entrega a la FEUD tanto dinero que proviene de los bolsillos de miles de familias duranguense?

Cuestionantes que en algún punto de la vida universitaria habrá de contestarse y, esperamos, se corrijan.

El conflicto también arrojó un acuerdo positivo. El gobierno estatal gestionará los recursos que desde ahora faltan a la Máxima Casa de Estudios para cubrir aguinaldos y sueldos de fin de año. El déficit alcanza, según nos reportan, los 150 millones de peso, el gobernador Aispuro Torres ya busca de dónde podrá estirar estos recursos que hacía tiempo no les quitaban el sueño a los trabajadores universitarios.

Comenta con Facebook