Loading

Raíces de Adrián Alanís Quiñones

Con esta biografía, damos inicio a lo que será mi próximo libro: “Personajes de Durango”, que saldrá a la luz en unos meses y del que, eventualmente, estaremos dando algunos avances.
Hurgando en la historia de vida las profundas raíces consanguíneas de Adrián Alanís Quiñones, descubrimos un claro perfil político, que en nuestros anales históricos de Durango, allá por el lejano año de 1929, se registra el nombre de Hilario Alanís Soto, abuelo paterno de Adrián, como tesorero municipal con el Ing. Zubiria, quien fue quien construyó el monumento a la Bandera en el cerro de Los Remedios.
Y fue el abuelo de Adrián, el primer secretario general del PNR siendo presidente Don José Ramón Valdez, fundado en Santiago Papasquiaro en 1930 y posteriormente se constituyó en la capital del estado, al abuelo de Adrián lo invitan a que figure como secretario general del partido el Ing. Militar de apellidos Zubiría y Campa, acompañante de Francisco I. Madero, del Castillo de Chapultepec a Palacio Nacional. Único duranguense de los cadetes.
Y el abuelo materno de Adrián fue Don Jesús Quiñónez Medrano, quien se desempeñó como alcalde de San Juan del Río, Dgo. Por aquella misma época. Quien en compañía de varios Sanjuanenses, fue fundador del municipio de Panuco de Coronado, llevando como cabecera Fco. I. Madero.
De Adrián Alanís, la actual generación debe saber, que el padre de Adrián, fue el joven Abogado Epifanio Alanís Návar, quien, de veinteañero en las postrimerías del gobierno del General Blas Corral, era ya un exitoso abogado, como representante legal de la Agencia de Automóviles Dodge, de la extinta y gran Compañía Operadora de Teatros, de la Cervecería Carta Blanca y de la Automotriz Minápolis. La madre de Adrián, es la Profesora Élfega Quiñones Manzanera.
Y que fue el ex gobernador José Ramón Valdez, en las postrimerías de los años 40’s. quien descubrió las dotes políticas y la gran aceptación social de la que gozaba el joven abogado Epifanio Alanís y lo convenció para ser candidato del naciente PRI a presidente municipal de Durango, llegando así, a convertirse en el más joven alcalde que ha tenido la capital del estado de Durango, a sus escasos 29 años de edad.
Corría el año de 1949, fungía como Presidente de la República Miguel Alemán Valdés y como presidente del CEN del PRI, Rodolfo Sánchez Taboada cuando se renovaba la Legislatura Federal y el joven alcalde Epifanio Alanís participa en la fórmula para diputado federal, haciendo mancuerna con Gustavo Durón González, por el III Distrito electoral.
Fue ése año, cuando nace el 5 de Marzo de 1949, el segundo hijo del matrimonio formado por don Epifanio Alanís Navar y la Profesora Élfega Quiñones Mancera, niño que fue registrado con el nombre de Adrián Alanís Quiñones, a quien le sobreviven su hermana la Licenciada María de la Luz; el Químico Fármaco-Biólogo, Guillermo; el también Arquitecto, Jaime y, la Doctora Olga Patricia. Habiendo pasado por la pena de haber perdido a su hermana menor, la Contadora Pública. María del Pilar (qepd).
Don Epifanio tuvo como interinos en la alcaldía a Don Ramón Fournier y a la señora Aurelia Ortega de Espinoza. Pero el primero de Enero de 1950, el gobernador José Ramón Valdez, le pide regresar temporalmente a la alcaldía, para hacer la entrega en orden de la oficina edilicia, a la llegada del gobernador Enrique Torres Sánchez.
Pero en 1951, ante la ausencia definitiva del propietario, Don Epifanio es llamado a ocupar dicha curul federal y pide licencia como alcalde para integrarse a la XLI Legislatura federal, trasladando su residencia en la calle Membrillo de la Col. Nueva Santa María, de la Ciudad de México y atender su nuevo encargo como Diputado Federal.
Concluido su paso por el Congreso de la Unión, el abogado Epifanio Alanís se reincorpora al ejercicio de su profesión y a la docencia, como catedrático en la Escuela de Derecho y en la Escuela Preparatoria Diurna, en donde tuve el privilegio de conocerlo.
Fue por esos años de los 60’s, que tuve el gusto de conocer en la Preparatoria Diurna a Adrián Alanís Quiñones, a quien lo había marcado el gobierno de Enrique Dupré Ceniceros, junto con sus amigos inseparables Roberto Ramsom; Carlos Badillo Soto y Jaime Ortega Ramírez; Adrián, había optado por la carrera de Arquitectura, teniendo que irse a radicar a la Ciudad de México e inscribirse en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la Escuela Nacional de Arquitectura.
Teniendo un rico desempeño profesional en distintas experiencias, empezando en una dependencia federal, como Analista y Proyectista de CAPFCE, Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas, como Analista y Proyectista.
Luego se una rica experiencia en empresas particulares, como lo fueron Constructora Alen, S.A. de México, en la Ciudad de México, como Proyectista y Supervisor de Obras. Luego, en Ingeniería de Sistemas de Transporte Metropolitano e Ingenieros Civiles Asociados, “ISTME-ICA”. Como proyectista del Metro Elevado de la Ciudad de México.
Poco más tarde, laboró como proyectista de Fraccionamientos y Unidades Deportivas en Santo Domingo, para los Juegos Panamericanos, en Construcciones, Conducciones y Pavimentos, S.A. –ICA. Y más tarde, se desempeñó como proyectista de Torres y Edificios en la empresa Ingenieros y Arquitectos, S.A. (IASA-ICA), en Acapulco, Guerrero.
Finalmente, en Constructora General del Norte, S.A. como Gerente de Edificación, donde se encargó de la Siderúrgica No.2 de Altos >Hornos de México, de 1974 a 1978; de los primeros fraccionamientos del INFONAVIT, (2,000 casas en Valle de Aragón en la Ciudad de México; y con Banobras, los edificios habitacionales en Acueducto Guadalupe y en la Ciudad de Durango, además de la proyección y ejecución de la pavimentación de la Acequia Grande.
Continuará……En nuestra siguiente entrega: Adrián Alanís Quiñones “Un gallo muy correteado”, su incursión en la Administración Pública y en la política local y nacional.

Comenta con Facebook