MINUTO X MINUTO

Raíces y antecedentes políticos de Adrián Alanís (Segunda de tres partes)


Muy interesante y poco conocida por las nuevas generaciones, la biografía del padre del hoy secretario general de gobierno, Adrián Alanís Quiñones. El abogado Epifanio Alanís Návar, es todo un personaje a mitad del siglo pasado.
Fue electo como alcalde en 1948 y toma posesión el 1 de Enero de 1949, dos meses antes que naciera nuestro biografiado, su hijo Adrián, pero que a las pocas semanas solicita licencia al Cabildo, para regresar como secretario particular del gobernador Don José Ramón Valdez, y organizar la entrega del gobierno a Enrique Torres Sánchez, el 15 de septiembre de ése año.
Luego, Don Epifanio, el maestro universitario de muchas generaciones, regresa inmediatamente a despachar en la presidencia municipal de Durango, y nuevamente tendría que interrumpir su administración municipal, pues tuvo que ocupar una curul en el Congreso de la Unión, en 1950. Por aquellos años, fue un ir y venir del abogado Alanís Návar.
Seguramente, que en el confín de sus recuerdos infantiles, Adrián Alanís Quiñones, debe guardar en la memoria su primer viaje en auto, de la mano de sus padres a la Capital del país, a sus escasos tres años de edad, a donde se fueron a radicar por la calle Membrillo de la Col. Santa María la Rivera, para que su padre atendiera su responsabilidad como Diputado Federal.
Nunca se imaginó Adrián, que, antes de cumplir sus veinte años de edad, regresaría a la Ciudad de México a realizar sus estudios profesionales de Arquitectura y que ésa megalópolis lo atraparía en el desempeño de múltiples trabajos profesionales y que, más tarde, la política lo retendría buena parte de su vida en esa bella capital del país.
Actividades políticas:
Pero vallamos por partes, habiendo sido priísta Alanís Quiñones, desde 1967, no fue sino diez años más tarde, en 1977, que lo designan Sub secretario de Organización del CEN de la CNC, merced a la confianza que se había granjeado del líder nacional de ésa organización campesina, Guadalupe Cervantes Corona, dedicándose religiosamente todas las tardes a acudir a las oficinas del CEN de la CNC.
En ésa incursión política estaba Adrián, cuando se generan los “destapes” de los candidatos a gobernador por los estados de Chihuahua, Oscar Ornelas; Michoacán, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano; Zacatecas, Melquiades Morales; y Durango, Armando del Castillo Franco; y con la anuencia de éste último, el presidente del CEN del PRI, Gustavo Carbajal Moreno, lo designa Sub Delegado del CEN del partido en el estado de Durango y coordinar por el sector campesino la elección de gobernador, diputados locales y alcaldes. Con el visto bueno del secretario de Gobernación, Enrique Olivares Santana. Fue su primer campaña a gobernador que Adrián Alanís coordinó.
De 1980 a 1982, Alanís Quiñones y el autor de esta columna fuimos contemporáneos en el CDE del PRI, él, fue director general del Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (CEPES), y el autor de estas líneas, presidente del comité estatal, y desde donde fue Adrián un eficaz coadyuvante a la campaña de Miguel de la Madrid Hurtado, tiempos en que como Director del IEPES fungía Carlos Salinas de Gortari. Y Adrián fungió como delegado regional del IEPES del CEN del PRI, en los estados de Chihuahua, Durango y Zacatecas.
Adrián Alanís, Carlos Herrera y yo, con los pilotos, estuvimos a punto de morir en avionetazo
Una anécdota inolvidable conservo de Adrián, cuando nos trasladábamos de regreso a Durango, procedentes de una reunión nacional del partido en Culiacán Sinaloa, a la que habíamos sido convocados por el CEN, pero a unos 80 kms. de nuestro destino, el piloto del avión se percató que nos faltaba combustible, y en un aterrizaje de emergencia buscó donde bajar para ponernos a salvo, pues estaba a la vista una pista en la sierra, al pie una hermosa casa de campo.
Pero cual va siendo nuestra increíble sorpresa, en sentido contrario, también bajaba otra aeronave y cruzamos así la pista en la que muy apenas cupieron las dos aeronaves, todavía temblorosos bajamos los pasajeros de ambas aeronaves y cual va siendo la sorpresa, el que descendía del otro avión, era nada menos que Carlos Herrera Araluce, quien no se reponía tampoco del colosal susto que todos habíamos pasado al estar a punto de estrellarnos de frente. Un accidente mortal por necesidad hubiera sido.
Ya se han de imaginar las pálidas caras de todos, al darnos cuenta que por unos centímetros nos habíamos salvado de un terrible encontronazo, Don Carlos fue el que primero expresó sus palabras no muy comedidas por cierto, con justificado enojo nos preguntó por qué habíamos bajado ahí, a lo que apenados le informamos Adrián y yo, de la emergencia que nos había obligado la escases del combustible de la aeronave.
Al ser ratificada por nuestro piloto la información y disculpas a Don Carlos, se le pasó el enojo y…a todos el tremendo susto, y nos enseñó su colección de animales disecados que tenía en dicha cabaña y nos invitó a comer una suculenta carne asada. No sin antes convidarnos de más combustible para la aeronave, para poder reemprender nuestro retorno.
Regresamos. Simultáneamente, Alanís Quiñones se desempeñó de 1981 a 1982, como presidente en el estado de Durango del Comité de Estudios sobre Federalismo y Descentralización de la Vida Nacional. Y en 1982, presidió en el estado de Durango el Comité de Estudios sobre el Fortalecimiento Municipal del IEPES. Y de 1983 a 1985, se desempeñó como Secretario de Promoción y Gestoría del CDE del PRI en Durango. Y en 1985, presidente fundador de Arquitectos Revolucionarios de México A.C. en el estado de Durango.
Todo el anterior trabajo con la sociedad civil, fue su plataforma para que en Adrián Alanís Quiñones, se impulsara como un candidato natural a dirigir la CNOP estatal en Durango, la cual lideró de 1985 y 1986, en que fue postulado por el PRI a Diputado Local en la LVII Legislatura del Congreso del Estado de Durango, para el período 1987 a 1989, fungiendo como coordinador de los diputados cenopistas en el Congreso.
Fue entonces que quedaron plenamente revelados las facultades de Alanís Quiñones para las relaciones públicas, pues en 1989 logró ser designado sub secretario del Interior del CEN de la CNOP y como Delegado Especial en los estados de Morelos, Baja California y Michoacán, y posteriormente designado como secretario técnico del Programa Nacional de la Vivienda Popular del CEN de la CNOP-PRI.
Fue entonces, en la dirigencia nacional de la CNOP de la senadora Silvia Hernández Galindo, que el duranguense Adrián Alanís Quiñones, fue honrado por el CEN de este sector popular, designándolo como Secretario de Finanzas del comité nacional y con ése carácter, designado presidente ejecutivo de la Feria Nacional de Organizaciones Populares, la cual se desarrolló durante seis meses en el Palacio de los Deportes, con el desfile de 500 stands de toda la República.
Del extracto de su biografía hacemos un apretado resumen y 1993 a 1996 Adrián Alanís, presidió el CDE de “Arquitectos Revolucionarios de México, A.C. en el estado de Durango y simultáneamente como secretario general del comité nacional de la misma organización y más tarde como vicepresidente del Foro Nacional de Profesionales y Técnicos de la CNOP.
Muy presente tenemos en nuestra memoria, que, Adrián Alanís por segunda ocasión tuvo a su cargo la coordinación de la campaña política de un gobernador en el estado, Ángel Sergio Guerrero Mier, quien luego del triunfo electoral, lo designó Secretario de Obras Públicas del gobierno del estado, pero más tarde, en 1999, Alanís Quiñones fue designado por el candidato del PRI a la Presidencia de la República, Francisco Labastida Ochoa, como coordinador general de su campaña en el estado de Durango.

Continuará…