MINUTO X MINUTO

El reto para el nuevo presidente de la FEUD


El pasado jueves se llevó a cabo la elección para decidir quién sería el nuevo presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Durango donde resultó como vencedor Favián García Arrieta de 27 años.
Como universitario, como estudiante de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, viví de cerca el proceso, escuchando las propuestas de los candidatos que pasaron a mi salón, tratando de encontrar, en redes sociales, las propuestas de los que no pasaron a mi salón.
Menuda tarea se le viene al joven de más de 25 años que dirigirá el próximo periodo de la FEUD y se encargará de representar, al menos en teoría, a los estudiantes de la UJED.
Lo primero que deberá demostrar Favián es que tanto él como su equipo entienden en dónde están, que una elección de FEUD no se gana para burlarse de las planillas perdedoras, que es para convertirse en auténtico representante de todo el alumnado y que, como tal, sabe dialogar y respetar a todos, sin hacer distinción de preferencias políticas o ideología alguna.
No será complicado superar en trabajo a una FEUD tan gris como la que encabezó Rodolfo Vidales, pero sí será complicado cumplir sus promesas de campaña, por ejemplo el crear una bolsa de trabajo para egresados, como si fuera tan sencillo, como si en Durango nos cayeran los empleos del cielo.
Tampoco será sencillo regresar, desde la FEUD, la autonomía a la UJED, como él lo pregonó en campaña, es decir, sí, los estudiantes jugamos un papel decisivo en ese tema, pero, ¿Cómo haces una Universidad, o al menos, una Federación autónoma, si debes cumplir con quienes patrocinaron tu candidatura?
¡Qué pedirá el Gobierno Municipal a cambio del apoyo que brindó al ahora flamante presidente electo de la FEUD? Será algo difícil saberlo, al menos por el momento, pero el tiempo y los movimientos que se den al interior de la UJED, nos permitirán saberlo. La primera pista la tendremos una vez que inicie la contienda para elegir al rector que sucederá a Erasmo Navar al frente de nuestra Máxima Casa de Estudios.
En fin, el reto no es menor, pese a no tener una administración pasada de FEUD que nos permitiera hacer una comparación, Favián y equipo deberán demostrar que fue cierto todo lo alegado en campaña, que saben qué es lo que se hace desde una FEUD, que los volantes repartidos por su equipo donde insultaba a su hijo para causar lástima (como se lo aconsejó “El Termi”) valieron la pena.