MINUTO X MINUTO

Saldos de la visita de Meade


De la visita de José Antonio Meade a Durango, se pueden rescatar tres aspectos interesantes. El primero de ellos fue la demostración de los estertores de la movilización de las estructuras del PRI.
El segundo punto llamativo fue que el presidente estatal del tricolor, ahora converso a la democracia cristiana, tuvo a bien colocar la otra mejilla al perdonar a los priístas que hace dos años apoyaron al PAN y haberlos convocado, porque la prioridad para el tricolor, en estos momentos, es que remonte Meade en las encuestas.
El tercer rubro a destacar fue el foro sobre seguridad y justicia, en el cual el doctorante Benítez trajo especialistas en el tema que pusieron el dedo en la llaga sobre las deficiencias del sistema acusatorio de justicia penal.
En este sentido, el Doctor José Antonio Caballero resumió los problemas de la implementación en los siguientes tres segmentos:
1. Revisar federalismo sobre la distribución de competencias en materia de seguridad; ningún orden de gobierno se pone de acuerdo sobre qué le toca a cada cual.
2. Trazar una política criminal no hay ni explícita ni con capacidad de implementación. Crear un Código Penal Único y no una ley con base a anécdotas. El lavado de dinero debe ser el eje central del combate a la delincuencia organizada. México es el tercer país con más lavado.
3. Voltear a ver el sistema nacional de seguridad pública creado en 1997. Práctica limitada. Falta rendición de cuentas. Necesario servicio civil de carrera y prestaciones laborales a policías. La piedra angular del nuevo sistema son las policías, custodios y peritos. Va de la mano con la autonomía de la Fiscalía General de la Nación.
Esto es lo que llamó la atención de la visita de Meade a Durango, de quien solamente se puede decir que es un buen hombre y nada más.