Loading

Se acerca la fecha

Quedan cuatro semanas para llegar a la fecha fatal, al día de las elecciones. Los candidatos a la Presidencia de la República han hecho ajustes en sus campañas con miras a cerrar a tambor batiente y conseguir el triunfo.
El líder en las encuestas de preferencia electoral, Andrés Manuel López Obrador, después del segundo debate ha optado por una estrategia de bajo perfil, cuidándose en sus discursos, conteniéndose para no decir algo que resulte escandaloso ante los sectores más tradicionales. En esta fase se le nota más moderado, tratando de enviar un mensaje de certidumbre a inversionistas y a analistas económicos.
Ricardo Anaya, en cambio, ha realizado algunos ajustes, sin embargo, y a decir de algunas notas periodísticas, los resultados no han sido los deseados. Después del segundo debate tenían presupuestado el acercarse más a AMLO, pero esto no sucedió. Para los panistas, Anaya se vio más populista y demagogo que demócrata. Ha sido rehén de su entorno, de su primer círculo. Hay muchos personajes notables y todos se sienten con la trayectoria para dar indicaciones. Esa sobredosis de experiencia y protagonismo, en días recientes, ha contribuido a generar una atmosfera de adversidad en el equipo del candidato. Tras no acortar distancia con el puntero después del segundo debate, han entrado en una fase de desencanto. Asimismo, desde el interior, se generan notas relacionadas a falta de coordinación y organización en los actos de campaña de Anaya. En resumen, necesitan reajustar y enfocarse en el objetivo principal si es que quieren conseguir la victoria.
José Antonio Meade, al parecer, es quien mejor desempeño ha tenido en fechas recientes. En cierta forma el hecho de desplazar a un personaje nocivo como Enrique Ochoa Reza y en su lugar apostar por un personaje de mayor experiencia como René Juárez Cisneros, le está rindiendo frutos, aunque la reacción parece ya tardía. También ha aportado en campaña la adición del publicista Carlos Alazraki, quien además de preparar al candidato para el segundo debate fue de gran ayuda su experiencia para realizar el control de daños que ocasionó otro polémico personaje del equipo de Meade, el ex secretario del Trabajo y senador panista de Puebla, Javier Alarcón, cuando difundió un video en tuiter que resultó ofensivo para las personas de la tercera edad: “si alguien ya no está en condiciones, quiérelo y respétalo, pero no lo dejes manejar un país”. Fue la frase por la que muchas personas hicieron notar su malestar por las redes sociales. De manera inexplicable, Alarcón se ha mantenido como el vocero de campaña de Meade. Hace ya mucho tiempo que debió de haberlo hecho a un lado. Alarcón es un personaje polémico que no aporta mucho y en cambio es capaz de abrir frentes debido a su carácter colérico y su protagonismo mal encauzado. Con todo eso, la más reciente encuesta de SDP Noticias, que sigue marcando a López Obrador como puntero, pero que ubica a Meade empatado en segundo lugar con Ricardo Anaya.
Finalmente, Jaime Rodríguez, El Bronco, sigue con su campaña de amplio aliento. Aquí en Durango, realizó una cabalgata y donó un caballo para reconstruir el set cinematográfico del rancho La Joya.
En fin. La fecha se acerca y con ello los últimos ajustes. Los siguientes serán días decisivos para convencer al electorado. ¿Habrá sorpresas? ¿Todo está definido? Eso se verá dentro de poco tiempo.

ladoscuro73@yahoo.com.mx
@ferramirezguz

Comenta con Facebook