MINUTO X MINUTO

Se agita la lucha por el 2018


Se adelantó la batalla campal y la polarización pre electoral salió a la luz, por la presidencia del 2018 con la batería de acusaciones y el alineamiento de la cúpula en el poder, ya sin disimulo, a través de prominentes integrantes del gabinete, quienes, envueltos en la bandera nacional, enderezaron baterías simultáneamente contra un candidato presidencial, lo que anticipa la intensidad del fuego peligroso que nos espera. Muy tempranero, desde mi punto de vista.
Al frente de ésta andanada de confrontación, apareció el propio secretario de gobernación, quien me parece que con esto, de un paso hacia adelante y nos lleva al imaginario popular, que ése es el hombre que el PRI habrá de postular a la presidencia de la República, al menos para mi gusto, él sí, dentro de los priístas, avezado político, que sabe de estrategias y con conocimiento de la problemática nacional, particularmente la seguridad nacional. Sin descartar a Pepe Calzada, un joven ex gobernador de Querétaro y actual titular de SAGARPA. Con Manlio Fabio al acecho.
Por otra parte, veo a una Margarita Zavala que ha bajado de perfil y no aparece como hace días, se ha perdido mediáticamente, incluso su conyugue el ex presidente Felipe Calderón, desde su desafortunada aparición en el mitin de Josefina Vázquez Mota, por el escarnio que se hizo, bajó su presencia y sus declaraciones, ante los reiterados señalamientos de analistas, que significa un lastre que aportaría más “contras”, que “pros”. Deben estar meditando ése punto, mientras, se puso un cierre en la boca.
Seguramente están armando internamente sus estrategias para salvar primero, el escollo que significa librar la batalla interna en su partido, cada vez más soterrada, para lograr su candidatura sobre un enjundioso Rafael Moreno Valle, que se ve trae dinero y el apoyo de cuadros medios y militancia del PAN, buena parte del SNTE y la discreta adhesión de Elba Esther Gordillo, quién lograría con él, sin duda, su anhelado arresto domiciliario.
La otra esquina es la del picoso presidente nacional del PAN, que no ceja en su empeño de ser el abanderado, con la estructura formal panista a su favor, incluidos los cuantiosos recursos del partido, por supuesto. Un vivaracho muchacho de quién no se puede negar le viste su inteligencia y su posición de vocero televisivo del blanquiazul, una ventaja de la que no se quiere bajar, por más que lo intentan Margarita y Rafael.
Por otro lado, se aprecia a un PRD desfondado y con muchas fugas hacia MORENA en distintos frentes, no acierta todavía cuál será su papel de sobrevivencia que deberá jugar en estos inéditos comicios presidenciales, con dos risibles precandidatos propios, el desprestigiado Graco Ramírez, por cierto mi compañero en la Cámara de Diputados Federales (1979-1982), quién fuera el fundador del antiguo Partido Socialista de los Trabajadores de la era echeverrista en los 70s. PST, que servía de comparsa del PRI.
El otro precandidato que, fuera del estado de Michoacán, no es figura nacional, Silvano Aureoles, quién ilusamente ha hecho públicas sus aspiraciones, personaje gris, de dudosa capacidad y carente de una visión de Estado, ambos, Graco y Silvano, serían el tiro de gracia a ése difuminado partido.
La carta que tenía el PRD, ¿o tiene? dada la insistencia de Miguel Ángel Mancera, a quién nunca convencieron de afilarse a ese partido, todavía puede ser, diezmado Jefe de Gobierno de la CdMx, quién ha sufrido sensibles deserciones de notables ex seguidores a quienes corrió del gobierno por ser simpatizantes de AMLO, y otras figuras que lo han abandonado a su suerte, con una opinión pública de los chilangos hacia el desempeño de su gobierno, que no le es del todo favorable.
Ésa es la disyuntiva del PRD, con tres opciones, 1) jugar con las endebles cartas de Graco o Silvano, para jugar un roll sólo testimonial.
O, 2) hacer una alianza de facto con el PAN y con el PRI, de facto, repito, dividiendo a la izquierda, pues no creo que se atrevan a tanto, de hacerlas formales y públicas, lo que sería darse un balazo en el pie.
Y, 3) Ceder, a regañadientes de la cúpula de “Los Chuchos”, a la presión de la corriente de las bases, que piden una alianza de las izquierdas a favor del más posicionado de la izquierda y uno de sus fundadores, (junto con Cárdenas y Muñoz Ledo), Andrés Manuel López Obrador. Esos son los tres caminos que tiene este disminuido partido.
De los posibles candidatos independientes y los partidos satélites, no tiene caso perder el tiempo, ni la tinta ni el papel, sería ocioso hacerlo. Todo lo anterior, es en el marco de la desesperación electoral exagerada de algunos, que ha provocado la publicación de las encuestas. Cada quién que haga sus apuestas, pero con cálculo prudente porque faltan muchas cosas que pueden cambiar o confirmar, el escenario político que tenemos a la vista.