¿Se amorcilló el cambio en el PRI?


La gran pregunta que nos hacemos es, si el PRI ya tocó fondo, nacional y localmente, como en el mundo de los alcohólicos, necesita tocar fondo para iniciar su recuperación y para tocar fondo, se requiere la aceptación de su enfermedad que provocó tanto mal. Mientras más se tarde en verlo y aceptarlo, los daños se pueden volver progresivos, irreversibles y terminales.
Mientras no se reconozcan las causas de la endémica enfermedad y cuál es su cura, ni el cambio de Delegado del CEN del PRI ni la renovación del CDE del partido pondrá remedio a la falta de credibilidad a la que se cayó. Será la decisión férrea de cambiar y corregir lo que podrá darle nueva vida al priismo, si no hay esa voluntad política y convicción, seguirá en picada. Y ya será otra generación quien lo haga resurgir, porque a esta se le está yendo el tiempo.
Soy priísta mil por ciento y por eso mismo me preocupa que se ignore la reflexión autocrítica o ignorar las razones por las que se perdió. Y lo más triste no es haber perdido el poder, sino haber perdido la confianza de la gente y que ese antipriísmo siga creciendo. Eso sí me preocupa y más, saber ver que no se hace nada por reconquistar la confianza ciudadana, sino todo lo contrario.
Cuando vemos que el Delegado Amador Gaxiola presentó su renuncia a seguir fungiendo como tal y hace entrega sigilosa a las oficinas del CEN tricolor de su dimisión, decisión tomada en lo oscurito, que no le compartió a ningún priísta duranguense ni a la propia presidenta provisional Anabel Fernández. Por elemental educación, debió de haberse despedido, después de unas cuantas reuniones con algunos priístas y sin haber visitado a la Laguna que es el bastión priísta de Durango, poco nos importa si ya le aceptaron la renuncia o no, el hombre está desmotivado. Y así no sirve para nada.
Ya no es válido interlocutor, porque despreció a algunos y subestimó la fuerza real de otros y trae una consigna que ya se la reventaron con una visión a la antigüita de que las cosas se harán de manera vertical y centralista, cuando las cosas en Durango y en el país ya cambiaron, o se hace de manera consensuada o no hay futuro. No a las imposiciones prometió Enrique Ochoa y ahora lo cumple, no debe haber engaño. Aquí ya pasaron los tiempos de que a raja tabla se hacía lo que el CEN dijera. Ahora se nos respeta.
Muy mala actitud tuvo el sinaloense líder del SNTE en Sinaloa, cuando de malas maneras un día tomando un café con varios priístas, entre ellos al ex diputado federal Francisco Monárrez Rincón, el ex presidente del PRI Lalo Campos Rodríguez, los ex presidentes municipales de Santiago Papasquiaro y Nazas, Juan José Nevárez y José Luis Galindo Almanza respectivamente y con el que esto escribe, también ex presidente del PRI y diputado federal, entre otras cosas.
Dijo para empezar, con arrogancia caciquil: que él no esperaba 15 minutos ni aún gobernador, refiriéndose a la media hora en la que llegamos tarde, a pesar que un servidor cuando concertó la cita le había avisado con anterioridad de nuestro retardo, ésa fue la introducción de una accidentado diálogo en el que se ofuscó y se le hizo ver la situación y sus equivocaciones de perspectiva. Ocasión que ante lo que se le corregía más pareció una alegata que una charla, hasta manoteó y tiró el café en sus piernas. Pero no te enojes Delegado, le dijo Juan José, al ver que se ponía colorado cuando se le hacía ver lo equivocado de sus apreciaciones.
Los aspirantes a presidir el PRI en Durango, dijo, eran piezas que pertenecían a otros liderazgos y de manera majadera agregó que “todos eran perros con dueño” y que “de todos no se hacía uno” desconociendo totalmente que cada uno, sin excepción, tienen su individual valía y una rica biografía ganada a pulso en el partido. Provocando se le perdiera el respeto.
A casi todos descalificó, uno a uno, mal empezó, dije, haciendo juicios de valor cuando apenas acaba de llegar y sin haber escuchado todas las voces y me temí que ya venía envenenado con prejuicios y predispuesto a imponer una decisión tomada cupularmente, proyectó que ya había escuchado a otros actores que ya no mandan ni pueden imponer, a los que seguramente consideraba más importantes, en la Ciudad de México, pues ya traía otra versión tendenciosa de las cosas.
Despertó el sospechosismo su afirmación que no iba a La Laguna porque el CEN no le había dado dinero, ¿entonces a qué vino? Si no va a recorrer el estado ni siquiera a donde tenemos la gran reserva del semillero de votos priístas como es La Laguna que está a dos horas, ¿o fue acaso una insinuación para que la alcaldesa le suministrara recursos? En otros tiempos, se designaba un sub delegado o delegado especial para La Laguna. Menos iba a ir al norte del estado, a la región de las quebradas o a los municipios del semidesierto.
Un senador de la República y cacique magisterial del SNTE en Sinaloa, todo cunde, que en sus masivas comelitonas de cumpleaños, a miles de invitados se les impuso la costumbre que le tienen que llevar un regalo todos los asistentes, y que nos venga a decir que él no vive de la política, haciendo esas lastimeras declaraciones, dio pena ajena.
En la referida reunión, nosotros no propusimos ni descalificamos a nadie, pero sí le exigimos respeto a las bases militantes y a todas sus corrientes. Que cambiara de manos el partido eso sí, un grupo intruso no debe seguir manipulando al partido. Así se lo dijimos personalmente cinco ex presidentes del partido al propio Enrique Ochoa, quien no conoce al priísmo, dicho sea de paso, en su primer visita a Durango y así lo suscribimos dos decenas de cuadros históricos priístas en un desplegado en ocasión de esa visita. Y lo seguimos reiterando. Ahora somos más los que lo exigimos que no haya sido un engaño.
Ahí, en la reunión con el Delegado, sentí que iba a fracasar en su cometido de unificar fuerzas para una renovación tersa y cohesionada, en vez de dedicarse a sólo escuchar a todos y tomar nota, como así se lo dijimos, lo que le causó enojo, apresurándonos a dar por terminada la conversación. Como perdonavidas, viendo el reloj, dijo que escuchaba media hora a cada quién y ya lo esperaba por ahí cerca nuestro amigo Polo Valdez aspirante a dirigir la CNC. Mal, muy mal. Nomás vino a agitar más las aguas.
Ignorancia política de algunos del CDE del PRI en Durango cuando declaran que no han recibido el documento de renuncia de este delegado, ni lo van a recibir muchachos, no sean ingenuos, no tiene por qué hacerlo en Durango, quién lo designó fue el CEN y es allá donde lo entregó hace 15 días.