Loading

Segunda matanza de militares

GRAL. CRESCENCIO SANDOVAL GONZÁLEZ. SECRETARIO DE LA DEFENSA NACIONAL:

+ Ninguno ama a su Patria por ser grande, sino por ser suya

Séneca

No cabe duda alguna, está avanzando una guerra en contra del Gobierno de la República.

Y sin que nadie nos lo haya confirmado, se trata de una lucha de las fuerzas del narcotráfico en contra del Estado.

… De manera que no cabrían, seguramente, dudas:

El país enfrenta una crisis que sabrá Dios hasta dónde llegue.

… Y que Dios nos agarre confesados.., porque las fuerzas enemigas presuntamente internas cuyas acciones venimos viendo desde algunos años atrás, cuentan con un arsenal que muy probablemente, supere incluso a las del Ejército Nacional.

Pero hay preguntas que es urgente plantear, aunque ahora quienes tendrían las respuestas están fuera del gobierno.., pero entre 2012 y 2018 lo ejercieron como si en realidad hubieran conocido la realidad, la cantidad y la calidad del armamento del narco, aunque sigamos todos pensando borrascas y exclamando en lenguaje vedado para este espacio, que quien prendió este fuego el uno de diciembre de 2006, fue Felipe Calderón en su intento por legitimar su ascenso al poder.

Nunca como en estos años del despertar del siglo XXI, las fuerzas guerrilleras habían logrado tantos estragos directamente contra el Ejército Nacional, aunque es también cierto que se han puesto broncas frente a todas las instituciones del orden público, policiales y militares; pero lo que todo el resto de los organismos ciudadanos y  oficiales fue dejando suceder fue todo aquello que hubiera frenado a esa inmunda fuerza que parece haber sido sembrada a lo largo y lo ancho del país, por la forma como ya pulula casi por doquier y prácticamente sin respeto a ninguna de las tendencias ideológicas y políticas que manejan la vida política oficial, como es el caso actual en la sede del Ejecutivo, de un hombre con tendencias izquierdistas pero cuyo pragmatismo le ha aconsejado gobernar con el instrumental neoliberal que le heredaron pero  al que no deja de atacar. Es obvio y natural que AMLO desea la paz en todo momento, pero preocupa que por modificar el régimen de gobierno se haya despreocupado -aparentemente, claro…- de la vigilancia profunda y de los riesgos que, insisto, casi todos conocemos y él, como el resto de la Nación mantenemos en el más lejano y solitario rincón de nuestros cerebros.

Pero esto -vuelvo a AMLO- ¡se acabó ya! Ha llegado la hora en que la Nación despierte y se apunte a contribuir con lo que cada quien tenga a su alcance y se apreste a trabajar por la única paz que en circunstancias como las actuales debemos concebir:

Una paz armada de voluntad por reconstruir todo lo que hemos permitido derrumbar; y levantar los nuevos monumentos que toda grandeza merece. 

Internet: o Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Comenta con Facebook