Loading

Sheinbaum, reprobada

La contingencia ambiental que aparentemente ya termina fue una sacudida para la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

En la opinión pública fue un corte de caja de casi medio año de gobierno. Reprobó en la evaluación.

El descontento por su respuesta a la crisis ambiental provocó que no solo se hablara de una pobre gestión en esa coyuntura sino también de lo que se percibe como una parálisis ante la inseguridad sin control en la ciudad.

La lluvia de críticas marcó claramente el fin del periodo de gracia que le permitía acudir a la coartada de culpar a las administraciones pasadas.

Si a la 4T se le ha desgastado el recurso a nivel federal, en el caso de la ciudad está terminado. No se puede esconder que Sheinbaum y el mismo López Obrador son parte de ese pasado al que se pretende culpar. Son 22 años de PRD-Morena en el poder.

La mujer que presumió en campaña su formación como científica fue vapuleada en redes y medios tradicionales cuando quiso explicar el fracaso ante su primera gran crisis con un triste: “la administración pasada no nos dejó protocolos”.

También quedó claro que asumir a su gobierno como una dependencia del proyecto nacional de López Obrador es inviable. El presidente no vendrá a salvarla de sus problemas. Y en este caso, al contrario: los recortes a rajatabla de presupuestos como el de la Comisión Nacional Forestal le hicieron más difícil la vida y pusieron en evidencia su falta de previsión frente a condiciones esperables en esta temporada. Ni siquiera había tocado la puerta federal para nombrar al responsable de la Comisión Ambiental de la Megalópolis, tema del que al parecer ni se acordaban en Palacio Nacional. En Semarnat parece que ni sabían de su existencia.

Esta semana, podría decirse que comienza el gobierno de Sheinbaum sola. La inseguridad y la contaminación no esperan. Apostar con fe a que AMLO le mande la solución con la Guardia Nacional ya no es opción.

Veremos qué medidas anuncia el miércoles sobre el Hoy No Circula y las verificaciones. Sobre la creciente inseguridad, es tiempo de que entienda que el esquema de cuadrantes aplicado hace más de 12 años por AMLO ya no sirve. Y que la policía y la procuraduría están rebasadas. Las cabezas, como se ha visto en varios casos recientes, no controlan ni a los suyos.

SACIAMORBOS. Y en el Estado de México, Alfredo del Mazo volvió a reprobar frente a la opinión pública por un tema metropolitano: para quienes viven en la populosa zona conurbada es una figura completamente ajena, como fantasmal. Estarán más pendientes de lo que anuncien en la Ciudad de México.

historiasreportero@gmail.com

Comenta con Facebook