Loading

Si no pueden renuncien

Eran muy altas las expectativas, estaban motivadas por el bono de confianza con el que llegó al poder, pero sus colaboradores cada vez convencen menos a la sociedad, algunos se perciben inexpertos y otros obsoletos, cada vez son menos los que no han sido señalados por su ineficacia o que le hayan causado problemas al gobernador.
Desde el inicio la asesoría y la operación política han sido muy deficiente, los secretarios y directores no han tenido la capacidad de llegar a acuerdos mínimos de respeto con las agrupaciones de sus respectivos sectores que plantean demandas y se manifiestan en presencia del Dr. Aispuro; lo siguen poniendo en posiciones de vulnerabilidad, no es posible que sigan sin construir las condiciones para evitar que cualquier liderzuelo se dirija públicamente al gobernador gritándole y manoteando, simple y llanamente porque representa la máxima autoridad institucional en Durango y su obligación es protegerlo.
Las auditorías a la anterior administración se han alargado más del doble de tiempo que en el que regularmente ya se tienen datos consistentes y eso ha generado un desgaste innecesario a un gobierno cuya principal fortaleza social consistía en que los corruptos enfrentarían consecuencias jurídicas.
Reitero, los problemas más graves que ha tenido el gobernador hasta el momento los han estado causando sus propios colaboradores; con la “fuga” en sandalias y bata de hospital del director del centro SCT después de que se le había ejecutado una orden de aprehensión por peculado, sin duda, se envió un mensaje de impunidad a los ex funcionarios que se supone están siendo investigados; por esa mala decisión documentada en vídeo, que tuvo impactos internacionales y se convirtió en Trending Topic en redes sociales, es innegable, que la Fiscalía perdió credibilidad y autoridad para perseguir a los corruptos del pasado.
Desde antes que se integrara el gobierno se percibía la escasez de cuadros que estuvieran a la altura de las actuales circunstancias que tiene Durango, si bien es cierto muchos fueron leales, acompañaron al Dr. Aispuro en su campaña y estuvieron en los momentos difíciles, en esos en que las puertas hoy abiertas estaban cerradas; la realidad está mostrando que eso no es suficiente para poder ayudarle al gobernador.
La eficacia del trabajo de los asesores radica básicamente en no exhibirse, en ser discretos, en crear rutas críticas para evitarle problemas al gobernador, protegerlo y ayudarle a solucionar los que surjan; hemos visto que se están rompiendo los moldes en este tema, la falta de criterio se ha traducido en no saber diferenciar reiteradamente dónde deben terminar las animadversiones personales y comenzar el profesionalismo.
Faltan cuatro meses para el primer informe de gobierno y hasta el momento no hay una sola política de estado, ni siquiera se han mostrado nuevas políticas públicas, las cotidianas acciones de gobierno tampoco han variado; es evidente que si algo está impidiendo el avance del gobernador es que su equipo de colaboradores no está mostrando creatividad ni nuevas ideas.
Siguen sin establecer un esquema de comunicación política que vaya más allá de publicar boletines de prensa, fotos y videos del gobernador en diversos eventos, el gobierno no ha tenido la capacidad de mandar mensajes trascendentes y socialmente útiles a una ciudadanía cada vez más exigente, informada y demandante; cada colaborador tiene su propio discurso y agenda, no hay acompañamiento, lo dejan solo.
Lo cierto es que a ocho meses de gobierno el gabinete ya mostró lo que le pueden aportar al Dr. Aispuro y a los duranguenses, han estado tropezándose solos, no han aprovechado este espacio valiosísimo en que la oposición partidista es prácticamente inexistente, los tiempos ya los alcanzaron y la problemática se les está acumulando en todos los ámbitos por la escasa capacidad de respuesta y de innovación.
Supongo que en lo humano ha de ser difícil para un gobernador despedir a un colaborador con el que se han hecho proyectos y se han compartido esfuerzos, en consecuencia, aquellos que evidentemente no están a la altura de sus responsabilidades y que han causado más problemas que los que resuelven, le ayudarían mucho al Dr. Aispuro si se adelantaran y le presentaran su renuncia; sin duda, esa sería una actitud honesta y muy respetable.

@ernestoescobosa

Comenta con Facebook