MINUTO X MINUTO

¿Qué hará el delegado del PRI?


A partir de que el delegado del CEN del PRI empezó a subir fotografías en Redes Sociales haciendo constar sus encuentros con los diversos aspirantes a la presidencia del CDE se volvió a percibir la operación de los distintos grupos, en esas imágenes se mostró con varias personas, incluso aquellas que no tienen alguna posibilidad y otras que están seriamente acotadas por su cercanía con el ex gobernador Jorge Herrera Caldera que entregó una administración muy cuestionada en cuanto a la honestidad con que se manejaron los recursos económicos en todas las Secretarías.
Los priistas deben estar conscientes de que a partir de que perdieron la gubernatura ya no pueden seguir dándose el lujo de improvisar dirigentes y candidatos, ya que precisamente esos excesos y la falta de sensibilidad política con la que fue dirigido ese partido por el “Herrera-Calderismo” es lo que derivó en el fracaso electoral de 2016.
Jorge Herrera Caldera estuvo a punto de ser derrotado por el actual gobernador en 2010, en esa ocasión fue rescatado únicamente por las capacidades que Ismael Hernández Deras siempre ha tenido para operar elecciones; la lección, fue que buena parte de los votos que obtuvo José Aispuro eran de militantes y simpatizantes del PRI.
El “Voto Oculto” en su contra no fue tomado en serio por Herrera Caldera como gobernador, ya que en vez de reconciliarse y construir una relación de confianza con los militantes y simpatizantes priistas simplemente optó por adueñarse de las estructuras partidistas imponiendo sus propios liderazgos, salvo algunas excepciones, eran inexpertos desconocidos que prácticamente fueron presentados en sociedad cuando los medios informaron que les fue tomada la protesta como dirigentes del partido, la CNOP, CNC y las organizaciones.
Los cuadros impulsados por el exgobernador nunca fueron más allá de hacer política despensera, competían entre ellos a ver quien repartía más en las colonias y ejidos para ir construyendo sus candidaturas, al fin de cuentas solo hacían lo que les enseñaron y además podían darse esos lujos porque en Durango no había oposición, la prensa estaba controlada y los demás partidos guardaban silencio.
El derrumbe político del “Herrera-Calderismo” quedó manifiesto el 5 de junio, todos los dirigentes que él formó o hizo crecer perdieron, fueron aplastados, en algunos casos por candidatos opositores desconocidos que al iniciar la campaña no tenían ninguna posibilidad y menos el acceso a los recursos de los gobiernos estatal, municipales y de las delegaciones federales como la de SEDESOL que quedó devastada con la complicidad del ex delegado Javier Hernández Flores miembro del grupo “Técnico” del PRI que decidió salir del país ante las contundentes evidencias de corrupción en su contra.
El delegado del CEN tiene una gran tarea en Durango, su prioridad debe ser construir las condiciones para que cualquiera que sea el próximo dirigente estatal le dé prestigio al PRI, que no tenga señalamientos de corrupción y que busque el cargo para cumplirlo y no simplemente para construir su propia candidatura, ya que tendrá el reto de rescatar la credibilidad, mostrarle a la sociedad un partido diferente y recuperar el “Voto Oculto” priista que llevó a José Aispuro a ganar la gubernatura y que detonó en una apabullante perdida de la capital y de todos sus distritos; Daniel Amador Gaxiola debe ser responsable de que el grupo político que propició esa derrota permanezca alejado de la posibilidad de retener el control del partido.
La política despensera del sexenio pasado fue un fracaso, se improvisaron decisiones, funcionarios, dirigentes partidistas, se utilizó al PRI y a las instituciones para jugar a la política y a los negocios, se marginó a los que pensaban distinto y los nuevos ricos aparecieron por todas partes, al grado tal que el ex gobernador, sus principales colaboradores y algunos de sus parientes recurrieron al juicio de amparo ante los señalamientos de corrupción hechos por el actual gobierno, mientras tanto, el proceso por la presidencia estatal priista sigue su curso y las auditorias a la administración “Herrera-Calderista” también.

@ernestoescobosa