MINUTO X MINUTO

Sin tantas bajas en el cuartel, el PRI termina otra etapa


Decidido a sacar al macho de las aguas pantanosas en que se encuentra desde que perdió el rumbo en septiembre de 2016, año en que se quedó sin jefe político por la pérdida de la gubernatura, Luis Enrique Benítez Ojeda finalmente ha logrado superar la primera etapa sin muchos descalabros; sacar adelante las nominaciones a diputados federales y locales, sin tantas pérdidas de militancia, como se pensaba.
El primer objetivo prácticamente ha sido cumplido, pues los liderazgos que hasta ayer habían dejado el cuartel tricolor carecen de estructura y prácticamente se llevan su nombre y su trabajo.
También dejó claro el dirigente estatal del PRI que en la primera etapa de designaciones de candidaturas federales, el objetivo fue retener, en una primera instancia, el voto duro del PRI, y luego, por el peso de las candidaturas, ir por el voto apartidista.
En la segunda fase, que correspondió a la nominación de candidaturas a diputados locales tiene como elemento principal combinar la experiencia y la juventud para ir por el voto ciudadano o apartidista.
La experiencia 2016 le dejó claro al partido de Enríquez Ojeda que la atención a la base militante, en estos tiempos de alta competencia, es fundamental, y que esta variable fue descuidada en las pasadas elecciones estatales y, en cambio, aprovechada por los estrategas de José Aispuro Torres para arrebatarles el municipio de la capital y con ello, la gubernatura del estado.
Este lunes 5 de febrero, el Partido Revolucionario Institucional comenzó el proceso de inscripciones de quienes aspiran a participar como candidatos a uno de los 15 distritos locales que estarán en disputa en las próximas elecciones presidenciales.
Y aunque el listado aún se encuentra incompleto, las primeras lecturas que se obtienen de quienes el lunes se presentaron a inscribirse, es la intención de la dirigencia estatal de darle espacio a casi todos las corrientes de poder que cohabitan en el interior de ese instituto político.
Por ejemplo para el Distrito 01, fue inscrita la dirigente estatal de la CNOP, Daniel Soto Hernández, una mujer con buena trayectoria dentro de las filas tricolor y que apenas en este año recibe su primera oportunidad para demostrar el trabajo territorial que ha venido llevando a cabo desde hace ya varios años en el municipio de la capital.
Para el Distrito 02, fue anotado Arturo Yáñez Cuéllar, un cuadro cetemista que a través de su trayectoria ha participado exitosamente por ese mimo distrito, además de ser en estos momentos dirigente estatal del Movimiento Territorial.
Para el Distrito 03, reapareció Manuel Herrera Ruiz, ex diputado local y ex candidato a la presidencia municipal de Durango. El popular Meño, aunque obtuvo más de 90 mil votos, cantidad record para un candidato priista a esa posición, perdió contra los 134 mil sufragios que en forma extraordinario obtuvo su primo, José Ramón Enríquez Herrera, actual alcalde capitalino.
En el Distrito 04, Arlina Adame, una joven mujer que por primera vez tiene la oportunidad no solo de demostrar que no se equivocaron en su designación, sino que cuenta con el carisma suficiente para atraer el voto juvenil y clasemediero que se concentra en varios fraccionamientos de ese distrito.
Para el Distrito 05, se presentó el joven Martín Vivanco Lira, hasta la semana pasada delegado de Infonavit. En el Distrito 06, Rosauro Meza Sifuentes, ex diputado local y quien por años defendió a su partido ante los órganos electorales. En el Distrito 08, va a buscar la reelección Maximiliano Silerio Díaz, hijo del ex mandatario Maximiliano Silerio Esparza. Silerio Díaz, en las pasadas elecciones estatales, ganó con facilidad este distrito.
En el Distrito 09, Distrito Marisol Peña. En el Distrito 10, Pedro Luna, cuadro de la alcaldesa Leticia Herrera. En el Distrito 11, Sergio Uribe, también activo de Herrera Ale. En el Distrito 13, la dirigente juvenil en Cuencamé, Flora Isela Leal. En el Distrito 14, el actual dirigente de la CNC, Carlos Matuk López de Nava.