El combate a la impunidad, trátese de quien se trate


El mensaje del gobernador José Aispuro Torres apareció en el Twitter después de las dos de la tarde. Antes de esa hora, un video comenzaba a viralizarse en las Redes Sociales. Un ex compañero de trabajo del bufete jurídico de José Ramón Benavente (hoy Fiscal General), después de discutir con un taxista por calle Florida, en el centro de la ciudad, le dispara a escasos metros al trabajador del volante. La escena fue grabada a pocos metros por lo que la discusión y la detonación se escuchan con claridad. Una escena que estremece.
El ambiente de crispación entre la ciudadanía, y no sólo en la clase política, se ha retroalimentado con el gasolinazo. El aumento a los combustibles, las marchas de protesta, el desorden y las largas colas para hacerse de las nuevas placas, mantienen un ambiente de clara tensión entre la población.
Y en este marco se registró ayer por la mañana el enfrentamiento verbal, y luego el disparo de contra la humanidad de un taxista, de parte de Daniel Cano, quien a plena mañana sacó de entre su saco una arma de fuego y le disparó al trabajador, lesionándolo en una de sus piernas de rosón.
Daniel Cano profesionalmente fue formado por Ramón Guzmán Benavente, cuando el hoy Fiscal, administraba un bufet de abogados. Durante ese tiempo, el joven abogado Daniel Cano pasó a ser su brazo derecho, por el empeño mostrado en la oficina.
Cano también participó activamente en las campañas a gobernador con Aispuro Torres en 2010 y 2016. Posiblemente cobijado por lo que hoy es su ex jefe y el haber participado en las campañas, porta una arma y eso le impulsó a responder a las posibles agresiones verbales del taxista.
Ante este hecho, primero circuló desde la Ciudad de México un Tweet del gobernador Aispuro Torres en los siguientes términos: “En #Durango no hay impunidad, quien la hace, la paga: con respecto al video que circula di instrucciones; el agresor será detenido y juzgado.”
Por su parte, Ramón Guzmán Benavente atendió a los noticiarios de televisión e hizo circular, también por las Redes Sociales, el siguiente mensaje:
“Quiero hacer la pertinente aclaración a la ciudadanía, que ante los hechos tan lamentables en que se vio involucrado un abogado, éste no forma parte ni es funcionario del gobierno del estado Durango y ni mucho menos de la Fiscalía. Precisar con toda puntualidad que en Durango no habrá impunidad, trátese de quien se trate, y como ha sido norma fundamental de este gobierno: el que la hace, la paga. Por eso, ante hechos tan lamentables, he girado la instrucción respectiva al ministerio público y a la Policía Investigadora de Delitos para que se practiquen las diligencias respectivas y se proceda conforme a derecho.
“Quiero señalar también con toda precisión, que éste abogado formó parte de una firma de abogados de la que formé parte yo, en tiempo pasado, y de la cual ya no formo parte, pues me di de baja con toda oportunidad el día dos de septiembre del año pasado y de lo cual hay constancia ante la autoridad fiscal, por eso quiero reiterar y recalcar que en Durango no habrá impunidad, trátese de quien se trate”.
Del pasado, la ciudadanía tiene amplios y copiosos ejemplos de este tipo de hechos que se reportaron no solo de ciudadanos ligados indirectamente al poder; hijos, familiares y mismos funcionarios fueron actores de hechos vergonzosos, indignante y retadores al estado de derecho y no sucedió nada.
Contra todo esto, la ciudadanía votó contundentemente el pasado cinco de junio porque aspira a crear a partir de este sexenio un nuevo sistema político, un nuevo sistema de convivencia basada en el respeto a la ley y a la dignidad de la persona. De ahí el oportuno y acertado mensaje del mandatario estatal, Rosas Aispuro y del mismo Fiscal Guzmán Benavente.
El responder en cuestión de minutos a situaciones que ofenden a la sociedad y retan a las autoridades, no solo es una acertada y reconocida política de comunicación, también una muestra de sensibilidad y de responsabilidad hacia los gobernados.
Trátese de quien se trate.