MINUTO X MINUTO

Donald Trump ya nos “tumbó” cuando menos, tres mil empleos


Desde hace dos semanas, el gobierno de José Aispuro Torres viene publicitando la necesaria participación de la ciudadanía en la consulta pública para conformar el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022. “Tu qué Propones” se ha convertido en una página web promovida desde el Comité de Planeación para el Desarrollo Estatal (Coplade), desde donde se puede opinar en torno a las variables que el Plan debe contemplar de cara al futuro de nuestro estado.
Sin embargo, esta propuesta que contendrá los lineamientos generales y el objetivo de gran visión para nuestra entidad en los próximos años, deberá de tomar como punto de partida la nueva realidad internacional a partir de la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos y que, indudablemente afecta el desarrollo de Durango.
En septiembre pasado, a escasos días de traspasar el poder, el ahora exgobernador Jorge Herrera Caldera insistió en que su administración heredaba al gobierno de Aispuro Torres la etapa final de las negociaciones para la instalación de cuando menos cinco empresas extranjeras que generarían de octubre a enero de 2017, cerca de 10 mil empleos directos.
Sólo faltaban detalles, garantizaba el hoy exmandatario.
Este martes siete, el diario de circulación nacional, Excélsior, presenta como nota principal que desde la llegada de Donald Trump a la Presidencia de los Estados Unidos, se han pospuesto inversiones por al menos cuatro mil 427 millones de dólares
“Desde que el republicano ganó la Casa Blanca compañías cancelaron o congelaron proyectos en México, afectando a San Luis Potosí, Baja California, Chihuahua, Tamaulipas, Durango, Quintana Roo, Coahuila, Jalisco y Nuevo León”.
Más adelante, Excélsior detalla:
— Los casos más graves son San Luis Potosí, donde en enero pasado la automotriz Ford anunció la cancelación de una planta, donde se tenía previsto invertir mil 600 millones de dólares y crear 2 mil empleos directos y 10 mil indirectos en cinco años.
— Otro caso es Tamaulipas, donde el secretario de Desarrollo Económico en el estado, Carlos Talancón Ostos, expresó hace unos días que “con la incertidumbre que tenemos con Trump estamos viendo que hay algunos proyectos que han puesto una pausa”.
Aunque no especificó cuáles son esos proyectos pausados, reveló que se tienen contemplados en ese rubro al menos 22 inversiones que superan más de mil 500 millones de dólares.
— El sector empresarial de Baja California dijo que la renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) mantiene paralizada al menos 40% de la inversión estadunidense en la entidad (alrededor de mil millones de dólares) que tenía planes de expansión para este 2017 en la franja fronteriza.
Se estima que la incertidumbre le pega a un sector que opera mil 79 plantas ensambladoras en Baja California y que genera 352 mil 167 empleos.
— El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Tijuana, Marcello Hinojosa, estima que hay inversiones que están “congeladas”, el regidor Manuel Rodríguez Monárrez precisa que no se concretaron al menos 300 planes de expansión de algunas firmas extranjeras.
— Ramón Dávila Flores, secretario de Desarrollo Económico de Durango, aseveró que con la llegada del republicano a la Presidencia de Estados Unidos se frenó la llegada de al menos tres empresas de los ramos autopartes, industria textil y aeronáutica, con una pérdida de al menos tres mil empleos y un freno a la inversión de entre 150 millones y 200 millones de dólares.
— En Jalisco, la empresa Aisin Seik, una de las principales fabricantes de autopartes para Toyota, dijo al diario The Wall Street Journal que podría cancelar su nueva planta si la automotriz japonesa cede a presiones de Trump, lo que significaría que dejaría de invertir 45 millones de dólares.
Son nueve las entidades que ya fueron afectadas con la política proteccionista del nuevo presidente norteamericano, por lo que el futuro del empleo en Durango, indudablemente que tendrá que pasar por esta nueva realidad que ya nos pudo haber costado cuando menos tres mil empleos directos como lo da a conocer Ramón Dávila.
El documento clave para el desarrollo de nuestra entidad, habrá de contener nuevos horizontes y un plan de acción que precise hacía dónde tendremos que apuntar para seguir generando nuevas oportunidades a los más de 25 mil ciudadanos que año con año se incorporan a la fuerza laboral de Durango.