Los duranguenses han despertado; Ahora sí a parir chayotes


De los acontecimientos que se registraron a lo largo de toda la semana pasada, hay cuando menos cuatro mensajes muy claros que habrá que rescatar, ya que indudablemente que repercutirán a lo largo de los meses.
1.- Un gobernador sensible.
Después de la serie de los reclamos que recibió por el replaqueo durante el pasado martes, cuando visitó a los camioneros que bloqueaban los accesos a la planta distribuidora de PEMEX, el gobernador José Aispuro Torres reaccionó de inmediato y pasadas algunas horas, anunció que el replaqueo será gratis.
Indudablemente que la respuesta del ejecutivo estatal al enojo de la sociedad que se mescló con el aumento a los combustibles, fue acertada, inteligente y oportuna. Aispuro Torres de inmediato se salió de la órbita de conflicto en que el ambiente nacional lo había metido y que ponía en riesgo no sólo su popularidad y buen ánimo de la sociedad hacia su gobierno, sino que el repudio hacia el impuesto por nuevas placas se lo reclamarían durante todo el sexenio.
Sin embargo, como señalaremos más adelante, las impresionantes manifestaciones que se registraron el pasado sábado y que confluyeron en la plaza de Armas, reclamaban su presencia. ¿Por qué no participó si es un gobierno ciudadano?
2.- Las redes sociales fuera del control gubernamental.
El sector camionero, ese que se enfrenta permanentemente a los abusos de sus líderes sindicales y que ahora se organizaron al margen de ellos y plantaron cara, por la sociedad, durante cinco días a las afueras de PEMEX, esos humildes pero orgullosos y valientes trabajadores del volante, se han convertido en la punta de lanza de una sociedad harta en contra de la injusticia y los abusos de sus gobernantes. Los duranguenses ya comprendieron que la democracia no es sólo ir a votar el día de las elecciones, sino que hay que refrendarla diariamente y en cada coyuntura.
No sé si se concentrarían 10 mil ó 12 mil o más. Lo que sí es cierto es que los duranguenses han despertado y saben que las redes sociales, esos instrumentos que hoy escapan a los controles de los gobiernos, sirven no sólo para pasar fotografías; también para organizarse y poner contra la pared de las autoridades.
3.- Los partidos políticos han quedado rebasados.
Cierto, nos han impuesto un sistema partidista- presidencialista, pero ahora los ciudadanos saben que sin ellos o a pesar de ellos, pueden organizarse y hacer que decisiones imposibles se lleven a cabo.
Los que se manifestaron el pasado sábado en tres frentes diferentes eran priistas, panistas, perredistas y ciudadanos sin partido. Jóvenes, niños, amas de casa, profesionistas, vendedores ambulantes, comerciantes, empresarios. Hubo de todo.
Cierto, la insensibilidad de nuestros gobernantes mantienen a cuando menos tres ciudadanos detenidos, pero esto en lugar de amedrentarlos, es alimento oportuno para que tengan un motivo y le den vida a un incipiente movimiento social que tiene mucho futuro.
¿Por qué los detuvieron? ¿cuál fue el motivo? En el bloqueo a PEMEX no hubo líderes. Se reiteró insistentemente. ¿Por qué no se llevaron a cien o a más?
Es una decisión equivocada, torpe, miope y que mantendrá, contra la voluntad gubernamental, vivo el movimiento ciudadano.
4.- El grupo parlamentario del PRI aprovecha la coyuntura.
Quienes no quisieron quedarse fuera de la coyuntura fueron los diputados priistas.
Citaron a reunión extraordinaria para ponerse de acuerdo junto con sus compañeros del Partido Verde y del PANAL para proponer próximamente, la eliminación formal del replaqueo y tenencia y evitar que en lo sucesivo, nuevas autoridades gubernamentales pretendan desempolvarlo e imponerlo de nuevo.
Claro, habrá que esperar las negociaciones que en los días por venir realicen con el mandatario estatal, quien tendrá su opinión muy particular sobre el tema.
Por lo pronto, en medio de las pésimas noticias de inicio de año, la buena, la excelente, es la noticia que la ciudadanía duranguense ha despertado y ahora sí, a parir chayotes.