Loading

El síndrome de El Peje contagió al “Joven maravilla”

Francisco Garfias

Le tundieron a Ricardo Anaya. Culpa suya. Le entró el “síndrome López Obrador”. Como lo hizo en su momento el tabasqueño, el jefe nacional del PAN dejó su lugar vacío en el debate televisado entre aspirantes presidenciales del PAN, que organizó el movidísimo conductor de Televisa, Carlos Loret de Mola.
En el estudio estaban Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle. Y enlazado, desde Chihuahua, Gustavo Madero, quien ya se descartó para la grande.
El exjefe del PAN ya dijo que él no va por la candidatura, pero aprovechó la cobertura del canal 2 para apoyar la exigencia de Margarita a Anaya para que defina públicamente, y a la brevedad, si va o no a buscar la candidatura presidencial del PAN, en el 2018.
En corto, todos sabemos que el “Joven maravilla” sí quiere, pero no puede confesarlo en razón de que ocupa la jefatura nacional del PAN. Ser árbitro y jugador pone dispareja la cancha. Favorece su proyecto, gana simpatías, aprovecha los spots en medios electrónicos.
En el CEN del PAN nos dicen que, como jefe del partido, Anaya debate con los presidentes de otras agrupaciones políticas y con el gobierno. “No desea polemizar con otros panistas en medios de comunicación”, nos dijo el vocero del CEN, Fernando Rodríguez Doval.
Ricardo sabe que el partido está en una posición inmejorable para regresar a Los Pinos en el 2018. Las elecciones de junio pasado fueron oxígeno puro. Ganaron siete gubernaturas —tres en alianza con el PRD— y ya mandan en once entidades. Polemizar desde ahora por la candidatura presidencial, puede ir contra la unidad partidaria.
“Antes de hablar del 2018, hay que atender los retos del 2017. Los que estamos en el CEN del PAN, empezando por el presidente, estamos concentrados en ello. Aún no es tiempo de definiciones de otro tipo”, puntualizó el vocero.
Margarita, Madero y Moreno Valle aprovecharon la vía libre que dejó Anaya en el Canal de las Estrellas. Le exigieron a Ricardo que se defina.
La esposa de Felipe abrió la ofensiva en el debate en contra del jefe panista. Una y otra vez pidió que defina ya si quiere ser candidato presidencial o presidente del partido. “La gente está cansada del doble lenguaje…”, destacó.
Madero se cobró una parte de las cuentas pendientes que tiene con el jefe nacional del azul. Fue su más duro crítico:
“Ricardo modificó los estatutos para estar, hasta un día antes de su registro como candidato, en la presidencia del partido. Y utilizar esa plataforma para, desde allí, construir su proyecto. Eso es lo que no hace una cancha pareja. Ya he señalado la necesidad de que se constituya una ‘Comisión de piso parejo’ y que él no tenga ese conflicto de interés. Ayer vi los spots. ¿A quién benefician? ¿Al PAN o a Ricardo Anaya?”.
Y Moreno Valle: “Nunca antes en la historia del PAN se ha dado el caso de que un presidente del partido en funciones sea candidato a la Presidencia de la República. No le pido que renuncie, sino que termine su mandato como jefe nacional”.
La ofensiva de los aspirantes en contra de Anaya podría entenderse al leer la sorpresiva encuesta que dio a conocer ayer GEA-ISA. El presidente del azul encabeza las preferencias entre los “identificados con el PAN” con un 40% de las preferencias. Le siguen Margarita con 36% y Moreno Valle con 6 por ciento.
En esa encuesta, que se terminó de levantar el 21 de septiembre, el “Joven maravilla” supera incluso a López Obrador cuando la pregunta se abre a los potenciales candidatos de otros partidos.
El joven panista recoge el 21% de la intención del voto; Osorio Chong el 15%; Andrés Manuel el 14%; Mancera el 6% y El Bronco el 3 por ciento.
“Por eso andan tan bravos”, nos dijo un anayista.
El programa Despierta con Loret fue balcón de las intenciones presidenciales del gobernador de Puebla. Por primera vez abrió completamente las cartas.
“Voy a gobernar el Estado hasta el último día de mi mandato. Pero a partir del 1 de febrero me dedicaré, de tiempo completo, en cuerpo y alma, a ser candidato a la Presidencia de la República por el PAN”. Margarita aplaudió el gesto. “Lo que es importante es la claridad con la que se presentan las cosas”, dijo.
Menudo susto se llevó el nuevo dirigente estatal del PAN en el Estado de México, Víctor Hugo Sondón. La madrugada que siguió a su elección apareció una corona de muertos en su domicilio particular de Toluca. La bronca es que nadie de su familia había fallecido.
No hay duda de que se trataba de un mensaje intimidatorio. De inmediato se desataron las especulaciones. Unos piensan que fue un mensaje político perverso para intimidarlo. Otros creen que las manos anónimas que colocaron la ofrenda floral tienen la intención de frenar su “perfil opositor a malos gobiernos”.
El dirigente local del PAN prefirió no especular sobre el hecho. No señaló a nadie, pero sí reiteró que su partido mantendrá una postura crítica frente a acciones del gobierno que afecten a los ciudadanos.
En Sinaloa se gesta una rebelión de productores de maíz blanco y de pescadores en contra del delegado de la Sagarpa, Jorge Márquez, y del mismísimo secretario del ramo, José Calzada. ¿La causa? Los subsidios que andan escasos, los precios del grano por los suelos, y con la pesca “no alcanza ni para la gasolina”.
Los productores de ese estado se quejan de que Calzada ha comentado que sólo saben “estirar la mano” y que no buscan diversificar sus cultivos. “¿Con qué?”, se preguntan. Nos dicen también que el tema de los subsidios ha distanciado a los otrora amigos: el gobernador Malova y el secretario Calzada.

Comenta con Facebook