MINUTO X MINUTO

En espera de la evaluación


En el marco de los primeros seis meses de la administración de José Aispuro Torres como Gobernador Constitucional del estado, se dio respuesta al rumor de cambios en su gabinete.
El imaginario popular mencionaba a funcionarios que no daban la eficiencia que demandaba el Gobernador, otros aseguran que no pocos actuaban por la libre, hay quienes -dicen en los mentideros- generan situaciones ríspidas internas, se confrontan con sectores de la sociedad, carecen de proyecto y hasta funcionarios que tienen a su servicio periodistas que golpean por ordenes de ellos, es decir, comunicadores absolutamente funcionales a sus intereses, no a los intereses de la administración.
Primero fue el secretario de Gobierno, Arquitecto Adrián Alanís quien manifestó que se haría una evaluación de cada uno de los integrantes del equipo para saber quien cumple y quien no, este fue en términos generales el planteamiento.
Luego el Gobernador Aispuro Torres ratificó el compromiso de la evaluación y dejo claro que él será quien la haga. Esto creemos que es importante porque asuma esta responsabilidad haciendo a un lado grupos o personas que le ensucien el escenario interno al pretender hacer evaluaciones sesgadas.
Este compromiso contraído con la ciudadanía sin duda es uno de los más importantes, sino es que el más importante, no solo por el hecho de que someterá a un análisis la actuación de sus colaboradores, sino que acalla rumores que se convierten en cuchillitos de palo.
El que el Gobernador haya manifestado que será él quien haga la evaluación de ninguna manera significa que va a ponerse a analizar las acciones, las actitudes, las conductas, los resultados, la eficiencia, la eficacia de cada uno de sus colaboradores, de ninguna manera, el es el gobernador y su trabajo es mucho más trascendente para los ciudadanos, lo que en nuestra opinión queda claro, es que el nombrará un despacho o un equipo que con toda imparcialidad haga este análisis y le presente conclusiones.
Salvo mejor opinión, a lo que sí está obligado el Gobernador es a hacer transparente el método, me parece que esta demás decirlo puesto que el compromiso con la transparencia en más de una ocasión el Ejecutivo del Estado lo ha manifestado. El que el método de evaluación sea transparente significa que quién obtenga baja calificación (lo que no significa que deba de ser despedido) tendrá asumir los resultados sin replicar, ya que ante la transparencia lo único que queda es acatar las consecuencias, que repetimos, no significa que renuncie, sino que corrija errores y supere deficiencias, si no lo hace, nos imaginamos que entonces el Gobernador tomará otras medidas.
A nosotros nos gustaría que esta evaluación fuera ciudadanizada, estos es, que en el proceso de análisis participara un grupo de ciudadanos para verificar que no haya mano negra, ni prevalezcan intereses ajenos al proceso y se cumplan las instrucción que al respecto dará el gobernador del estado.
Por otra parte, la ciudadanización en el proceso de evaluación de funcionarios abre el abanico democrático de la actual administración, lo cual significará el inicio del cambio comprometido con la ciudadanía.
Muchos ciudadanos estamos al pendiente de la ejecución de este compromiso, respaldamos sin duda al Gobernador Aispuro Torres porque esta acción significa que quien no trabaje y trabaje con honestidad, con disposición al diálogo ciudadano, con responsabilidad de tener un proyecto serio y de cambio, podrán continuar o no sirviendo a los ciudadanos desde su la responsabilidad contraída.
Quien actúe de manera seria y comprometida es quien está respondiendo tanto al Gobernador como al estado. Quien camine por los sótanos de la grilla y la tenebra, de compromisos sórdidos y el cochupo, lo mejor es que la valla pensando, porque si no cambia, sus días en la administración pueden estar contados. O no.