MINUTO X MINUTO

Una aproximación sobre la identidad de la mujer


Este ocho de marzo en el marco del Día Internacional de la Mujer fui invitado por el INEGI a un panel, intercambié puntos de vista con la comunicadora Martha Alicia López y con la investigadora de la UJED, Dra. Beatriz Elena Valles Salas. Abordamos tres temas: identidad, educación y trabajo. Voy a compartir en tres envíos algunos de mis puntos de vista expresados en dicho panel.
Según mi punto de vista la identidad de la mujer la definen factores particulares y generales. En lo particular se encuentran su estatus social, profesional, étnico, racial, la zona geográfica de donde es. Si bien son particularidades que también tienen los varones, en las mujeres existen diferencias bastante desfavorables para ella.
La mujer indígena sin duda se encuentra en un plano marginal muy marcado, vemos “marías”, pero no vemos “marios”, vemos en nuestra comunidad tepehuana hombres con cuatro mujeres, al estilo musulmán, pero no vemos mujeres con su harem de hombres (por aquello de la equidad de género). En el sureste venden a las niñas desde los doce años, pero no trafican con varones (quizá no son negocio).
La cultura, la educación, el estatus laboral definen la identidad de la mujer, se fortalece en la medida que aumenta su nivel académico (siempre y cuando tengan trabajo) o incursionen en la vida intelectual o creativa.

Estatus laboral
El estatus laboral de la mujer por sencillo que sea define una identidad, no es lo mismo decir soy la secretaria de un licenciado, que soy secretaria en la CFE, trabajo en el IFE que en el Municipio, en el INEGI que en el Gobierno del Estado.

Estatus residencial y de consumo
No es la misma identidad de la mujer que vive en Villas Campestre o en Potreros del Refugio, la que trae un carro de modelo reciente o la que anda en camión, la que nos platica que acaba de llegar de McAllen de comprar ropa o la que busca ofertas en el Excuartel Juárez.

El estatus influye en su aceptación social
Son las particularidades que definen el perfil de la identidad de la mujer, lo lamentable es que ese perfil de identidad va a hacer que sea aceptada o rechazada, le abran las puertas de las oportunidades o sea excluida en muchos aspectos como: el salarial, el político, el educativo, el cultural, la atención de su salud, el acceso a vivienda, alimentación. Incluso en la impartición de la justicia: tres mujeres indígenas estuvieron cerca de cuatro años presas acusadas de secuestrar a seis policías federales, tuvieron que acudir a cortes internacionales para defenderse, salieron libres y la PGR tuvo que pedirles disculpas públicas. En el acto reivindicativo de estas tres mujeres indígenas, la hija de una de ellas dijo “la ignorancia y el miedo no deben callarnos”.

Factores de identidad general, derechos humanos
Están los factores generales que definen la identidad, son los relacionados a los derechos humanos. Ahí es donde la mujer camina en las sombras, las que no existen. Así vemos que en el 2015 hubo 26 mil muertes por violencia, no dicen cuántas de ellas fueron mujeres, se pierden en la generalidad del dato, se oculta la violencia intrafamiliar contra ellas, poco se sabe que en Veracruz en el gobierno de Javier Duarte en un fin de semana desaparecieron cerca de cincuenta mujeres por haber ido a fiestas organizadas por bandas rivales, lo callaron. Los feminicidios no se cuentan, existen pero se omiten, afectan la imagen política, las cifras del embarazo de adolescentes no es claro, la violaciones contra niñas cometidas por agresores sexuales, se callan, la mujer queda desvalida, desprotegida y marcada de por vida.

Mujeres sin identidad
¿Cuál es la identidad de estas mujeres? Simplemente se las niega una sociedad que camina por tres vías agresoras: el sistema capitalista que las explota, el patriarcado que las domina y el machismo que las manipula. O no.