Loading

Su tiempo pasó, se resisten a aceptarlo

No es fácil definir la coyuntura política, ahora sucede que todo mundo sabe lo que es bueno para el país, partiendo de que lo único malo es López Obrador. Es cierto lo que leí por ahí, si eran tan buenos por qué hicieron de México un asco.

Para una posibilidad de cambio de modelo pacífico, los elementos que se mueven en torno a este intento son bastante complejos. Deseando el fracaso se mueven muchas fuerzas, sobre todo el poder de quienes perdieron sus privilegios,  los grupos conservadores, los soportes de apoyo de los grupos funcionales, los que de manera ingenua son manipulados para unirse al linchamiento.

Podría desconcertar que sean los mismos que atacan al Presidente López Obrador, los que se oponen a un referéndum para ver si continúa o deja la presidencia, histórico  planteamiento.

López Obrador propuso que en la boleta de las próximas elecciones federales se le incluya para someterse a referéndum, pusieron el grito en el cielo, que quería cobijar a los candidatos de Morena, cambió la fecha y tampoco aceptaron, ahora quieren que termine el sexenio, cómo ven.

Todo esto no es más que la confusión que generan los antilopezobradoristas que hasta ahora no se han constituido en una fuerza organizada que haga propuestas y promueva alternativas, viven de y contra López Obrador, el motivo de su existencia.

Las cosas son tan extrañas que en el PRI hay una verdadera migración hacia Morena, lo cual resulta  incomprensible;  si es un loco de atar, según los sostienen sus detractores, cómo se van con él. Si es un absoluto irresponsable, cómo es que está calificado como de los cinco mejores presidentes del mundo. Si sigue siendo un peligro para México cómo es que tanto el Presidente como su gobierno siguen teniendo alta aceptación entre los mexicanos.

Hasta hoy la embestida en su contra: diaria, machacona, intensa, feroz, no ha podido debilitarlo. Quizá cause alguna risa, unas veces burlesca, otras sarcástica y no pocas veces  nerviosa por el ingenio de “memes”,  algunos  medio grotescos.

Esta tenaz manera de intentar crear desestabilización,  a la que se une el expresidente Vicente Fox que ya convoca otra movilización en contra de AMLO, va a continuar días, semanas, meses, años y nada pasa.

Me recuerdan, guardando las proporciones, a los disidentes del régimen cubano, los que abandonaron la isla soñando regresar a poner sus burdeles. Intentaron por más de 300 formas matar a Fidel Castro, y diariamente decían: “mañana muere Fidel, mañana muere Fidel”, uno a uno estos hombres fueron muriendo y continuaron sus hijos diciendo “mañana muere Fidel, mañana muere Fidel”, y fueron muriendo uno a uno, quisieron que los nietos siguieran en lo mismo, a ellos ya no les interesó. Fidel murió de anciano.

Los gobernadores panistas no le entran a las campañas de ataque al presidente, mantienen su discrepancia en el terreno institucional, ni siquiera “El Bronco” que prometió no dejar descansar a López Obrador, a Javier Corral se le bajaron las pilas y eso que no es mañanero.

 Si siguen con la estrategia del ataque a discreción como forma de desgastar al Presidente, usando periodistas sin credibilidad y sin impactar en la base social, pudiéramos asegurar que su batalla está perdida, y más si no se dan cuenta los del modelo pasado, que su tiempo pasó, se resisten a aceptarlo. O no.

Comenta con Facebook