MINUTO X MINUTO

Tanto va al cántaro al agua…


El líder del CEN del PRI estatal siempre se ha mostrado belicoso, arrogante e imprudente, es su personalidad, carga un ego que opaca sus buenas intenciones si desea hacer un buen papel al frente del priismo duranguense.
Hay verdaderos liderazgos que no están dispuestos dejar pasar acusaciones y van a defender su trabajo, pues no es justo que con el fin de aparentar un “control” que no tiene, trate de pisotear el trabajo de los que sí han luchado por el partido cuando él no daba muestra de la experiencia y validez que dice con que cuenta. Por su mente no pasaba la idea de que su partida perdería las elecciones para gobernador ni para presidente municipal de la Capital.
Cuando Benítez asume posesión muy trompicadamente, adoptó las caras el de: conciliador, negociador, condescendiente y ocultó su verdadera faceta: la soberbia y trató vanamente de mostrar los rostros que nunca tuvo y quizás ni pretendía, él arribó al PRI a buscar culpables y quién le pagara por las traiciones, según él, las mismas que fueron la causa de que su partido perdiera. Como araña ponzoñosa comenzó a tejer una red de acusaciones a diestra y siniestra. Lo que muchos comentan, es que sus errores, su carácter y tácticas y estrategias poco efectivas motivaron la pérdida ya que fungía como coordinador de campaña, que no lo quiera ver así es otra cuestión.
El último enfrentamiento lo protagoniza nada menos que con el priismo de la Comarca Lagunera, a sabiendas de que es un coto priista desde los tiempos de Don Carlos Herrera Araluce (q.e.p.d), ¿Por qué ese afán destructor? Hace unos días fueron las seccionales de la Capital, quienes se le inconformaron por no ser tomadas en cuenta y así hay casos aislados, pero no dejan de sumarse los conflictos. Ya se lo decíamos, no es lo mismo ser borracho que cantinero.
Dice el dicho que tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe y los que está haciendo Benítez no abona a que mantenga un liderazgo fuerte, al contrario lo que está sembrando es cizaña, la misma a la que deberá encarar con otros argumentos.
Está propiciando que se organice un frente en su contra y se ve difícil que tenga un Plan de Reparación de Daños, ya traspasó esa línea imaginaria que no debe ser transpuesta a riego de afrontar todas las consecuencias.
Por otra parte, debe tomar en cuenta que mientras no haya una definición de candidatos tanto a puestos de elección federal como local, mantendrá las oficinas del partido más o menos concurridas, pero ahí viene otro problema que nos es nada simple, pues depende de las formas como estos sean designados e indudablemente nuevos descontentos habrán de aparecer y por lo pronto ya alborotó la gallera.
Muchos enfrentamientos y descalificaciones y ninguna reconciliación ni negociación, ese camino no conduce a ningún lado. Y en esto a nadie le puede echar la culpa, es él el que debe cargar con el fardo de tantos errores que hasta ahora ha acumulado. Además, dicen los que lo conocen que no se deja ayudar, así o más claro.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres