Loading

Transparencia y debido proceso

Como es ya del dominio público en días pasados la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) registrar a Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”, como candidato presidencial independiente, al considerar que se violó su garantía de audiencia y con ello se afectó el debido proceso.
El sentencia, aprobada con 4 votos a favor y 3 en contra, desde luego que no cayó nada bien en la opinión pública. Se le está brindando una oportunidad a alguien que realizó trampa para poder acreditar el mínimo de firmas necesarias para poder ser candidato presidencial. Y, sobre todo, por el actuar de la instancia que sería el “arbitro” de los próximos comicios en los que se habrá de elegir al nuevo presidente de los mexicanos.
Lo que son las cosas, recién asumió su cargo como gobernador del estado de Nuevo León, El Bronco no ha podido aún, como prometió, encarcelar a funcionarios de la Administración anterior, incluido al ex gobernador Rodrigo Medina. En ese entonces, el hoy candidato independiente a la presidencia constató la diferencia entre los deseos por llevar a cabo lo que fue su principal bandera de campaña, con la realidad que se encontró al asumir el poder y es que se tiene que investigar, reunir evidencias que un juez considere suficientes para girar órdenes de aprehensión y someter a juicio a cualquier acusado, precisamente para no violentar el debido proceso.
Uno de los casos más célebres relacionados con el tema del debido proceso, es el de la ciudadana francesa Florence Cassez. Existen testimonios de su culpabilidad como secuestradora de víctimas y cómplices. Fue liberada no por demostrar su inocencia, sino porque hubo faltas en el “debido proceso”, entre ellas, el famoso montaje de la captura “en vivo y en directo” de la francesa, transmitido en el noticiero matutino conducido por Carlos Loret de Mola, el cual estuvo “producido” por Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón.
Muchas de las voces que en su momento aplaudieron la liberación de Cassez, hoy reclaman el registro de El Bronco. Una vez más el “debido proceso” se impone a la certeza en el cumplimiento de las reglas. El Tribunal Electoral ha contribuido, con su decisión, a crear un ambiente, desde hoy, de una elección que muy seguramente, y sin importar quien gane, será impugnada. Por lo pronto, es de esperarse que también quede registrado como candidato independiente “El Jaguar”, Armando Ríos Piter, a quien se le dio la oportunidad de demostrar que no hizo trampa. Ambas decisiones, además de ser sumamente cuestionadas, han robustecido la teoría de que detrás de las mismas está la mano de Los Pinos, como una estrategia para restarle votos al puntero, Andrés Manuel López Obrador, para que los sufragios anti sistema se diluyan entre varias opciones.
Falta ahora que la Suprema Corte de Justicia de la Nación se manifieste por la licencia por seis meses que solicitó El Bronco, ya que su permiso vence el último día de junio y para estar en condiciones de ser votado tendría que separarse definitivamente del cargo. El artículo 92 de la Constitución local señala que nunca se concederá al Ejecutivo licencia con el carácter de indefinida ni tampoco por un tiempo mayor de seis meses. Entonces, tendría que separarse definitivamente del cargo, el Congreso de Nuevo León nombrar a un gobernador interino y este a su vez convocar a nuevas elecciones.
Sin embargo, y a juzgar por lo que hemos presenciado, el gobernador con licencia del estado de Nuevo León no tendrá ningún problema por participar en las elecciones.

ladoscuro73@yahoo.com.mx
@ferramirezguz

Comenta con Facebook