Loading

Tristes saldos del 2017

Último día del año, no hay mucho que festejar, diríamos que es un año para olvidar, los apremios de la pequeña y mediana empresa son cada día mayores, los bancos restringen préstamos, los programas de apoyo institucional se hacen complicados pese a que se afirme lo contrario, esto dicho por los mismos empresarios, la economía interna sigue frágil y la externa amenazada con el retiro del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos y quizá también de Canadá lo que colocará la exportación e importación en situaciones difíciles. La competitividad puede estremecer la economía nacional al tonarse medidas macroeconómicas diferentes.
Se generan empleos -según se dice-, pero nunca se habla de la calidad de los empleos, ni si son fijos o eventuales, o con prestaciones o sin ellas, ni cuál es el salario que percibirán, tampoco se habla de las jornadas de trabajo. Las condiciones laborales cada vez son más adversas para el trabajador, periodos de trabajo de tres meses para que no creen antigüedad, eso dificulta tener las semanas cotizadas en el Seguro Social para lograr una pensión a los sesenta años, quizá aumente a los 65.
La calidad educativa va viento en popa “dice el gobierno”, pero en los parámetros internacionales eso no se ve. Una “Gran Reforma Educativa”, dicen los del poder político, que obligaron a los maestros a aceptarla con amenazas de despido y retención o suspensión de salarios, sin contar las palizas, las detenciones y los amedrentamientos. La Reforma Educativa se impuso a la fuerza, nunca con elementos de convencimiento, tampoco con la incorporación de propuestas surgidas por estudiosos en la materia. Nosotros escuchamos a los maestros, de la CNTE y del SNTE, todos hablan pestes de la Reforma Educativa, pero “en corto”, hablar fuerte les puede costar caro.
Este año fue de terror, miles de familias sufrieron la violencia, son miles de muertes violentas, en su gran mayoría si saber quien las mató, porque las asesinaron, se manejan cifras que dicen poco, realidad maquillada, familias aterrorizadas que prefieren callar su pena antes que buscar justicia. Cuantos huérfanos, cuántas viudas, cuantos padres y hermanos desolados, esto no se dice, lo que no se puede acallar es la tristeza que recorre el país.
Crece el número de mujeres violadas, torturadas, asesinadas de manera brutal, la mujer sigue siendo excluida en muchos espacios de la productividad, del derecho, ahora también de la seguridad, del derecho a vivir, la mujer, ser humano desvalido, manipulado, usado, utilizado, agraviado.
Nos volvemos cada vez más primitivos, con una idea salvaje del existir, he escuchado a comunicadores decir ante el caso de un ejecutado, “el se los buscó”, la manera más brutal de denigrar a un ser humano porque ni siquiera se sabe cuáles eran sus actividades, una manera de ser aliado de un sistema político muchas veces cómplice, muchas veces culpable el trabajo sucio mediático que se hace a cambio de miserables dádivas.
Nos enfrentamos a la cultura de la muerte, escuchar a jovencitos de secundaria y quizá de primaria expresiones como “le dieron piso” el lenguaje de la delincuencia que denota un desprecio a la vida, eso duele, o debería doler. Adolescentes, hombres y mujeres a los que escuchamos manejar los tipos de drogas como si fueran dulces. Es un reflejo de un deterioro social profundo que el estado no enfrenta, no atiende, ni les preocupa, ellos estarán más atentos a las campañas electorales.
Los robos se agudizan, y con ello el riesgo real de ser agredidos por los ladrones de casas. No tenemos el dato estadístico, pero es un hecho que la gran mayoría son adictos a las drogas, desesperados por su consumo, con el síndrome de abstinencia. Estos robos ponen en riesgo a la sociedad, a la familia, a todos.
Ciertamente la seguridad en el centro histórico ha estado garantizada, es un alivio, nuestra visión crítica no puede tampoco negar los aciertos, eso habla bien de la policía preventiva, de la policía estatal y del Ejército que han patrullado con respeto a la ciudadanía. O no.
PD. Deseamos un feliz año para todos, que el año que inicia sea de parabienes, salud y fortaleza.

Comenta con Facebook