Loading

Triunfo del abstencionismo

Como manifesté en este mismo espacio hace unas semanas, el abstencionismo fue el gran triunfador en las elecciones del pasado domingo. El desencanto por las promesas no satisfechas de un verdadero cambio, campañas políticas deficientes, candidatos y propuestas no muy atractivas para el electorado, guerra sucia y un contexto de tensión y encono entre autoridades estatales y municipales fueron los factores que conspiraron para que se diera esta desangelada jornada electoral que se caracterizó por la apatía.

En vano resultó el esfuerzo de la clase empresarial local por motivar a la participación ciudadana, para que se manifestaran en las urnas. La Cámara Nacional de Comercio de Durango (CANACO), lanzó la campaña Mi Voto Vale, a través de la cual se ofrecían descuentos en restaurantes a las personas que al demostrar, a través de la tinta indeleble en el pulgar, que habían ido a sufragar se les harían descuentos en este tipo de establecimientos. A decir de su presidente, Mauricio Holguín, los restaurantes estuvieron más solos que cualquier domingo normal.

En cuanto a los resultados, como se sabía desde hace tiempo, la contienda sería realmente entre dos: Jorge Salum (PAN – PRD) y José Ramón Enríquez (MC), o como era del dominio público conocido el duelo: Bicentenario contra Carnation. La victoria resultó para el primero. En ambos equipos de campaña se hizo notar que echaron mano de estrategias y maniobras que el PRI volvió la marca de la casa y que han sido ampliamente criticadas y cuestionadas y que hoy en día se toman como modus operandi los partidos que detentan el poder en turno. De esta manera deja de ser noticia el dispendio de dinero público para repartir el día de la elección y los días previos.

Sorprende que MORENA y su candidato hayan sido relegados hasta la quinta posición, superados hasta por el PRI, lo que ya es decir bastante. Los principales culpables de la derrota histórica del PRI en Durango en 2016 y que participaron, unos en MORENA y otros en el PRI, no contaron con el hartazgo de la ciudadanía que no se creyó del todo el cuento.

El tercer puesto fue para el PT y su abanderado Gonzalo Yáñez. Llama la atención que al pertenecer Durango a una de las regiones del país en donde los niveles de aprobación de López Obrador son más altos, en esta elección ni MORENA ni su aliado en otras ocasiones, el Partido del Trabajo, hayan pintado. Han quedado muy rezagados con una discreta y casi testimonial participación.

La victoria en la capital del estado de Salum se debe de traducir, al menos en teoría, como una señal positiva para quienes vivimos aquí. Mucho se ha dicho que el conflicto que se generó entre el gobernador Aispuro Torres y el alcalde José Ramón Enríquez se tradujo en inacción para el desarrollo de esta ciudad.

Ante este nuevo escenario no tendría por qué haber excusas para que se trabaje en equipo por el beneficio de Durango y sus habitantes y dar muestras más tangibles del cambio que la ciudadanía demandó a gritos en el 2016 y del cual ha visto muy poco hasta el momento.

En cambio, el Dr. Enríquez muy seguramente iniciará, desde otro ámbito, no del contexto más propicio que significaba el continuar en la presidencia municipal, la construcción de un proyecto rumbo al 2022. Los números hablan de un capital político que generó que no puede desdeñarse tan fácilmente.

Más allá de los resultados, la gran nota de este proceso electoral son las elevadas cifras de abstencionismo. En ese contexto no puede hablarse de un triunfo de la democracia.

Botica

Cancelación.- Derivado, muy seguramente, por el amago de Donald Trump de imponer aranceles a los productos mexicanos en días recientes, se canceló la visita que tenía programada a Durango la secretaria de Economía del gobierno federal, Dra. Graciela Márquez Colín.

Rocky Mexicano.- Sigue dando de qué hablar la impresionante victoria del pugilista mexicano Andy Ruiz ante el otrora campeón mundial, el inglés Anthony Joshua. El estilo entrón y fajador, tan característico de la escuela mexicana de boxeo cobró notoriedad en un boxeador al que el actor Sylvester Stallone no dudó en bautizar como El Rocky Mexicano.

@ferramirezguz

ladoscuro73@yahoo.com.mx

Comenta con Facebook