Loading

UJED, la ruta para la excelencia…

Conociendo el problema por el que atraviesa nuestra Alma Mater, me dediqué a buscar los proyectos y programas de los candidatos a la Rectoría. Me encontré el de Rubén Solís, aquí los puntos sobresalientes.

1

. Merecemos una mejor Universidad. Anhelamos un futuro promisorio para la UJED, institución de los duranguenses que ven en ella la oportunidad de desarrollo para sus hijos. Queremos una Universidad autónoma, con liderazgo social y académico, con formación de calidad en sus profesionistas capaces de impulsar el progreso de nuestro Estado.

2

. El modelo educativo de la UJED debe ser transversal e incluyente, considerando tres áreas de acción: El personal académico y administrativo, el estudiantado y la toma de decisiones para orientar el quehacer universitario hacia la inclusión, la igualdad y la equidad de género. El consenso escolar sobre la equidad de género y la no violencia, así como un alto a la discriminación deben ser parte del quehacer universitario no solo en lo interno sino también en su relación social. Existen criterios en diversos rankings para que las universidades adopten estas filosofías humanistas, no como calificación sino como estrategia de avance.

La acreditación de programas educativos y la certificación de procesos administrativos han beneficiado parcialmente el servicio educativo que presta la Universidad. Las unidades académicas y la administración central llevan a cabo procesos “de calidad” para acreditaciones y certificaciones, pero no se han vuelto una práctica constante de trabajo. Se realiza una acreditación y/o certificación porque el personal encargado “integra carpetas”, “recoge evidencias”, y/o hace “evaluaciones de satisfacción de usuarios”; acciones realizadas cuando están por llegar los evaluadores, mostrando con ello una manera no adecuada de trabajo. Esa no es una forma laboral que transforme el sistema de calidad.

3

. La Ley Orgánica y sus reglamentos deben estar armonizados con la universidad que queremos, es urgente actualizar, modernizar e incorporar una visión de futuro para la UJED en su marco normativo. El modelo académico de nuestra Universidad no es compatible con la normatividad vigente, situación que hace que muchos objetivos que se plantean sean complicados llevarlos a cabo, por ejemplo, el diseño curricular de los planes de estudio es flexible y por créditos, mientras que el marco normativo contempla un currículum tradicional de carga completa por semestre. Este es uno de los muchos ejemplos que pueden citarse y que deben atenderse, ya que existen vacíos y situaciones contradictorias. En materia de derechos humanos y transparencia hay mucho trabajo por hacer, ya que la reglamentación actual es omisa al respecto.

4

. Queda mucho trabajo por hacer para que la administración universitaria sea moderna, transparente y eficiente. La falta de planeación en muchas de sus actividades, los vacíos y la duplicidad de procesos, el burocratismo, así como la incompatibilidad de bases de datos (cuando existen) en algunas de las áreas de la administración universitaria, son elementos que reflejan ese camino por recorrer.

5

. La habilitación de la planta docente depende de varios elementos y la experiencia nos enseña (no solo en la UJED) que no se puede habilitar exclusivamente con cursos aislados de capacitación. Es necesario capacitar a los docentes, dotarles de herramientas teóricas y prácticas para su trabajo, pero también generar las condiciones (físicas, ambientales, reglamentarias, y de seguridad laboral) para el mejor desempeño de su trabajo. El salario nominal es proporcional entre los maestros de hora, semana, mes y los profesores de tiempo completo, pero definitivamente los primeros no tienen acceso a ciertas prestaciones adicionales que tienen los maestros de tiempo completo. Las becas al desempeño y la descarga para labores académicas que no son frente a grupo marcan una diferencia importante entre ellos.

6

. El modelo educativo vigente en la Universidad fue puesto en operación en el año 2006, por lo que la experiencia acumulada en su implementación debe ser revisado para hacer adecuaciones y generar un espacio de reflexión que permita actualizar, transformar y operar el modelo educativo. Nuestra Universidad no ocupa los primeros lugares en los indicadores que establece la federación para la comparabilidad entre las IES. Pero sabemos que es necesario mejorar en muchos aspectos, para esa mejora planteamos dos perspectivas: por un lado la que tiene que ver con el ideal de educación que nos hemos planteado, es decir, con el modelo educativo que nutre la vida académica; y por otra parte, con lo que hemos hecho y con lo que dejamos de hacer de acuerdo al modelo educativo vigente en la UJED.

7

. La rendición de cuentas es más que una obligación, es también un servicio que la Universidad ofrece a la comunidad. Garantía de la correcta aplicación de los recursos, de la eficiencia y obtención de resultados del quehacer de todos los universitarios. También debe ser una forma de educar al personal, a los alumnos y a los trabajadores administrativos de la Universidad. Salir de la opacidad y migrar hacia la transparencia no es tarea de una oficina, sino de todos los universitarios, no se trata de transparentar el manejo de los recursos económicos, sino de transparentar la vida administrativa y académica de la UJED. Los actos de los universitarios deben ponerse en urna de cristal para que puedan ser revisados.

Para el Campus Gómez Palacio de la UJED, tendrá además un proyecto de desarrollo específico con prioridades y metas.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook