Loading

Un carnaval llamado política

ContraluzEn nuestro país, desde hace mucho tiempo, la ciudadanía se ha manifestado ante el desencanto que le producen los políticos o la suspicacia que despiertan los comicios realizados en el territorio nacional, manifestándose de diferentes formas. Anulando su voto depositando en la urna boletas cruzando varias opciones o incluyendo con lápiz o pluma al candidato por el que efectivamente votarían. El más popular durante mucho tiempo ha sido Cantinflas, por mucho.
Hace un par de años se pusieron de moda en las redes sociales los candidatos animales en algunas ciudades de nuestra nación. El “candigato” Morris, contendió por la alcaldía de Xalapa, Veracruz; la “candigata” Maya, por la de Puebla; el “CANdidato” Titán, por la de Oaxaca y el Burro “Chon” por la de Ciudad Juárez, Chihuahua. El fenómeno fue a todas luces interesante en tanto que mostraba la movilización apartidista de ciudadanos que hacían frente común para manifestar su inconformidad y el rechazo frente a las opciones tan pobres que candidatos y partidos tradicionales ofrecían.
En estos días, la noticia de la incursión en el ámbito político – electoral de dos personajes tan sui generis como el payaso “Lagrimita” y el futbolista en activo Cuauhtémoc Blanco, ha desatado la polémica en las redes sociales. No son pocos los que se rasgan las vestiduras y condenan a estos personajes ante tal atrevimiento.
“Me gusta mucho #Cuernavaca, ciudad con gente amable y trabajadora, siempre me ha tratado muy bien, juégatela conmigo”. Con ese tuit, inició formalmente su campaña electoral el mediocampista del equipo Puebla, abanderado por el Partido Social Demócrata (PSD) para ser el candidato a la Alcaldía de Cuernavaca, Morelos. Por lo pronto la Federación Mexicana de Futbol ya le advirtió: o la política o el futbol. Lo que sí es que ante el recibimiento del que fue objeto Blanco en el estadio azteca, el pasado sábado 24 de enero, cuando el quipo poblano visitó al América, al menos el PSD se frotó las manos. Los votos que logre conseguir el “El Cuauh”, en mucho habrán de servir para mantener el registro. Por otro lado, también se comprobó que el controvertido y hábil futbolista es el último gran ídolo del balompié nacional.
Utilizando también esa formula por hacerse de votos a través de figuras populares el Partido Encuentro Social ha hecho invitaciones a participar al comediante Carlos Villagrán (“Quico”), a la cantante Yuri y al actor Alejandro Camacho.
Por su parte, Guillermo Cienfuegos, “Lagrimita”, la tiene más complicada ya que el pretende una candidatura independiente a la Alcaldía de Guadalajara, Jalisco, para lo cual deberá de recabar 23 mil firmas acompañado de igual número de copias fotostáticas de las credenciales de elector de los firmantes.
El hecho de que dos ciudadanos en pleno goce de sus derechos como Blanco y “Lagrimita” tengan la intención de incursionar en la política no debería de ser motivo de crítica.
Ellos son los menos culpables de la degradación de la que ha sido objeto la política. De que los partidos políticos se encuentran alejados de sus principios, de sus estatutos que les dieron su razón de ser. De que los personajes con formación política sean desplazados por el compadrazgo, por la improvisación, por el marketing, por los consultores de imagen.
Ellos son los menos culpables de la falta de capacidad, de la opacidad, de la mezquindad con la que se manejan quienes detentan el poder. Manuel Velasco, el impresentable gobernador de Chiapas, podría tener cabida dentro del show de “Lagrimita” con el squetch de la bofetada a su chalán en público. El Cuau no tendría la desfachatez de declarar como el político nayarita, Hilario Ramírez : “Si robé, pero nomás poquito” cuando fue por vez primera presidente municipal de San Blas. Lo que si, es que muy seguramente haya participado en fiestas privadas con teiboleras, lo cual lo pondría a la par de los diputados federales panistas.
No nos hagamos, el payaso y el ídolo del futbol llegaron a un carnaval que ya desde hace mucho tiempo existe y del cual hemos estado en primera fila, aplaudiendo.
¿Cuántos “Temos”, Candigatos Morris, Cantinflas y “Lagrimitas” necesitamos para tratar de cambiar el estado actual de las cosas?

ladoscuro73@yahoo.com.mx
twitter:@ferramirezguz

Comenta con Facebook