Loading

Visita presidencial, ojalá cumpla…

Bueno, después de la visita del presidente, López Obrador, nos queda la esperanza de que ojalá ahora sí arranquen de manera consistente los programas sociales y los habitantes de la Región Lagunera, tanto de Durango como de Coahuila ansían ver que se inicien los trabajos del Acueducto. Eso de que “habrá apoyo como nunca”, está por verse, y consideramos no hacernos ilusiones, pues en nuestra mente colectiva persiste el escepticismo cuando este tipo de anuncios se dan a conocer, todavía recordamos “Durango primer lugar en presupuesto” o “logramos un presupuesto como nunca”, y lo único que quedó, es que nunca se vieron los supuestos beneficios. Por eso, mejor ser cautos.

El reconocimiento del Presidente al gobernador José R. Aispuro Torres como uno “de los mejores gobernadores”, es calificar positivamente, la tenacidad con que el Ejecutivo duranguense ha mostrado ante el Ejecutivo Federal en cada visita y vaya que viniendo dicho calificativo de quien viene es de tomarse en cuenta.

Reiteró lo que tantas veces escuchamos a lo largo de su campaña presidencial, “primero los pobres”, al referirse a los programas sociales, que no están cumpliéndose al cien por ciento, reconociendo que el apoyo a los adultos mayores se ha agilizado.

Comentó sobre la entrega de becas a los estudiantes de nivel básico, media y superior, de las cuales, se sabe que efectivamente se están entregando.

Igualmente, abordó el tema del programa “Sembrando Vida”, el cual camina, aunque lentamente.

Anunció el programa de “Crédito Ganadero” que apoyará a muchos duranguenses que se dedican a la cría y engorda ganadera.

Hubo un capítulo especial en donde se refirió a la seguridad en la entidad quedando satisfecho por el desempeño de las autoridades y la coordinación de todas las áreas responsables de ésta tarea, que debemos señalarlo azota a otras entidades como Jalisco, Michoacán, Guerrero, la CDMX y Guanajuato.

También, comentó que se está dando mantenimiento a las carreteras. Finalmente, en su recorrido por los municipios. 

Visitó varios Centros de Salud en los municipios, ojalá, instruya para que sean mejor equipados y sean regularizadas las plazas de doctores y enfermeras y en este rubro, sea atendido el Hospital de Gómez Palacio que hasta ahora, más parece un elefante blanco, pues no cuenta con el equipamiento, la planta de enfermeras y médicos, así como de algunos especialistas.

El Presidente, tomó nota de la sequía que está padeciendo la entidad, así como del precio de garantía de diversos productos del campo, principalmente del frijol y prometió la visita de los responsables de éstas áreas que les competen tales asuntos.

Como podemos observar, la visita presidencial al final de cuentas, no dejó nada nuevo, pues en lo general se centró a hablar de lo mismo que ya hemos escuchado, sus programas sociales son la estrella de ésta administración, mucho menos aludió al deterioro de la economía, el desempleo y la nula inversión pública. El Presidente trae la cantaleta de su discurso, que no cambia en nada, siempre es lo mismo, la culpa es de los anteriores gobernantes corruptos, que por cierto, hemos de advertir que no se ha implementado ningún programa concreto para combatir de lleno a la corrupción.

Lo cierto, es que con discursos no se cambia la realidad y en los hechos es ésta, la realidad la que contradice sus discursos.

En otro orden de cosas, las comisiones para la entrega-recepción del Ayuntamiento de la Capital, trabajan, sin embargo, hay muestras de cierta parsimonia y opacidad para presentar tanto los expedientes de ciertos asuntos, así como las cifras reales de algunos rubros como los adeudos y contratos que se desconocen a detalle.

El Dr. Enríquez, ya no da la cara, evita a la prensa y si algunos reporteros logran acercarse, no les da ni una respuesta satisfactoria a sus cuestionamientos. Existen muchas dudas en cómo dejará las cuentas, hasta ahora lo que se puede contemplar, es que la ciudad está descuidada, sucia, llena de baches, los parques y jardines  en el abandono total, sin mantenimiento y no digamos de los parquímetros que cada día son menos y dejan las calles con el sistema virtual, que es incómodo, nada amigable y los centros para pago, ni quién dé cuenta de ellos, se entregará a Jorge Salum una ciudad triste, enferma y sin cuidado de ninguna especie, pobre ciudad, no nos merecemos esto, ¡Enríquez fracasó totalmente!, pero nosotros, ¿Qué culpa tenemos?

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter. jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres    

Comenta con Facebook