Loading

Fernando Gutiérrez, sin limitantes en sus sueños

Fernando Gutiérrez Muñoz, es un joven de 16 años que lamentablemente tiene la mala fortuna de padecer ceguera, lo cual le ha impedido llevar una vida normal como algunos podrían decirlo, sin embargo es una de las personas que ha demostrado que eso de las limitantes solo están en la mente, pues a su corta edad ya ha demostrado tener grandes aptitudes para el deporte.

Todo comenzó cuando este joven tenía tan solo 13 años de edad y por medio de algunos compañeros y amigos recibió una invitación a una competencia que en ese momento sin saberlo estaba a punto de cambiarle completamente la vida, pues encontraría en el deporte una forma de demostrar que a pesar de su discapacidad, el pequeño Fernando era capaz de realizar muchísimas cosa como cualquier otro joven de su edad.

La competencia se trataba de una carrera en San Juan del Río, en la cual acepto participar sin pensarlo dos veces y fue lleno de felicidad pero con un pequeño detalle, ya que al no haber intentando algún otro deporte, acudió estando completamente en blanco, por lo cual a pesar de que finalizó su recorrido completamente exhausto, quedó lleno de satisfacción pues había probado algo y más importante había despertado al gran deportista que tenía en su interior.

CAMBIO RADICAL DE VIDA
Después de haber participado en esta gran competencia, tomó la decisión de que quería seguir compitiendo, pero que quería hacerlo como se debe, con la adecuada preparación, entrenando tanto en lo físico como en lo mental, por lo cual con ayuda de sus padres y amigos comenzó a entrenar de forma más seria esta dura y demandante disciplina atlética.

Tras varios meses practicando, llegó la segunda invitación la cual fue acudir al hermoso puerto de Acapulco donde comentaría en un evento ya mucho más serio y demandante en el cual a pesar de no haber terminado como el gran ganador, finalizó con el resto llenó de orgullo y satisfacción pues había logrado en ese momento, cumplir una meta más y con la frente bien en alto.

Cabe mencionar que según comentó este joven atleta dentro de sus nervios, acepto que esta competencia ha sido de las más importantes, porque fue en este momento donde se dio cuenta que había quedado completamente en este mundo del deporte, lo cual lo llenaba de satisfacción.

“Mi vida cambio completamente, porque me di cuenta que lo que siempre pensé era verdad, pues era capaz de hacer muchas cosas a pesar de mi situación”.

EL MEDIO MARATÓN
Sin duda alguna cada que hay una competencia que luzca interesante para el atleta, este se prepara delicadamente durante algún tiempo para lograr concluir de a mejor manera dicha competencia, sin embargo las sorpresas están siempre a la vuelta de la esquina y en el caso del joven Fernando una la estaba esperado en el gran Medio Maratón que se llevó en la localidad hace algunos meses.

“Me prepare para correr un kilómetro y cuando llegue me dice mi papa, que no que correríamos los cinco kilómetros, lo cual me asusto al principio pero al final termine haciéndolo”.

Y ante la sorpresa de más de uno y de el mismo logró finalizar este medio maratón en el cual le cambiaron las reglas al inicio del mismo, pero como todo buen deportista no se echó para atrás y enfrentó este compromiso con la misma energía y entrega que lo hubiera hecho en cualquier otro escenario.

PRIMER COMPETENCIA EN COLIMA
La vida del deportista es muy demandante en muchos sentidos así como exigente en la misma, pero a su vez tiene muchos y grandes beneficios siendo el mayor de ellos todas las puertas que abre para el futuro, además de la grandiosa oportunidad de viajar por distintos lados de la república y si las cosas van saliendo bien, hasta del mundo.

Ese fue el caso para el joven Fernando, pues además de haber viajado ya ha San Juan del Río y Acapulco, ahora llegó la invitación a participar en Colima en donde su nivel mostró la mejoría que ha tenido en dos años que llevaba ya entrenando y formando parte del mundo de las carreras y del deporte; lamentablemente no logró quedar dentro de los tres, primeros pero esto solo le sirvió de motivación para prepararse mejor para sus futuras justas deportivas.

SU OTRA PASIÓN EL GOBOL
A su vez el joven Fernando, también logró practicar otro deporte especial para las personas con su misma discapacidad, el que es conocido como, Gobol.

Este deporte se caracteriza por jugarse con un antifaz, unas cuantas gasas y con un balón con cascabeles, el cual es utilizado para pasarlo entre los tres jugadores del campo y intentar introducirlo en las porterías.

“Este deporte no me apasiona tanto como las carreras, sin embargo también disfruto practicarlo”.

ACTUALIDAD Y FUTURO
En estos momentos el joven Fernando esta de nueva cuenta en las tierras de Colima, en donde está compitiendo en los Juegos de la Paralimpiada 2018 en donde después de 14 años, Durango volvió a hacerse presente, con las esperanzas puestas en grandes atletas como el buen Fernando que buscan escribir su nombre con letras de oro en la historia del deporte de la localidad.

Fernando ha contado toda su vida con el infalible apoyo de su padre Fernando Gutiérrez Espinoza quien admira a su hijo por lo que ha logrado a pesar de todo y sabe que está muy cerca de alcanzar cosas aun más sobresalientes en el mundo del deporte.

“Es un orgullo y admirable porque es una lucha constante, ya que su incapacidad lo limita en muchas cosas, pero el ver que eso no lo detiene es algo que nos llena de dicha a nosotros como padres”.

Cabe mencionar que además de ser un gran deportista, Fernando se caracteriza por ser un grandioso estudiante y un extraordinario hijo el cual a puesto muy en alto en nombre de la familia y esto en gran parte a sido gracias a su madre Araceli Nava quien es el pilar de la familia por ser la que más presiona y exige a todos, lo cual los ha ayudado a ser lo que son ahora, y al inconstante apoyo de sus pequeñas hermanas María Fernanda y Dulce María.

Dentro de las enseñanzas que se pueden obtener de este gran atleta está el hecho de que es un soñador y que hará lo que sea necesario para cumplir su deseo de obtener más triunfos y medallas y su gran meta que es el convertirse en un gran locutor de radio y todo esto lo hace con la mente bien clara, con un gran optimismo y sobre todo una gran sonrisa.

 

 

 

 

Comenta con Facebook