Loading

Hechos en Durango: Anahí Álvarez, la sonrisa del triatlón.

Carlos Villalobos
La joven Anahí Álvarez Corral, de tan solo 16 años de edad, se ha destacado como una de las joyas más grandes que tiene Durango dentro del deporte y no en cualquier deporte, sino en el triatlón, que es la más exigente disciplina física que hay al reunir en una sola a tres estilos de competencia distintas.
Es una joven que en lugar de preferir estar en fiestas, cine o cualquier actividad de los jóvenes, ella ha decidido entregar muchas horas de su vida al deporte, ya que es algo que a ella le apasiona, al grado de estar dispuesta a sacrificar muchas cosas que no cualquier joven haría.
Ha estado involucrada en el deporte por más de cinco largos años, en especial del Atletismo, pero hace tres años su vida dio un giro total al descubrir en el triatlón su nueva pasión.
LA CHICA DE LA ETERNA SONRISA
A los deportistas se les reconoce por sus logros de forma constante, pero hay algunos que tienen además de esto un rasgo muy particular; en el caso de Anahí, si algo la caracteriza es su eterna sonrisa, la cual logra contagiar al resto de sus compañeros, y esto es algo que demuestra el gran amor y pasión que le tiene a lo que hace, ya que esa sonrisa te dice “amo y disfruto lo que hago”.
Es por esto que esta peculiar característica de esta gran triatleta la ayuda a distinguirse de las demás, agregando claro, sus logros personales que ha tenido y que le ha regalado con mucho orgullo a su estado.

MEDALLAS

A pesar de ser una atleta aún demasiado joven ya se postula para ser una de las más grandes, ya que con palabras de su actual entrenador Gerardo Rivera, su disciplina, pasión y entrega la han llevado a ser la gran atleta que es hoy en día.
En el año del 2015 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, la vida le otorgó su primera gran recompensa tras las largas jornadas de preparación, pues logro conseguir lo que fue su primera gran medalla, en la Olimpiada Nacional, y fue nada más que la de plata en la disciplina del Duatlón, en lo que sería solo el inicio de una gran trayectoria en el medallero.
Si resulta complicado sobresalir en una competencia de este alto grado de dificultad, resulta aún más difícil mantener el prestigio obtenido, es por esa razón que el logro de Anahí de haber obtenido una segunda medalla en años consecutivos es algo increíble y visto solo en algunos atletas de alto rendimiento.
Pues en el año del 2016 de nuevo en las Olimpiadas Nacionales, las cuales se llevaron a cabo en Ixtapa, y no se conformó con participar solo en una disciplina, sino que arrasó con todos y se trajo la medalla de bronce en relevos superando su anterior logro y demostrándose a sí misma y a la gente de la localidad que los deportistas duranguenses bien preparados están para competirle a cualquiera, se trajo una nueva medalla en el duatlón pero esta vez fue la de oro.
En lo que ha sido uno de sus mayores logros, puesto que ella venía con la exigencia mental de tener que, como mínimo, repetir la hazaña del 2015 y traer la de plata, pues esta guerrera del deporte decidió no conformarse, por eso y con garra y corazón obtuvo esa gran presea de oro.
Y para el año siguiente, es decir en el 2017, dentro de la edición de las Olimpiadas Nacionales de este año, las cuales se vivieron de nueva cuenta en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, logró subir un peldaño más al superar su participación del año anterior, puesto que en esta ocasión participó de nuevo en los relevos pero esta vez obteniendo la medalla de plata.
Además de esto, cabe mencionar que también tuvo una destacada participación en estas Olimpiadas en la disciplina de Atletismo, donde aunque no consiguió medalla tuvo una destacadísima participación habiendo logrado quedar en sexto lugar en la carrera de 1,500 metros planos y el cuarto lugar en 3,000 metros planos.
Este año fue de mucha importancia para ella puesto que fue su primera participación en la disciplina del Triatlón, y como todo debutante se tenían ciertas dudas si podría competir con el mismo gran nivel que lo hacía en el triatlón y teniendo como especialidad sorprender a todos Anahí lo volvió a hacer al lograr ganar en su primara vez en el Triatlón la medalla de bronce, lo que nos hace pensar, que este 2018 esta medalla será superada.
“Es muy emocionante este deporte y este tipo de competencias, ya que te puedes topar atletas que te superan en el nado pero logras superarlos en el atletismo o en el Ciclismo, es por eso que amo este deporte, porque nunca sabes a lo que te vas a enfrentar”, comentó la tres veces medallista.
QUÉ ES LO QUE VIENE AHORA
Pues teniendo como la competencia más próxima la que tendrá en los días del 5 al 8 de abril en la etapa regional de Atletismo en el cual se está preparando para dar todo de sí y lograr conseguir el tan ansiado pase a la etapa nacional, en esta que es una de sus disciplinas favoritas.
Y una vez acabado esto se dirigirá de forma inmediata y prácticamente sin descanso a la ciudad de Monterrey donde competirá junto a su compañero César Ortega, ambos integrantes del equipo “Aqua Terra” en la disciplina de Triatlón, esto con el único fin de buscar un boleto que los lleve a la competencia internacional de los Juegos Olímpicos de la Juventud, los cuales se llevarán a cabo nada más que en Buenos Aires, Argentina, lo que sería para ella una importante oportunidad para darse a conocer de forma Internacional.
“Me siento muy bien y muy contenta y me estoy preparando con todo lo que tengo, para dar un gran resultado en esta competencia y tener la oportunidad de acudir a esa experiencia Internacional”, así finalizó la destacada atleta.
Sin duda alguna Anahí Álvarez es un claro ejemplo que la pasión y sobre todo la disciplina mueve montañas y es capaz de superar cualquier obstáculo, pues con tan solo 16 años “La Sonrisa del Triatlón” ya es considerada por muchos una de las más grandes atletas de esta disciplina que la comunidad duranguense ha tenido y que el futuro que le espera es por demás prometedor.

Comenta con Facebook