MINUTO X MINUTO

Hechos en Durango: Un defensa muy venenoso



Luis Yahel Núñez Alvarado es un joven que tiene muchas pasiones y ambiciones, pero que sin lugar a dudas una que más lo ha marcado a lo largo de su historia es el amor que le tiene al deporte del balompié, el futbol soccer.
Nació el 21 de febrero de 1993 y desde muy pequeño empezó a mostrar pasión por este deporte que se encarga de mover masas y causar todo tipo de emociones, y fue ahí donde el club Montessori Soccer en las categorías inferiores dentro de lo que es la prestigiosa y competitiva liga Benito Juárez en la cual tuvo un gran momento y grandes actuaciones, lo que lo llevaría a seguir creciendo dentro de este mundo del futbol.
Tras su exitoso paso con este club con el cual a pesar de no lograr títulos, logró algo aún mas importante y valioso, el conocer que su vocación y pasión estaban dentro de un campo de futbol y haciendo lo que más le gusta: defender con garra su portería del ataque de los equipos contrarios, ya que la posición que adquirió con el paso de los tiempos fue la de defensa central.
Posteriormente y gracias al apoyo del señor Lozano llegó por primera vez al conjunto de los Alacranes a lo que fue su comienzo en las fuerzas inferiores del club y lo que sería solo el inicio de una joven pero muy prometedora carrera.
De la mano del profesor Jesús González logró tras una temporada en las categorías inferiores del club, dar el salto a lo que era ya la tercera división en un ámbito mucho más profesional.
Después de este breve pero productivo inicio se fue a Canatlán también a la tercera división, donde también obtuvo muchos logros lo cual lo llevaría muy pronto a consolidarse dentro de este deporte y ser cada vez más constantes sus apariciones y ser cada vez más los interesados en este joven defensor.
Tras una gran demostración de talento en el conjunto de Canatlán, “La Chata” lo llama a formar parte de uno de los equipos más prestigiosos de la localidad, nada más que a los Diablos Rojos de la UJED, equipo en el cual solo han logrado llegar jugadores que muestran un gran potencial, por lo cual llegar y ser parte del once titular no era tarea fácil, pero gracias a su entrega y pasión logró quedar dentro del cuadro titular y se consolidó en esta plantilla como uno de los mejores centrales del certamen.
En esta etapa es cuando el buscador de talentos Jaime Sosa, al ver el potencial del cual era capaz Yahel lo manda llamar pero esta vez para dar un salto no de un equipo a otro sino a un paso más cerca de alcanzar sus sueños ya que esta invitación fue a formar parte de la Segunda División y con mucho sufrimiento lograron el ascenso con el conjunto de Diablos de la UJED.

UNA BREVE PAUSA

Después de que todo era color de rosa y que todo le iba pintando de maravilla, Yahel tomó una de las decisiones mas difíciles de su vida, pero a la vez una que en ese momento era necesaria para él que no se encontraba mentalmente al 100% como para formar parte de un equipo de una categoría tan demandante; así que decidió alejarse un tiempo por estas cuestiones meramente personales, pero siempre con la mente bien clara en que iba a volver en algún momento.
Lo que parecía una breve pausa se convirtió en una larga espera para todos sus fieles seguidores y para todos los cuerpos técnicos que querían contar con él ya que fue una espera de casi 2 años para que esta gran promesa volviera a las canchas profesionales.
Cabe mencionar que durante este tiempo no estuvo alejado para nada del deporte y menos del futbol ya que estuvo jugando con las plantillas de Instalaciones Eléctricas y Taller Industrial Mega a los cuales aprovechó para mandarles un fuerte saludo.
“Fueron extraordinarios conmigo en un momento complicado en lo personal y siempre les estaré agradecido a ellos y por eso cada que puedo les mando un fuerte saludo y abrazo”.

LA LLAMADA MÁS ESPERADA

Gracias a que mantuvo su nivel durante ese tiempo que estuvo fuera del sector profesional, llegó la llamada que tanto esperaba él y la afición porque aunque él ya se sentía listo para volver, ahora le tocaba esperar que aún lo quisieran.
Y fue así como el presidente Ciro Carrillo lo llamó y le comentó del gran proyecto que se venía para Alacranes y que él lo quería en dicho proyecto por lo cual el regreso al uniforme de los venenosos al fin se dio.
“Ciro siempre me ha apoyado, él junto con el profe el ‘Jerry’ Estrada me dieron la confianza y de a poco me fui ganando un lugar en este club que es el de mis amores y el de mi estado”.

MI FUTURO

“Me encantaría estar jugando con los más grandes” así respondió este joven quien se siente muy motivado con el proyecto que se está gestando en Durango y en el cual tiene muchas esperanzas sembradas y que confía plenamente que llegarán muy lejos con este plan que se tiene para este 2018.
“Lo más importante en este deporte es apuntar a lo más alto pero, sin perder un solo segundo el piso de dónde estás, por eso te puedo decir que mi meta es, por qué no, llegar a la Selección Mexicana, lo cual me llenaría de orgullo”.
Fue así como este joven defensa quien gracias a que tiene un físico envidiable y una disciplina increíble, lo que lo ha llevado hasta donde está y donde seguramente llegará en la vida, ya que la humildad y la sencillez de este jugador lo ayudarán a soñar, pero a jamás a olvidar de dónde vino y gracias a quien lo ayudó a llegar hasta donde está.