Loading

Jenny Soto Villegas, con la vista en Australia

Jenny Soto Villegas es una triatleta de 51 años que se ha convertido en toda una inspiración para los deportistas, pues a pesar de que comenzó tarde en el deporte y de su edad, ha demostrado que la edad es solo mental y que de querer hacer las cosas, con disciplina y esfuerzo se pueden lograr todas y cada una de las metas que alguien se proponga.

Todo comenzó cuando hace solo unos cuantos años, Jenny comenzó a practicar deporte principalmente por cuestiones de salud, pero no por tener alguna complicación medica; sino todo lo contrario para mantenerse sana, por esa razón comenzó a practicar la disciplina de la natación sin saber lo que eso en unos años más le cambiara la vida en más de un sentido.

INCURSIONANDO EN EL MUNDO DE LAS CARRERAS

Jenny era feliz practicando únicamente natación y si compitiendo y ganado en algunos eventos locales pero sin nada de alto grado de relevancia, hasta que un día de la nada uno de sus amigos se le acerco para invitarla a una carrera, lo cual acepto a pesar de que en ese momento eso no era para nada su fuerte.

“La verdad es que nunca había participado en una carrera y me gusto mucho” comentó llena de emoción la que estaba un paso más cerca de convertirse en la gran triatleta que el destino tenía planeado.

Fue así como sin dudarlo mucho quedo inmersa en el mundo de las carreras y ahora ya no solo se concentraba en tener un buen ritmo como nadadora, sino que también empezaba a destacar como una gran corredora, ya que Jenny parecía estar destinada para el deporte, porque pues a pesar de que empezó tarde, disciplina que practicaba la terminaba dominando.

A pesar de tener un don nato para los deportes que a su edad de alrededor de los 50’s estaba despertando, aun Jenny estaba enfocada en hacerlo para mantener su buena salud y las competencias importantes e incluso las internacionales, podían esperar pues no eran para nada una prioridad para ella; sin embargo una nueva invitación estaba por llamar a su puerta y el aceptarla le terminaría de dar el giro completo a su vida, pues esta invitación le abrirá las puertas, incluso a nivel mundial.

LLEGO EL TURNO DEL TRIATLÓN

No resulto nada extraño cuando al darse cuenta de que era una importante nadadora y una extraordinaria corredora, que el mundo del triatlón se fijara en ella y la invitaran a formar parte de esta gran disciplina, la cual desconocía por completo y a pesar de dominar dos de esos tres deportes, al oír la palabra “triatlón” fue como empezar de cero para ella.

Fue entonces que el primer gran obstáculo para unirse a esta rama del deporte apareció, pues ella no sabía andar en bicicleta, lo cual se convertía en un gran problema, pero esto no la detuvo y a pesar del miedo inicial que le ocasiono, decidió hacerlo a un lado y se montó por primera vez a una bicicleta, la cual la llevaría pedaleando a un totalmente nuevo estilo de vida.

“No sabía nada sobre la bicicleta y para ser sincera aun me cuesta mucho trabajo, pero entreno constantemente para lograr ser una de las mejores”.

Con el paso de los días y con la constante practica ha ido superando este pequeño obstáculo hasta el grado de convertirlo en otra fortaleza más, pero aun así y a pesar de que no fue su primera disciplina, Jenny admitió que la carrera es su mayor fuerte aun por encima de la natación que es prácticamente el deporte que inicio todo.

“No sé porque, pero considero que mi mayor fortaleza es la carrera, es donde me siento mucho más fuerte y preparada”.

Fue así como Jenny quedó incluida en el mundo el triatlón, sin embargo fueron las competencias importantes las que fueron ocasionando que realmente ella se enamorara completamente de esta rama del deporte.

COMPETENCIAS

Cuando un deportista demuestra tener emoción, pasión y compromiso y algo de talento las cosas buenas y los resultados no tardan absolutamente nada en llegar y fue el caso de Jenny quien tenía poco tiempo ya como triatleta cuando llego la primera gran prueba.

El primer llamado con el destino para Jenny fue en la ciudad de Monterrey cuando acudió a su primera competencia realmente importante de Triatlón y en donde su debilidad en la bicicleta le costó mucho trabajo y el no poder quedar en los primeros lugares, más sin embargo quedo en una posición bastante decente lo que la motivo a seguirse preparando para competencias futuras.

“Lo que más cuesta en esta bella ciudad, es la bicicleta el clima y todo lo hacen complicado y al no ser mi fuerte pues me afectó aun más”.

Sin embargo para el siguiente año le tocó viajar a las paradisiacas playas de Mazatlán donde ante la sorpresa de todos y de ella misma, logró quedar en un excelente cuarto lugar lo que la empezó a catapultar a competencias más importantes y a estar en la mira de más de un amante de este deporte.

Para su siguiente año se preparo de forma importante pues tenía en la meta el objetivo de que si ya había logrado quedar en cuarto lugar, con solo un poco más de preparación podrían aspirar al tercer sitio; sin embargo este tercer triatlón para ella se convertiría en el más importante pues no solo supero su registro anterior sino que ante la sorpresa de todos logró ganarlo y junto con el una oportunidad de oro.

Al conseguir esta importante victoria se gano su boleto a la competencia mundial la cual se llevaría a cabo en Holanda, lo cual significaba una gran cantidad de gastos los cuales a falta de apoyo ya que los triatletas tienen que solventar todos estos gastos por su cuenta, no pudo acudir a esa competencia y la primer espina dentro de ella apareció.

Una situación muy similar a esta fue la que le tocó vivir una vez después de haber ganado la competencia del Maratón “Lala” que obtuvo una invitación especial a Boston donde competiría de forma importante, pero nuevamente la cuestión económica se interpuso y la segunda espinita apareció.

“Estas fueron las dos más importantes, porque también deje ir otras oportunidades que por esa cuestión económica se vieron frenadas”.

Sin embargo este año las cosas parecían pintar diferente pues al lograr triunfar nuevamente en Mazatlán y con lo cual logró ganar una oportunidad más en una competencia de carácter mundial esta vez con destino a Australia en donde por primera vez parecer ser nadie se lo impedirá.

“Estamos haciendo lo posible por juntar todo lo que se necesita y la verdad esta vez creo que si lograre asistir”.

Finalmente Jenny finalizó invitando a la gente a que practiquen algún deporte el que seá que más les guste, pues eso podría ayudar a mantener la salud, además de la gran ayuda que es para mantenerse sanos y en forma.

“Aunque uno este grande se puede y la edad jamás será un limitante si uno quiere superarse”.

 

Comenta con Facebook