‘Juegan’ Atlas y Chivas Clásico por México



GUADALAJARA, Jalisco.- Con cadenas humanas, primero entre algunos empleados de ambos clubes, pero luego con la ayuda de algunas figuras de sus equipos, el Atlas y el Guadalajara se unieron para a empacar víveres para damnificados por el sismo que sacudió el martes gran parte de México.

Desde las 13:00 horas, en un templete montado en el patio principal de un centro comercial, jugadoras de Chivas femenil y colaboradores de staff de ambos clubes, descargaron una camioneta con víveres recabados en un centro de acopio, para comenzar a empacarlos en cajas y cargarlos en un camión.

Apenas cinco minutos después llegó Isaac Brizuela para sumarse a la ayuda, luego Carlos Salcido, Jair Pereira y Alan Pulido.

Cuarenta minutos después se sumaros los Rojinegros Oscar Ustari, Matías Alustiza, Facundo Erpen, Christian Tabó, Jahir Barraza, Bryan Garnica, Javier Salas, Daniel Arreola y hasta el inglés s Ravel Morrison, llegaron al lugar para combinarse con los Rojiblancos.

Así juntos y entre todos, guardaron despensas, botellas de agua, comida enlatada, materiales de curación, lámparas y muchos productos más.

La presencia de los jugadores convocó a más de 500 personas, la mayoría jóvenes que buscaban un autógrafo o una fotografía.

Al momento del encuentro, Alustiza y Pereira se saludaron con un abrazo efusivo, acto similar de convivencia que tuvieron el resto de jugadores de los dos rivales antagónicos de la ciudad.

Poco a poco se fueron sumando personas que de manera espontánea llegaban para aportar sus víveres para los afectados por el terremoto que dañó varias zonas de la Ciudad de México, así como de los Estados de México, Morelos, Puebla, Oaxaca, Chiapas y Tlaxcala.

En el evento de centro de acopio, originalmente convocado por la directiva del Atlas y a la que se sumó el chiverío bajo el nombre de Clásico Tapatío, Unidos por México, estuvieron el presidente de los Zorros Gustavo Guzmán, así como el vicepresidente atlista Alberto de la Torre.

Las figuras de las Chivas se retiraron del lugar casi a las 15:00 horas, mientras que los de Rojinegros permanecieron hasta cerca de las 17:00 horas.