MINUTO X MINUTO

La Máquina no pita en casa



Agencias

Los cartones en el Estadio Azul indican que no hubo festejos, pero las apariencias pueden engañar; el problema fue algo más simple que el funcionamiento colectivo o la estrategia planeada a priori: nadie llegó primero, a pesar de que se supo llegar.
Cruz Azul y (especialmente) León fallaron frente al marco, dejaron la puntería en el vestidor, e igualaron 0-0 en su duelo de la Jornada 3 del Torneo Clausura 2018. Se falló a una regla casi de oro que reza que cuando ambas escuadras se enfrentan, los porteros sufren, y mucho.
El sufrimiento se limitó a los aficionados celestes, quienes volvieron a hacer una entrada más que aceptable en el Estadio Azul que vive sus últimos días. La parcialidad local vio cómo todo el primer tiempo era un festival de pólvora guanajuatense. Los dirigidos por Gustavo Díaz salivaron a la Máquina, pero no la devoraron.
Dos puntos culminantes en el ataque de León, y ambos fueron manos a manos con el portero José de Jesús Corona. Mauro Boselli puso a prueba al guardameta en lugar de ceder el esférico; sí, hasta el argentino sabe fallar y la pelota quedó en las manos del cancerbero.
Andrés Andrade también tuvo su oportunidad, pero su envío se fue muy cruzado; Montes aparecía también desde fuera del área mientras que Elías Hernández se cansaba de llegar a línea de fondo: todo un festín albiverde. La Fiera tenía la parrilla encendida, el carbón en su punto, pero la “carnita” todavía estaba viva.
Pedro Caixinha recapacitó recién en el complemento e ingresó a Ángel Mena para tomar el lugar de Walter Montoya. La modificación no mejoró los espacios que dejaba Rafael Baca en su afán de ir al frente, o la falta de concentración de Javier Salas, pero al menos preocupó más a unos Esmeraldas que se sentían cómodos en el césped capitalino.
El propio Mena se encargó de cargar con todo el peligro cementero e incluso puso a prueba a William Yarbrough a los 77′. El empuje sirvió al menos para evitar la catástrofe, pero no los abucheos a un Cruz Azul que ha sido incapaz de anotar como local en dos partidos del Clausura 2018.
Ambas escuadras mantienen el invicto en la Liga MX y los Esmeraldas tienen ahora 7 puntos por 5 de Cruz Azul. De momento, los toques sutiles con el pie y la cabeza deben trabajarse más en la semana, así lo dice al menos en apariencia el 0-0 en el marcador.