Loading

Oswaldo “Crazy” Torres, el hombre del record mundial

Una de las cosas más hermosas de la vida es el karma y hablar de más puede costar caro y fue el claro ejemplo fue la historia del profesor Manuel Oswaldo Torres Zurita quien a sus 46 años aprendió a no juzgar nada pues la disciplina que critico y odio por un momento hoy le cambio la vida a tal grado que su nombre quedó para siempre grabado en la historia del aerobics y sobretodo del local.

Todo comenzó cuando Oswaldo tenía apenas 21 años de edad y siendo un joven padre familia y recientemente casado vida le puso enfrente una disciplina que aunque en un momento no le agrado y hasta critico pues como practicante del Kung Fu, nunca pensó que el aerobics sería una buena práctica para él.

“Yo lo criticaba porque pensaba que no era una disciplina muy seria, además de que consideraba que era solo para mujeres”.

Fue hasta el momento en el que un Maratón de esta disciplina en el Auditorio del Pueblo llamó poderosamente su atención al grado de que decidió participar y cuando él pensaba que solo aguantaría un rato, fue una sorpresa tanto para él como para la audiencia, pero termino ganando dicha competencia lo que finalmente le abrió los ojos de que su destino no estaba en el Kung Fu.

LLEGÓ LA HORA DEL CAMBIO
Al finalizar esta competencia, había un monto de personas invitando a la gente a un evento y en la mente de Oswaldo pasaba una pregunta, ¿Por qué si yo gane a mi no me invitan? Su curiosidad fue tanta que se acerco y se dio cuenta que la invitación se trata para un Taller de Certificación el cual decidió tomar y tras comenzar en el nivel uno como todos, hasta llegar a ser uno de los pocos maestros de la localidad que cuenta con una certificación de carácter Internacional.

“Era muy divertido, porque todos esos cursos eran realmente interesantes, además de que claro que influía que fueran en Cancún, Puerto Vallarta lugares paradisíacos la verdad”.

A lo largo de que Oswaldo iba avanzando en su capacitación su nivel de importancia ante los ojos de los demás instructores, al grado de que se llegó a codear con grandes instructores de la materia como lo son Jesus Velázquez, Adriana de la Riva solo por mencionar algunos.

Tras recibir todas estas clases y capacitaciones, al regresar a Durango, llegó con la idea de implementar un sistema nuevo de entrenamiento el cual fuera muy efectivo y de muy alta exigencia, pero con resultados altamente efectivos, lo cual lo puso en la mira de grandes industrias como “Fusión Latina”.

“No quería clases livianas, quería exigir a mis estudiantes, porque el gran esfuerzo da grandes resultados”.

Cabe mencionar que aparte de esto, algo que influyo directamente a que Oswaldo se quedará como un fiel practicante de esta disciplina, fue el hecho de que cuando él llegó era un estilo completamente nuevo en donde la coreografía ya era lo más importante.

“No me fue muy difícil, porque era igual de intenso que el kung fu, por eso a la hora de cambiar de disciplina no batalle prácticamente nada”.

COMPETENCIAS
Los años pasaron y con ellos fueron llegando los diferentes reconocimientos y logros, lo cual fue lo que termino atrapando a Oswaldo en este deporte, ya que en el Kung Fu nunca tuvo una verdadera oportunidad, en cambio en esta área acróbata en donde desde el primer momento tuvo un gran desempeño.

“Me sentí atrapado en el momento que empecé a ganar todo tipo de eventos, ahí me di cuenta que este era mi deporte y mi nueva gran pasión”.

Una de las victorias que recuerda con mayor cariño fue la que tuvo con el “Gimnasio Grecia” en donde dos años después de haber ingresado de lleno en este deporte como instructor del mencionado gimnasio y junto con una de sus mejores alumnos lograron ganar este evento en donde supero a su maestra Leticia Rivas, cumpliendo el gran refrán de “El alumno superó al maestro”.

Con todos estos logros las oportunidades siguieron llegando al grado de que en un momento llegó a dar 7 clases diarias en los mejores gimnasios de la localidad, de los cuales por respeto Oswaldo decidió omitir sus nombres, pero sí dejó claro que eran de los mejores de Durango.

Sin embargo a pesar de todo esto y de los reconocimientos obtenidos Oswaldo aun quería más pues tenía la intención y la motivación primero de sus maestros que siempre fueron sencillos y lo que lo ayudo a que llegada la fama no perdiera el piso, segundo la motivación de superar a los estadounidenses y brasileños quienes se han caracterizado por ser de los mejores países en este tipo de deportes; pero sin embargo su motivación principal eran su esposa e hija que en esos inicios tenía tan solo cuatro años de edad.

“No me creo una súper estrella, sin embargo cuando la misma gente te busca a ti para que le enseñes, es lo que te hace darte cuenta de que si eres una figura dentro de esta disciplina”.

Después de todo esto se dio a la determinación de continuar su preparación, pero esta vez en nivel internacional y para ello estar en las más altas órbitas de este tipo de disciplinas.

CREACION DE SU PROPIA MARCA
Con todos estos logros y conocimientos adquiridos a lo largo de los años, Oswaldo decidió crear su primera marca personal de entrenamiento la cual fue “Fitnes Ball Dance” la cual se especializaba en la práctica de la danza por medio de una pelota la cual fue muy innovadora en su momento pero que como todo en la vida fue pasando de moda y obligaron a Oswaldo a seguir innovando, lo cual lejos de ser un desafío para él era una motivación más para seguir en este deporte.

Cabe mencionar que este tipo de clases o enseñanzas las llevaba tanto fuera como dentro de la localidad, lo que lo fue acercando poco a poco a lo que seria su nueva casa “Play Dance” y todo gracias a los buenos amigos que fue haciendo en el camino y en especial por los extraordinarios resultados que su marca y diferentes talleres de “Fitnes Ball” y el sistema “CrossFit” lo que lo han ayudado a ser una persona, que tiene su nombre bien en alto en este deporte.

“Siempre necesitaremos de alguien que nos dé el último empujón, a mi me lo dio la misma gente y por eso siempre estaré agradecido por ello”
Araceli Ramírez y Karla Sánchez son dos mamas que están muy comprometidas con este proyecto y esto gracias a que el maestro las a tratado con mucho respeto y sobre todo a que las ha ayudado a cumplir sus metas al grado que Araceli y su esposo Uriel hoy lucen de forma extraordinaria y Karla es conocida como la “Mama del aire” por las grandes acrobacias que hace en la danza en tela.

Cabe mencionar que además de las mamas los pequeños también tienen un espacio muy importante en las rutinas y sobre todo en el corazón del profesor Oswaldo, al grado de que “sus niños” como él los llama, hacen piruetas que cualquier adulto dudaría en hacer, en cambio ellos lo hacen siempre con una sonrisa en el rostro y con el deseo de demostrar a su maestro que su trabajo a tenido muchos frutos.

“Los niños que vienen aquí son maravillosos, porque la energía que ellos tienen y la capacidad de aprendizaje rápido, no la tiene nadie”.

RETO FALLIDO
Hace cuatro años, tanto en la mente de “Play Dance” como en la de Oswaldo nace una nueva inquietud, hacer un nuevo record mundial, el cual costaría de que un solo instructor, en este caso Oswaldo impartiría una sola clase de ocho horas de duración, sin parar lo cual pondría al limite su capacidad física y emocional, por el cual el profesor acepto sin dudarlo un segundo.

Sin embargo el profesor tomó dos malas decisiones hace cuatro años, la primera de ellas fue no contarle a su esposa Lorena lo que planeaba hacer, esto porque él sabía perfectamente que no se lo permitiría y la segunda fue no prepararse de la forma adecuada, lo cual le costó meses de una dolorosa recuperación física debido a que su cuerpo no estaba listo para semejante desafío.

Lo que más le dolió a Oswaldo fue que el desafío se cumplió, pero la persona que apoyaría financieramente este logró al final se retracto por lo cual no pudo quedar registrado lo que ocasiono que todo el esfuerzo de ese día y el dolor posterior al mismo, fueron completamente en vano; sin embargo la vida le daría su revancha y claro que Oswaldo no la dejaría escapar.

META SUPERADA
Tras cuatro años de no poder pensar en otra cosa, Oswaldo se preparo de manera exhaustiva para este nuevo reto en el cual ahora constaba no de ocho sino de nueve horas de clase sin parar, lo cual de lograrlo le daría este record Mundial al profesor, por lo cual su preparación fue demasiado buena para esta segunda y probablemente última oportunidad.

Al termino del día del sábado 4 de agosto, Oswaldo había logrado superarse a sí mismo y cumplir su reto personal, lo cual lo llevo de la mano a la historia del deporte en Durango al obtener este gran record mundial, el cual sedera de manera total al Instituto Estatal del Deporte por todo el apoyo que le han dado a lo largo de los años.

 

 

Comenta con Facebook