Loading

Remonta Real Madrid en casa


MADRID, España.- El Real Madrid puede estar satisfecho por la demostración dada ayer y que le dio un 3-1 de ventaja sobre el Nápoles, que tendrá una dura prueba para la vuelta de Octavos en Champions.
Con un par de disparos potentes y un cabezazo certero, el cuadro blanco supo resolver un encuentro que no empezó del todo bien, dado que se vio abajo en el marcador sin siquiera haber llegado al minuto 10 del juego.
El rival de enfrente, tercero en la Serie A, salió a matar en el Santiago Bernabéu y por ello le metió más presión a unos merengues que ya auguraban un partido complicado.
Las posturas ofensivas de ambos arrojaron un juego entretenido y con buenas llegadas a los arcos rivales, la primera apenas a los 21 segundos, obra de Karim Benzema.
Pero fue el Nápoles el que movió las redes y dejó mal parado, literal, a Keylor Navas.
La jugada del club italiano fue rápida, Marek Hamsik habilitó a Lorenzo Insigne en tres cuartos de cancha y éste sin pensar mucho disparó al arco aprovechando la mala colocación del portero, quien a pesar del lance no evitó el gol.
Ya ocho minutos en el reloj y los partenopei se veían recompensados, sin embargo la afrenta sólo sirvió para que el Madrid pusiera más ímpetu en sus ofensivas y con ello encontrara la victoria.
El primer paso fue el empate al 18′ con un cabezazo de Benzema, el galo quedó mal ante su público luego de fallar frente al arco el que pudo ser el segundo.
El yerro no pasó a mayores dado que Cristiano Ronaldo se lució con una jugada personal en el área rival que sirvió para un pase retrasado a Toni Kroos, fino al momento de disparar con la pierna derecha.
La vuelta era un hecho al 49′ y para evitar una pronta reacción del contrario, Casemiro se encargó del 3-1 al 54′, en esta ocasión con un remate de volea que se incrustó pegado al poste izquierdo del arco de Pepe Reina.
Ni el tercer tanto en contra ablandó al visitante, su postura ofensiva se mantuvo y con ello la posibilidad de recortar distancias, aunque de igual forma se expuso a un cuarto gol que le habría complicado el panorama.
Hay vida para el Nápoles y su afición, la cual espera el 7 de marzo la vuelta en el Estadio San Paolo, donde el Real Madrid deberá exigirse más que ayer.

Comenta con Facebook