Loading

Xóchitl Nájera, la guerrera del beisbol

A pesar de los diferentes obstáculos que la vida le ha puesto, Xóchitl tiene bien claro cuál es su meta y sueño en la vida

Xóchitl Citlali Nevárez Nájera es una joven beisbolista de 24 años que tiene este deporte en las venas heredado por su padre y aprendido por su hermano, que ha tenido que superar un sinfín de obstáculos pero su carácter duro y perseverancia la han llevado hasta donde está hoy en día.
Todo comenzó cuando Xóchitl era una pequeñita de apenas cuatro años, cuando inició mostrando un gran interés por el deporte y con el apoyo de su padre José Ramón Nevárez Nájera, quien es un amante del beisbol, y de su hermano que le sirvió como inspiración para iniciar su historia dentro de este deporte.
Al no existir una liga como tal para las mujeres dentro del Rey de los Deportes decidió unirse a un equipo de hombres con el cual duró un muy largo tiempo, hasta que la vida y tristemente la discriminación marcaría un lamentable pero significativo momento dentro de la vida de la aún muy pequeña Xóchitl.

ADIÓS AL BEISBOL

Cuando su equipo había logrado grandes cosas dentro de su liga infantil al grado de llegar a la final, los organizadores tomaron una terrible e injusta decisión, la cual fue dejar a la pequeña Xóchitl, de 12 años, fuera de la gran final por el simple hecho de ser mujer.
Cosa que a pesar de que su equipo ganó ese encuentro en el campo Año Internacional del Niño y se lo dedicaron, el dolor que sintió por no poder jugar no se comparó con la emoción de ver a sus compañeros ganar en su nombre, este encuentro y este hecho significó el adiós del beisbol por 10 años hasta su retorno, el cual no parecía que llegaría, por lo que la misma Xóchitl dijo al sentir esa profunda decepción:
“Prometí no volver a jugar beisbol y lo cumplí por un largo tiempo”.

¿QUÉ FUE DE XÓCHITL ESTOS 10 AÑOS?

Cualquier persona que sufre una decepción de este tipo sería normal verla alejarse de todo el mundo del deporte, pero no fue l caso de Xóchitl, quien en lugar de eso decidió demostrar con su gran nivel que también las mujeres son competentes dentro del rey de los deportes, por cual su siguiente destino fue el softbol.
“Dicen que el softbol es más para mujeres, por eso emigre a esa disciplina”.
Al estar en esta disciplina las puertas se le empezaron a abrir a esta gran deportista, al grado de que le llegó una invitación desde Baja California, específicamente Mexicali, donde estuvo un total de 3 años y en donde consiguió grandes logros.

LOGROS
Después de empezar a brillar en Mexicali decidió regresar a su casa, Durango, donde logró formar un gran equipo el cual la llevó de forma inmediata a la ciudad del intenso calor, Torreón, en donde disputaría una competencia de carácter nacional.
En dicha competencia no solo logró brillar por su gran talento sino que pudo obtener el título como la Campeona Bateadora a nivel nacional en la categoría de menores de 25 años.
Todo comenzó a tomar un color distinto dentro de la vida de Xóchitl, ya que después de brillar esos tres años en Mexicali y de lograr destacar gracias a su gran bateo, en el campeonato nacional en Torreón llegó lo que ella y cualquier deportista tanto esperaba: la oportunidad de ponerse el uniforme que todos quieren, el jersey que llena de orgullo y el más cotizado por todos y alcanzado por pocos, el jersey de la Selección Nacional, que en su categoría de Sub Femenil mandó llamar sin pensarlo mucho a la gran Xochil Nájera para formar parte de este gran equipo y sueño para ella.

QUÉ VIENE PARA XÓCHITL
Ella está consciente de que aún tiene una deuda pendiente dentro del diamante del beisbol, el cual a pesar de lo pasado en su infancia sigue siendo su deporte y su mayor fuerte, por lo cual no baja los brazos y espera con el paso del tiempo lograr formar un equipo de beisbol femenil con el fin de demostrar sus habilidades y que también las mujeres pueden triunfar en este deporte.
Mientras ese momento llega piensa seguir dedicándose al softbol y aunque es por todos sabidos que de momento esta disciplina está sufriendo en cuanto a calidad y nivel, eso no detendrá a esta auténtica guerrera que aun así seguirá jugando, porque es lo que ella ama hacer y lo que la llena de una gran satisfacción.

METAS PARA EL FUTURO

Muchos pensarían que haber logrado ponerse la camisa de tu país sería suficiente logro para decir hasta aquí llego, porque es lo que quería, pero el caso de Xóchitl como lo ha demostrado es completamente distinto, porque ella no se conforma con haber llegado a la Selección sino que quiere mantenerse en la misma, para lo cual sabe que tiene que mejorar su nivel para que las nuevas generaciones no le arrebaten su puesto.
Además, tiene la intención de seguir jugando tanto softbol como beisbol, cuando este deporte al fin se lo permita en su localidad, que eso sería lo que más feliz la haría hoy en día.
“Muchas niñas se me acercan y me dicen yo quiero ser como tú, y yo les digo ¡NO! Tú tienes que ser mejor que yo esa debe ser tu meta”.

ORGULLO 100% DURANGUENSE
Sin importar nada de lo que ha vivido y a pesar de estar jugando en otro estado y ayudando a otro equipo a conseguir títulos y hacer su historia, algo que nunca ha dejado de lado son sus verdaderas raíces duranguenses, por lo cual siempre ha dejado bien en claro que aunque ella juegue para Mexicali, es duranguense hasta la última gota de su sangre y que cuando el beisbol de la localidad le dé oportunidad a las mujeres no dudará ni un segundo en integrarse a este equipo.
“A pesar de estar en Mexicali y jugar para ellos siempre me he sentido orgullosa de lleva el nombre de Durango en alto, por eso cuando llegué a la Selección fue lo único que pedí, que quedara registro de que soy orgullosamente duranguense”.
Es así como Xóchitl Nájera manda un mensaje con sus acciones a todo el mundo que sufre de alguna decepción y tira la toalla o se queda derribado, de que esa no es la solución, sino levantarse de la adversidad y buscar demostrar de la mejor manera posible que el pasado nos enseña a ser mejores y a demostrar con actos que se es mejor de lo que la gente pensó en su momento.
Por esta razón finalizó la plática con un importante mensaje para todas aquellas mujeres que sueñan algún día poder jugar beisbol a nivel profesional o a un nivel importante para estar a la par de los hombres.
“No importa entrar a un equipo de hombres y no importa nada más que ser mejor cada día y buscar cumplir sus metas”, finalizó.

Comenta con Facebook