Loading

Centenario de “Platero y yo”

cenetnario-2> A partir de hoy, se realizará un ciclo de lectura

Fuente ICED

Como parte de la celebración del centenario de la obra “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez, el Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED), se suma con una serie de lecturas para niños que se realizarán todos los sábados de este mes y hasta julio en la Biblioteca Central Estatal “Lic. José Ignacio Gallegos Caballero” en los horarios de 11:00 a 13:00 hrs.
El enternecedor burro, Platero, y su mundo literario, fue creado hace cien años. Una de las obras más creativas de la narrativa española, consolidó a Juan Ramón Jiménez (1881- 1958) como uno de los escritores más importantes. En 1956 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura; para entonces, Platero ya se había ganado el corazón de sus lectores.
“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro. Lo dejo suelto y se va al prado y acaricia tibiamente, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… Lo llamo dulcemente: ¿Platero?, y viene a mí con un trotecillo alegre, que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo ideal…”
La primera edición se publicó en 1914 (Ediciones de la lectura), y en 1917 se publicó la edición completa, compuesta por 138 capítulos (Editorial Calleja, Madrid). Quedaba claro que Platero era un texto adulto, aunque por su sencillez y transparencia se adecuara perfectamente a la imaginación y al gusto de los niños.
Juan Ramón Jiménez fue una persona altamente sensible, un rasgo que no sólo podemos apreciar en su obra escrita sino que, además, se hizo manifiesta en su vida. La escritura llegó en 1900 cuando se trasladó a Madrid y publicó sus dos primeros libros de textos, Ninfeas y Almas de violeta. A partir de entonces, se sumergió en el mundo de las letras.

Comenta con Facebook